Advertorial

Sé tu propio jefe (Éxito a bajo costo)

Si ya estás cansado de ser empleado o deseas emprender un proyecto personal, ¿qué esperas? El tiempo pasa volando y afuera hay múltiples oportunidades que se ajustan a tus necesidades, y donde puedes invertir tus ahorros.
Sé tu propio jefe (Éxito a bajo costo)
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde hace algunos meses has tenido la inquietud de independizarte, tener libertad de tiempo y dinero, no estar sujeto a las imposiciones de tu jefe, ni trabajar para alguien más. Cuando eso sucede debes pensar seriamente en el siguiente paso a seguir. No puedes continuar en una situación de inconformidad o frustración que no te llevará a ningún lado. A la larga, eso se verá reflejado en tu rendimiento y lo ideal es que mantengas una relación sana con la empresa donde trabajas y salgas por la puerta grande. 

 

Seguramente tienes a un emprendedor en tu círculo de amigos, alguien que en algún momento decidió crear su propia empresa. Lo que posiblemente desconoces es la serie de exigencias que demanda un proyecto de este tipo, sin mencionar la alta suma de dinero con la que debes contar (no sólo para arrancar tu negocio, sino también para mantenerlo a flote y una reserva por si debes optar por un plan B). 

Si ya es una decisión tomada, no te lances de bruces a emprender en lo primero que se te venga a la mente. Debes tener una visión clara de lo que quieres hacer, elaborar un plan de comercialización, prepararte como propietario, ampliar tu círculo social y relacionarte con otros empresarios, adquirir y desarrollar el gusto por las ventas y contar con la asesoría de un especialista.

 

Para iniciar tu propio negocio tienes varias opciones. Puedes comenzar con algo innovador o que siempre hayas soñado tener; pero debes tener claro que este tipo de proyectos que comienzan desde cero requieren mayor inversión de tiempo, dinero y estrategia comercial. Deberás tener paciencia y constancia, ya que el retorno de la inversión no es inmediato. 

 

Otra opción muy difundida son las franquicias; un modelo de negocio que permite un rápido crecimiento, disminución de riesgos y acceso a economía de escala. Sin mencionar la posibilidad de obtener capacitación, apoyo de tutores y acceso a herramientas de publicidad y mercadeo. Esta es una alternativa perfecta para quienes prefieren contar con el respaldo de resultados probados y obtener ganancias a corto plazo. 

 

Aunque este parezca el panorama ideal para invertir tus ahorros, y dejar de ser un empleado para convertirte en propietario, la realidad es que pocos cuentan con los requisitos para embarcarse en esta aventura. Para convertirte en un franquiciante, así sea de un comercio pequeño, necesitas hacer una inversión que supera los 500 mil pesos. ¡Una barbaridad! 

Pero que nada te quite la ilusión, afortunadamente existen franquicias de bajo costo, donde puedes adquirir una licencia para manejar una compañía acreditada, con una marca reconocida en el mercado y con el respaldo de especialistas que desde el inicio te apoyan y orientan para construir un proyecto exitoso. Sólo debes hacer una inversión inicial de 150 mil pesos, que verás multiplicada casi de inmediato. Es una excelente oportunidad para los nuevos empresarios.   

 

Aunque no lo creas, hay varias franquicias low-cost en México, que cuentan con una amplia y reconocida trayectoria, y si están respaldadas por la Asociación Mexicana de Franquicias, ¡mucho mejor! Puedes ingresar a su sitio franquiciasdemexico.org.mx, donde encontrarás más información del tema y un directorio con las ofertas que se adaptan a tu requerimientos. 

 

Si este esquema de negocio es lo que tanto has buscado, te damos unos tips extras para que los consideres a la hora de elegir la marca que te impulsará a ser un empresario exitoso. Esta debe ofrecer:

1. Sistema de rápida inversión y fácil administración.

2. Herramientas para generar ventas desde el primer día. Algunas franquicias garantizan el retorno de inversión en menos de 10 meses. ¡Toma nota!
3. Capacitación sobre el concepto de la marca, formación en ventas y estrategias de negocios, antes, durante y después de la apertura.

4. Inversión inicial sin cuota de entrada ni pagos de regalías (esto no lo ofrecen todas las franquicias, pero si das con una con la que te sientas a gusto y te brinde este beneficio, ¡no lo pienses dos veces!).
5. Diversificación de proveedores con precios competitivos.
6. Asistencia técnica y operativa permanente.

7. Asesoramiento de las plazas o espacios óptimos para colocar tu tienda.

8. Apoyo especializado para la decoración y escaparatismo de la mercancía en la tienda.

9. Suministro de mobiliario y props de la marca.
10. Posibilidad de crecimiento, al invertir al mismo tiempo en una o dos franquicias más. 

 

Shifu es Baratísimo es un ejemplo de éxito de las franquicias de bajo costo. Con cinco años de experiencia en el mercado, funciona bajo el esquema de “todo a un sólo precio”, vendiendo juguetes, bisutería, artículos de belleza y de decoración para el hogar. Ofrece un sistema de control de inventario rápido y seguro, lo que garantiza un surtido de tienda de 25,000 artículos. En la actualidad cuenta 35 franquicias.  

¿Estás convencido de invertir en una franquicia de bajo costo? ¿Te gustaría conocer los beneficios que ofrece Shifu es Baratísimo? Escribe a info@shifu.com.mx o llama al 01 (229) 9808 980.