Clientes

6 estrategias para sobrevivir a los clientes difíciles

¡Tranquilo! Te decimos cómo tratarlos.
6 estrategias para sobrevivir a los clientes difíciles
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El promedio de vida de las pequeñas y medianas empresas cambia cada año. La buena noticia es que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), actualmente son hasta cinco años, en 2012 eran sólo dos años; la mala noticia, es que únicamente 30% de los emprendedores lo logran.

Y aunque estamos conscientes que son muchos los factores que influyen en la supervivencia de las Pymes, recursos económicos y humanos, créditos, planeación estratégica, productividad y eficiencia, hay uno en particular que es muy importante: los clientes.

Los clientes se traducen en ventas que a la vez se traducen en dinero, lo que es combustible para que los negocios sigan adelante y crezcan.

Sin embargo, hay todo tipo de clientes, por lo que es muy importante tener mucha inteligencia emocional para tratar con todos, principalmente con los más complicados.

Es por ello que, basados en información de la empresa de negocios TGestiona, te damos recomendaciones de cómo tratar a esos clientes difíciles.

1. Los morosos. Son clientes que al momento de pagar utilizan cualquier pretexto para no hacerlo sin cumplir con los tiempos establecidos.

Para este caso, se recomienda hacer un seguimiento puntual e insistir de manera constante hasta que el cliente pague el monto total de la deuda; lo mejor es prescindir de éstos porque a largo plazo solamente provocan problemas y trabas para la empresa.

2. Los quejosos. Son clientes que se quejan de todo, todo el tiempo, hasta llegar al punto de quejarse por quejarse sin razón.

En este caso lo ideal es siempre escucharlo, darle acuse de recibo para que se sienta atendido, buscar una solución satisfactoria para todos y lo más importante, mucha paciencia y evitar la confrontación.

3. Los groseros. Con este tipo de clientes hay que tener mucho cuidado porque su manera de reclamar es muy agresiva, utilizan vocabulario ofensivo incluso pueden llegar a ser violentos.

La manera de tratarlos es ser estratégicamente amables con el objetivo de disminuir su nivel de agresividad, nunca responder a sus ofensas, diciéndole que se hará una evaluación del caso.

4. Los regateadores. Es el cliente que en todo momento busca bajar el costo del producto o servicio. Para ellos hay que tener listos argumentos muy sólidos con ejemplos de la calidad del producto o servicio y por qué es el mejor que existe en el mercado.

5. Los demandantes. Son los clientes que lo saben todo, que les gusta dar órdenes, indicando qué hacer porque siempre cree saber más del producto o servicio que los propios dueños del negocio.

Lo mejor es demostrar tener todo el conocimiento y la experiencia para guiarlo en su experiencia de compra; con esto se deja claro las funciones de cada uno.

6. Los indiferentes. Son aquellos clientes que no tienen el mínimo interés por nuestro producto o servicio y que escuchan por cortesía sin poner atención.

Aquí la recomendación es captar su atención con una estrategia de venta incluyente, es decir que lo hagan participar con su opinión, con el objetivo de conocer su forma de pensar para crear una empatía y conexión emocional con él para generar un interés genuino de su parte.

Lo positivo es que siempre existen los clientes fieles, aquellos que consumen con regularidad los productos y servicios de la empresa y que incluso llegan a convertirse en embajadores de la marca, la estrategia en este caso es mantener la buena relación, cuidarlos y motivarlos a través de premios e incentivos.