Consultoría

7 consejos de marketing de Máscara de Látex

Bruno Darks asegura que ser creativo es bueno, pero saber qué hacer con eso, es mejor.
7 consejos de marketing de Máscara de Látex
Crédito: Cortesía de Máscara de Látex
  • ---Shares

Todos conocemos a personas que si algo les sobra es creatividad. Siempre están con nuevas ideas, conceptos para un nuevo negocio o alguna ocurrencia que de las palabras no pasan al no querer concretarlo en un proyecto.

Por otra parte existen los pocos que toman esa idea y se lanzan a emprender sin preocuparse demasiado en el fracaso, el qué dirán o los obstáculos que aparezcan en el camino, confiando en que podrán crecer porque la idea es buena.

Con esto en mente, me lancé a la guarida súper secreta de Máscara de Látex. El lugar, un paraíso para todo fan de la cultura pop y en especial los cómics, con cuadros que muestran los estampados de sus ya icónicas camisetas hasta figuras de Batman y un par de batitrajes en tamaño real: el sueño de todo fan.

Así me recibe Bruno Darks, fundador y mente maestra detrás de esta firma mexicana que además de playeras y polos ahora hace gorras, fundas para teléfonos y demás productos.

Se presenta con su famosa máscara negra con la que lo vemos en redes sociales, “Es mejor así. Todos me conocen de esta forma, aunque hubo un par de personas que me han reconocido sin la máscara”.

Fundada en 2011, Máscara de látex no solamente ha crecido como opción para los millennials que querían llevar orgullosamente su gusto por algún personaje o grupo, sino que también ha impulsado a mentes creativas.

Estas son las lecciones que Bruno Darks me comparte y que han hecho de su empresa todo un éxito:

1. Dedícate a lo que te gusta

Aunque antes se dedicaba al negocio de las camisetas para empresas y corporativos, la idea de Máscara de Látex nació de la combinación de lo que sabía y le gustaba con lo que quería lograr para hacer algo que en México no se conseguía.

“Esa fue mi idea hace 11 años. Me fui de viaje a Los Ángeles, vi una playera de superhéroes que me encantó y compré una en veintitantos dólares y dije: ‘está carísima. Lo voy a hacer en México’ y me regresé e hice todo; busqué proveedores, me fui a las licencias y les dije “tengo este proyecto”.

La empresa nació vendiendo una sola camiseta a través de su página, pero aprovechando las redes sociales. “Subimos un diseño, hicimos ruido en Twitter y así fue como empezó". Era la única forma de poder comprar un artículo, pues no existían tiendas físicas.

Un años después abrieron tiendas en el centro, comenzaron a trabajar con licencias y con distribuidores.

2. Lo que ofrezcas, ofrécelo bien

Aunque en cinco años de operación han diseñado cerca de 1,000 productos diferentes, actualmente su catálogo abarca playeras, sudaderas, gorras y accesorios, procurando concentrarse en el diseño una vez asegurada la calidad del material.

“Al principio hacíamos diseño de o que se nos ocurría y los subíamos a redes sociales a ver si funcionaban, si no, se quedaban en mera propuesta” comenda Bruno, que siempre revisa las propuestas con su equipo. “Soy muy franco y directo con todo. Si algo no me gusta o está mal se los digo.”

Tanto en el proceso de producción como en las tiendas, “hay tres valores que me gusta dar: servicio al cliente, calidad e innovar; vender lo que no encuentras en ningún lado.” comentó.

Para esto, desde el proceso de evaluar proveedores para encontrar la tela más resistente, hasta un estampado que sea durable es parte del proceso.

3. No te vayas por lo convencional

Aunque muchos lo ubican por su creatividad, él prefiere concentrarse en el negocio que en otras actividades que le darían más visibilidad.

“Yo sé que si me pongo a hacer videos en youtube y en vine tendría más fans. Lo he visto, pero ahorita no.”

Por ello, para llegar a su público hicieron llegar playeras a youtubers y vinestars que eran fans de Máscara de Látex, lo cuál aumentó su popularidad entre los Millennials y Generación Z, gente que busca entretenimiento a través de estas plataformas, está más abierto a las compras online y busca opciones diferentes a las de tiendas de ropa convencionales.

En sus sucursales, el acomodo es diferente al de una tienda de ropa tradicional en el que las prendas están acomodadas en racks. En cambio, procuran que el frente de los productos se vean y que el diseño sea el que hable por la marca. “Todo lo que vendo es gráfico. Se tiene que ver.”

4. Hazte notar

En su primer año de operación, le costó trabajo conseguir las licencias para personajes de cómics y anime, ya que eran una marca nueva y no tenían tiendas físicas.

“Me fui a las licencias y les dije ‘tengo este proyecto´ y me dijeron ‘pues no, no tienes ni dónde venderlo, bye´".

Con el crecimiento de la empresa a partir de diseños propios y el ruido en redes sociales, las mismas marcas que antes le dijeron que no, ahora lo buscaban.

“Yo sólo quería hacer camisetas y venderlas. En 2011 empecé a crecer y la gente empezó a comprar y las mismas licencias me dijeron ‘oye, ¿por qué no nos firman un contrato? Ya que tenía la marca y que estaba en el 'boom', empecé a firmar con ellas.”

Actualmente, Máscara de Látex lleva más de 20 licencias entre las que se encuentran Marvel, DC, Dragon Ball, Star Wars, Los Simpson, Tortugas Ninja y Caballeros del Zodiaco y esta relación con sus socios es muy especial para él.

“Me gusta echar desmadre, cotorrear con mis clientes. No los veo como clientes, los veo como amigos”.

5. Rodéate de gente talentosa y de buena actitud

El equipo de Máscara de Látex es de alrededor de 20 personas, incluyendo diseñadores y gente operativa, pero se complementa con la red de proveedores y los distribuidores que llegan a todo el país.

Desde la gente en tienda hasta el equipo que genera las ideas de nuevas playeras deben compartir dos características.

“Para empezar debe tener la camiseta súper puesta y una vibra buena. No me gustaría contratar a alguien que llegas a la tienda y tiene una cara de 2 metros o te conteste feo.”

6. Involúcrate en tu empresa

Desde la creación de la idea, la búsqueda de alianzas y la puesta en marcha de tiendas, Bruno está durante todo el proceso.

Para él es algo natural. “Yo fabrico camisetas desde hace 11 años porque a mí me gustaba hacerlo. Iba con gente y vendía camisetas con su marca, no tenía mi marca propia. Fabricaba, cortaba la tela, estampaba e iba a vender.”

Hoy puede decir orgulloso que no tiene un equipo de vendedores que vayan de tienda en tienda. Casi todo es por medio de la página, aunque sí tienen personal en las tiendas.

Además de supervisar los diseños, de vez en cuando se quita la máscara y se da una vuelta por las tiendas para conocer la opinión de la gente, el servicio y los productos que más se mueven, eso sí, siempre haciendo honor a la marca y poniendo el ejemplo.

“Yo me visto de puras camisetas de Máscara de Látex. Camiseta que saco y camiseta que uso”.

7. Quita a intermediarios: interactúa con el cliente

Bruno presume que en toda la existencia de su empresa nunca han pagado publicidad. Sus principales plataformas de promoción son Facebook, Twitter e Instagram, que sirven tanto para probar qué diseños tienen respuesta favorable antes de irse a producción como para dar a conocer promociones y novedades.

En sus redes sociales es común ver a modelos portar una playera de Batman o una sudadera de Iron Man.

Así como le sirve para promover sus novedades y poner a prueba algunas ideas (como su playera de “No era penal” que salió horas después de la derrota de México en Brasil 2014), a Bruno y su equipo les permite conocer la opinión de clientes sobre el servicio en tiendas y atender peticiones para futuros productos.

Ese canal directo con el cliente permite evitar problemas de comunicación, eliminar intermediarios e incluso interactuar con ellos desde su smartphone.

“A través de las redes sociales. Ahí leemos todo. Yo leo todos los comentarios que me hacen. Sí me dan ideas nuevas o me piden cosas que la gente quiere y eso me sirve.”

También les ayuda a conocer la calidad en el servicio, tanto en las sucursales propias como en otros puntos de venta.

“Cuando hay problema con una persona me entero en Twitter de que dice ‘mira, pésimo servicio aquí, me atendieron mal’ y de inmediato lo reviso.”