Inteligencia

5 señales que muestran que eres más inteligente que los demás

El IQ es algo que se fija a muy temprana edad y no cambia con el tiempo. Pero hay características que demuestran cuando se tiene una mente aguda.
5 señales que muestran que eres más inteligente que los demás
Crédito: Depositohotos.com

La inteligencia, o Coeficiente intelectual (IQ) como también se le conoce, no se trata de lo que sabes sino de la rapidez con la que adquieres y comprendes nueva información. Estudios longitudinales han encontrado que el IQ se fija a una edad temprana y que no aumenta a lo largo de la vida (a diferencia de la cultura general). 

Aunque el IQ no es el único factor que determina el éxito en la vida, investigaciones sugieren que ser muy inteligente no es algo malo. De hecho, no conozco a nadie que no quisiera ser un súper genio. 

La mayoría de nosotros va por la vida sabiendo que tan inteligente somos. Es difícil medir acertadamente el IQ, a menos que te tomes el tiempo (y el dinero) para hacer diversos exámenes por un profesional entrenado.  

Nuevos análisis han arrojado pruebas interesantes sobre las experiencias que tenemos en la niñez y su efecto en la inteligencia, entre otras cosas. Si tuviste una de estas experiencias, es posible que tengas un mayor IQ. 

1. Eres ansioso

Es difícil pensar en la ansiedad como algo bueno, pero la evidencia sugiere que puede no ser tan mala. El psiquiatra Jeremy Coplan estudió pacientes con desórdenes de ansiedad y encontró que las personas con los peores síntomas tienen mayor IQ.  Otros estudios encontraron que las personas ansiosas tienen mayor inteligencia verbal. A esto hay que sumarle los resultados del experimento que se realizó en el Centro Interdisciplinario de Herzliya en Israel. Investigadores pidieron a los participantes evaluar obras de arte realizadas por un programa de computadora para luego liberar un “virus” que hacía parecer como si los participantes hubieran descompuesto el programa. Los científicos mandaban a los sujetos de estudio a buscar apoyo del departamento de servicios técnicos para solo poner más obstáculos en sus caminos. Encontraron que las personas más ansiosas también eran las más concentradas y las que completaban la misión con mayor rapidez y perfección. 

La próxima vez que alguien te diga que no te debes preocupar tanto solo dile que tu gran intelecto no te deja ignorar todas las posibilidades. 

2. Empezaste a leer muy pequeño 

Un estudio británico con más de 2,000 pares de gemelos idénticos encontró que, a pesar de tener un ADN casi igual, los niños que empezaron a leer antes tenían un IQ superior (tanto en la inteligencia verbal como en la no verbal). En la superficie esto parece ser fácil de explicar: los niños que leyeron más jóvenes son más inteligentes. Pero ese no es el caso. Los investigadores concluyeron que aprender a leer antes de hecho tuvo un impacto en el desarrollo. La actividad los hizo más listos, no al revés. 

3. Eres zurdo

Resulta que todas esas maestras malvadas que trataban de forzar a los niños zurdos a escribir con la mano derecha estaban mal. Aunque hay una pequeña, y todavía sin explicar, relación entre usar la mano izquierda y el comportamiento criminal, también hay un beneficio intelectual. Un gran estudio demostró que la zurdera está relacionada con el pensamiento divergente, sobre todo en los varones. Esto se refiere a la habilidad única de combinar dos objetos no relacionados para lograr algo nuevo e innovador. Una señal inequívoca de la inteligencia. 

4. Tomaste clases de música cuando eras niño

Hay un buen número de estudios que demuestran que el entrenamiento musical aumenta la inteligencia verbal y la función ejecutiva en el cerebro, es decir, la habilidad que rige la concentración y el autocontrol.  En una investigación dirigida por el psicólogo Sylvain Moreno, 48 niños de entre cuatro y seis años participaron en un entrenamiento computarizado. Durante una hora diaria, cinco días a la semana por un mes, la mitad de los estudiantes completaron un programa musical, mientras que la otra se dedicó a las artes plásticas. Al finalizar el experimento, 90% de los niños que se enfocaron en la música aumentaron su IQ. 

5. Eres chistoso

¡Bromistas del mundo celebremos! Una investigación encontró una fuerte conexión entre ser gracioso y tener una gran inteligencia verbal y razonamiento abstracto. Parece ser que el ingenio es el producto de una mente aguda. 

En conclusión…

A esta lista le faltan muchos elementos, así que si ninguno de los puntos no te aplica, no significa que no tengas un alto IQ. Pero si varios apartados te suenan familiares, puede que seas más listo que los demás.