Superar miedos

El gran valor del rechazo

¿Qué tiene que ver el productor de la Gran Estafa y Karate Kid con Elvis Presley y Winston Churchill?
El gran valor del rechazo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Jerry Weintraub nació en Nueva York en la década de 1930. Desde pequeño le gustaban mucho las películas de Hollywood, es entonces cuando decide que dedicaría su vida al negocio del entretenimiento.

Cuando tenía 26 años de edad, casado, era un don nadie en la industria de entretenimiento, y tenía deudas de 60,000 dólares (en los 50's era todavía más dinero).

Una mañana se despertó de un sueño y le dijo a su esposa "Voy a lanzar una gira con Elvis Presley”.

Elvis era literalmente el nombre más grande en el mundo, mientras que Weintraub era un novato que no tenía dinero ni conexiones, sólo grandes ambiciones. Aún así decidió investigar el número telefónico de “El Coronel Parker”, el manager de Elvis.

Jerry alguna vez leyó que el coronel era un madrugador, así que decidió hablarle a las 6 am. El manager respondió : "¿quién eres tú" y colgó.

Aquí es donde la mayoría de nosotros se hubiera rendido, pero no Jerry, así que llamó a los 365 días, cada mañana, teniendo siempre como resultado el rechazo.

Después de un año, el coronel respondió y le dijo: "Jerry, ¿quieres llevarte de gira a Elvis?, Estamos en Las Vegas, trae un cheque por $ 1 millón de dólares al hotel a las 11 de la mañana.

Esto presenta un nuevo conjunto de problemas:

  1. Jerry no tenía dinero, sólo tenía deudas.
  2. Esto fue en la década de 1950, un millón de dólares era demasiado dinero.
  3. Jerry vivía en California no en Las Vegas.

Pero no tuvo miedo, así que se puso a llamar por teléfono a todos los que conocía para sacar cualquier ventaja. Sorprendentemente se encontró con el propietario de una estación de radio, cerca de Seattle, quien era un gran fan de Elvis y le entregó el millón de dólares que necesitaba sin ni siquiera haberlo visto en persona.

Jerry saltó en un avión a Las Vegas, fue al banco para obtener el cheque a nombre de "Elvis Presley" y corrió por la calle hasta el hotel donde Elvis y el coronel se alojaban; le entregó el cheque al manager y se dieron la mano.

Sin contrato, ni nada podrían haber atornillado a Jerry, pero mantuvieron su palabra y ese año, Jerry realizó una gira nacional con Elvis, teniendo como resultado ser una de las personas más poderosas en el mundo del espectáculo.

Él terminó haciendo algo así como 10 millones de dólares en esa gira y ganó el impulso (leer Las 21 leyes irrefutables del liderazgo, John Maxwell).

Una vez que hecho esto ¿adivina que sucedió después?

  • Frank Sinatra lo llamó
  • Led Zeppelin lo contactó
  • John Denver le habló
  • Neil Diamond lo buscó

Ese impulso de Jerry le dio peso y estatus en el mundo del espectáculo y creó un bucle de retroalimentación positiva. Fue amigo íntimo del presidente Bush y dice que cada vez que iba a DC, en lugar de quedarse en un hotel, se quedaba en la habitación de invitados de la Casa Blanca.

Jerry se convirtió en un productor, hizo la película Karate Kid y la series de películas de La gran estafa. Tenía una vida repleta de increíbles amistades con gente fascinante e hizo sobre 250 millones de dólares a lo largo del camino. Todo lo que tocaba se convertía en oro, y su fórmula era simple:

1. Calcular tu destino

2. Tomar la acción y nunca se darse por vencido hasta que consigas lo que quieres sin importar el tiempo que haga falta.

3. No deje que el rechazo pueda contigo.

4. Tome el impulso de tu primer éxito y sigue rodando con él.

El fracaso de Churchill

La mayoría de las personas no se dan cuenta, pero la primera mitad la vida de Winston Churchill fue un fracaso. Llevó la marina de guerra de Inglaterra a la desgracia en la Primera Guerra Mundial y no fue hasta casi 30 años después de que Churchill llevó a Inglaterra a la victoria sobre los nazis.

Él nunca se rindió a pesar de que desde hace tres décadas la mayor parte de Inglaterra lo odiaba y tenía una regla:

"Nunca ceder - nunca, nunca, nunca, nunca, en nada grande o pequeño, grande o pequeña, no ceder a excepción de las convicciones de honor y el buen sentido. Nunca ceder ante la fuerza; Nunca ceder ante el poder aparentemente abrumador del enemigo”.

La ciencia del rechazo

Estamos predeterminados para ser extremadamente sensibles al rechazo de otro ser humano porque nuestro cerebro está conectado físicamente al miedo y al rechazo social.

Para superar el miedo hay que aprender de los que lo que los científicos llaman: terapia de exposición, que consiste básicamente, en hacer algo que tienes miedo, con la suficiente frecuencia hasta que seas insensible a ello.

Los científicos dicen que esta terapia induce a la remodelación de una unión inhibidora llamada sinapsis perisomática, en otras palabras, estás neuronas rodean a la amígdala del miedo y suprime la inseguridad y la desconfianza. 

Todos hemos acumulado recuerdos del miedo de los traumas del pasado y debemos entrenar al cerebro a sobrevivir al fracaso y a desarrollar una piel gruesa ante la adversidad.

Sigamos el ejemplo de Jerry Weintraub y las sabias palabras de Winston Churchill:

"Nunca renunciar a algo que no se puede pasar un día sin pensar en ello."

Nunca te des por vencido.