Consultoría

La toma de decisiones según el ciclo de una empresa

Debes cambiar la manera y el enfoque con que se ejerce la gestión conforme tu negocio va creciendo.
La toma de decisiones según el ciclo de una empresa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando decides emprender debes conocer cuán fundamental es la toma de decisiones en tu empresa, de tal forma para que crezca y llegue a una estabilidad que logre mantenerla en el sector. La cuestión es ¿en quién va a recaer esta gran responsabilidad?

Las etapas de vida de una empresa son el nacimiento, crecimiento, madurez, declinación o reestructuración. En todas ellas, la estrategia, el control de las operaciones y la adopción a los cambios deben ser soportados por una o un grupo de personas que participan para el mejoramiento de la organización.

Personajes de las escuelas administrativas como Taylor y Fayol abordaban en su teoría, científica y clásica respectivamente, aspectos tan importantes como la toma de decisiones centralizada y descentralizada.

Dentro de estas aportaciones podemos simplificar que la centralización se enfoca en que las decisiones sobre la empresa son exclusivas por el dueño o fundador, y la descentralización, en la que la toma de decisiones recae sobre un grupo de especialistas

Conforme va transcurriendo el crecimiento de la empresa, naturalmente debe cambiar la manera y el enfoque con que se ejerce la gestión, evaluando las operaciones y situaciones que la afectan y que van diversificándose de forma interna y externa, la transición de una centralización a una descentralización debe enfocarse en el cumplimiento de la visión y misión.

No existe tiempo específico para esta transición, dadas las circunstancias particulares de cada organización, puede darse el caso de un crecimiento rápido o de manera paulatina. En cualquier caso lo que se busca es consolidarse y mantenerse a través de los años.

1. Nacimiento

En esta etapa identificamos una forma de decidir centralizada por medio del dueño o fundador al tener  un control de las operaciones unificado y retención del conocimiento del producto o del servicio para su comercialización. En esta etapa existe una línea de mando única, lo que provoca un desarrollo lento de actividades y un ambiente de  participación del empleado nula. La estructura organizacional es pequeña y no existe una segregación de funciones adecuada.    

2. Crecimiento o expansión

Una etapa muy importante en la que la ampliación hacia nuevos horizontes, nuevos productos, inclusión a nuevos mercados las decisiones es fundamentales e inician un cambio de una centralización a la descentralización empresarial.

Ésta es una difícil situación para el dueño o fundador, ya que debe transferir sus conocimientos a un grupo de personas capacitadas y elaboración de un plan de sucesión por medio de la profesionalización de sus mandos medios (Gobierno corporativo) proporcionando facultadas para el control de la estructura operativa de la empresa y la formación de comités (crédito, practicas societarias, familiares, auditoria, familiar, etc.) así como un consejo de administración para la vigilancia del cumplimiento de los objetivos.

3. Madurez

El dueño o fundador ya no forma parte de la operación ya que se encuentra en una posición  desde la cual monitorea la aplicación de la estrategia de su empresa.

Se cuenta con un plan de sucesión sólido, se mantiene la existencia de una autonomía de los niveles medios y de las sucursales, plantas o agencias, y la responsabilidad de la toma de decisiones ahora recae totalmente en la alta dirección para vigilar el apego de las gerencias a los objetivos por medio de indicadores de desempeño y crecimiento.

4. Reestructuración o declive

La etapa final o de renacimiento de la empresa, en la cual se evalúa los resultados de las etapas anteriores para poder realizar la migración y transmisión de la propiedad, existe dos vías que es continuar con el negocio la siguiente generación o se toma la decisión de cederla a un tercero (declive).

Cabe mencionar que en esta etapa no se aleja al dueño o fundador, por el contrario, debe tomar solo la figura de accionista y en este nivel su función le permite un monitoreo de su empresa general y con la posibilidad de ver expandirse hacia el liderazgo del sector.

Ahora que conoces como fluye la toma de decisiones en la organización durante el ciclo de vida de la empresa te das cuenta que no solo es saber ofrecer y vender el servicio o producto, sino debes darle la relevancia que consigo lleva construir una base sólida a través del crecimiento de la entidad.

Debes mantener paciencia y siempre tenerlo en mente en este largo trayecto que como ves no es fácil pero con las herramientas indicadas y necesarias tendrás éxito.  

Recuerda que con esa iniciativa y esfuerzo con el que decides crear un negocio es fundamental tomar en cuenta estos puntos para trascender y que tus próximas generaciones puedan continuar lo que construiste.