Rockstars de la Innovación

El mago de las bóvedas que no le tuvo miedo a China

Francisco Castaño, fundador de Geométrica, ha construido más de 240 domos y cúpulas en todo el mundo. En 2015, logró obtener un contrato de licencia que le permitirá desarrollar su tecnología en el mercado chino durante los próximos 25 años. ¿Cómo venció al dragón asiático?
El mago de las bóvedas que no le tuvo miedo a China
Crédito: Arturo Luna
  • ---Shares

Foto: Arturo Luna

En diciembre de 1994, la tormenta financiera por la que atravesó México generó la quiebra de miles de empresas y dejó a millones de mexicanos en una compleja situación. Semanas después, Francisco Castaño, un joven emprendedor que dos años antes fundó Geométrica, viviría la peor crisis de su vida.

La empresa de Pancho, como todos le llaman, se quedó sin recursos. "Ni siquiera teníamos para pagar la nómina", recuerda. Lo que orilló al emprendedor a sacar de una tarjeta de crédito 25,000 dólares, que se tardó en pagar una década.

"Ese fue un verdadero fracaso. Hasta 2005 pude liquidar esa deuda. Mi familia sufrió mucho, estuvimos muy apurados, pero al final logramos salir adelante", compartió Francisco Castaño, fundador de Geométrica, frente a un grupo de jóvenes que se dieron cita en Rockstars de la Innovación, un evento organizado por Entrepreneur y Bravo México, en El Plaza Condesa, en la Ciudad de México.

Tras haber dejado la crisis atrás, ‘El mago de las bóvedas’ firmó en 2015 un contrato de licencia con Huadian Heavy Industries Co. Ltd. (HHI), una subsidiaria de China Huadian Corporation, que le permitirá implementar la tecnología de Geométrica en China durante los próximos 25 años.

A pesar de que Pancho presumió que no le tuvo miedo al dragón asiático, entrar al mercado más grande del mundo no fue tarea sencilla para una empresa 100% mexicana, aun cuando la respaldaban más de 20 años de experiencia.

El emprendedor recordó que hace unos años, cuando comenzaron a construir almacenes de carbono, Geométrica recibió llamadas por parte de empresarios chinos para solicitar cotizaciones.

Sin embargo, la principal barrera a la que se enfrentaron fue que China es el país con mayor producción y consumo de acero de todo el mundo, por lo que su plan de introducir la tecnología mexicana se vio obstaculizado.

“China tiene un problema y es que tiene una sobreproducción de acero impresionante, por lo tanto es muy difícil meter productos hechos de acero a ese país”, aseguró.

Hasta mayo de 2016, la producción de acero de China ascendió a 70.5 millones de toneladas, cifra que representó un aumento interanual de 1.8%, de acuerdo con datos divulgados por el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

Sheng Laiyun, portavoz del organismo, comentó en un comunicado que el ascenso de la producción se debió a los incrementos de los precios, lo que motivó a muchas plantas a ampliar su manufactura.

 

El día que Pancho atravesó la Muralla China

Aunque Geométrica seguía obteniendo contratos de construcción para domos, cúpulas y bóvedas en importantes mercados como Estados Unidos, Grecia, Togo, Nigeria, Eritrea, Chile y Filipinas, el emprendedor mexicano no desistió de su sueño por conquistar China.

Fue en 2015, cuando Pancho, por fin, recibió una llamada que cambió su vida.

“Huadian Heavy Industries (HHI) miró nuestra tecnología y quiso conocernos. Al principio, nosotros no les hicimos mucho caso, porque ya sabíamos que no se podía vender acero en ese país, a pesar de que teníamos buenos costos para exportar”, contó.

La insistencia de la firma de ingeniería especializada con sede en Beijing llegó a tal grado que los gerentes de sus principales divisiones viajaron 19,000 kilómetros para conocer al fundador de Geométrica.

“Fue hasta que vinieron a vernos y nos empezaron a hablar bonito cuando decidimos tomar más en serio su propuesta. Le pedí consejo a un amigo estadounidense y me dijo: ‘No te metas con los chinos, te van a robar la tecnología’, pero afortunadamente pronto logramos cerrar el contrato con ellos”, bromeó.

El anhelo de Pancho se concretó en mayo de 2015. En esa ocasión, el fundador de Geométrica, acompañado de Roel Castaño, vicepresidente de la empresa; Gerardo Méndez, director de Finanzas y Calidad, y  Priscila Tamez, administradora del Contrato de Licencia de Tecnología, viajó desde México para la ceremonia de la firma del contrato en Beijing y con esto dar inicio de manera formal a la colaboración internacional.

‘Freedome’, fue el as bajo la manga de Geométrica para conquistar a la empresa asiática que cuenta en su repertorio con negocios de investigación, desarrollo, manufactura, tratamiento de aguas, generación de electricidad, protección ambiental, entre otros.

La tecnología que la empresa mexicana creó ayuda en el diseño, fabricación e instalación de domos amigables con el medio ambiente, y se ocupa en aplicaciones industriales y arquitectónicas.

La misión principal de la empresa, fundada en 1992, consiste en contrarrestar los efectos negativos que ha generado la contaminación en la sociedad asiática.

La polución en el país le cuesta a su población 25 meses de esperanza de vida, según un estudio elaborado por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Hasta junio de 2016, la agencia cuantificó más de un millón de muertes prematuras ocasionadas por la contaminación atmosférica en Pekín y 1.2 millones más derivadas de contaminantes domésticos.

 

La apuesta en el horizonte

Aunque ha logrado ganar importantes contratos y conquistar el mercado más férreo de la industria acerera, Pancho asegura que todavía existen países a los que le gustaría llevar “el sello mexicano”.

El siguiente paso, en el mediano y largo plazos, es acceder a Brasil, India y Rusia, naciones que catalogó como “muy cerradas y complejas”.

El emprendedor adelantó que la llave de la puerta de entrada será a través de la venta de tecnología a empresas innovadoras con sede en esos países.

Para el caso de México, Castaño confía en que en los próximos años Geométrica podrá desarrollar más proyectos, pues, por ahora, consideró que la percepción de riesgo y corrupción en el país les han impedido crecer en su mercado natal.

Con el paso de los años, Pancho se convirtió en ‘El mago de las bóvedas’ gracias a la tecnología desarrollada por una empresa que comenzaba a mirar al extranjero justo cuando México atravesó por una de sus peores crisis financieras.

A pesar de que el emprendedor dedica su vida a construir domos que han establecido récords mundiales y el trabajo de Geométrica es reconocido incluso por Carlos Slim, el hombre más rico de México, Pancho resume estos 24 años de experiencia así:

“Al inicio nos costó mucho trabajo decir que éramos mexicanos por la resistencia a la que nos enfrentábamos. Hoy, ya no nos importa. Hoy decimos que somos una empresa orgullosamente mexicana que pudo entrar a China y que ahora les vamos a ayudar a contener la contaminación tan grande que tiene ese país.”