Ecommerce

¿Tus clientes de e-commerce están a salvo?

En México, 30% de los comercios no ofrece ninguna protección al momento de realizar y pagar las compras en línea, lo que pone en riesgo los datos de sus clientes.
¿Tus clientes de e-commerce están a salvo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El e-commerce ha ayudado a abrir nuevas puertas a los comercios en México, pero también les ha generado nuevos desafíos al momento de asegurar la protección de sus clientes, aseguró Mario Di Costanzo, presidente de la de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

"El comercio por internet es un camino que cada día cobra relevancia, pero también como evoluciona lo nuevo, evoluciona lo malo", comentó el titular del organismo durante el lanzamiento de 'El micrositio de comercio electrónico', el cual tiene como objetivo informar y proteger al usuario para que realice compras en línea más seguras.

En la actualidad, existen herramientas de seguridad y medidas de control que buscan incrementar la seguridad de los comercios como la validación en línea; 3D Secure; confirmación móvil y comprobante de domicilio.

Sin embargo, Di Costanzo destacó que 30% de los comercios no ofrece ninguna protección al momento de realizar y pagar las compras en línea.

"Esta protección a veces se genera únicamente por los procedimientos que tiene el propio banco cuando se va a pagar con una tarjeta de crédito o débito", precisó.

En este sentido, el titular de la Condusef instó a los pequeños y medianos empresarios que ofrecen comercio electrónico en sus establecimientos contener en su página web el texto completo y claro de las condiciones y términos de la transacciones tales como:

1. Restricciones, limitaciones o condiciones de la compra.

2. Instrucciones de uso y alertas de seguridad.

3. Costos totales (impuestos cobrados y otros costos asociados).

4. Mecanismos de pago fáciles y seguros.

5. Confirmación de compra, con la posibilidad de cancelar la tracción antes de concluir la compra.

6. Servicios de posventa.

7. Políticas de cancelación, devolución, cambio, terminación y reembolso.

8. Plazos de entrega o cumplimiento del servicio.

9. Garantías disponibles.

"A pesar de que el comercio electrónico se ha convertido en un aliado importante para las pequeñas y medianas empresas en México, es importante que tengan medidas adicionales de transparencia", declaró el presidente de la Condusef.

Crece consumo de e-commerce... y también quejas

De los 65 millones de internautas existentes en México, 75% han realizado una compra, de acuerdo con el Estudio de Comercio Electrónico 2015 elaborado por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci).

Di Costanzo detalló que los medios de pago más populares para utilizar el canal electrónico son Paypal (58%); tarjeta de crédito (53%) y tarjeta de débito (52%).

Tan sólo en 2015, las operaciones con tarjeta de crédito y débito de comercio electrónico sumaron 52,000 millones de pesos, lo que representó 25% del total gastado, según cifras del Banco de México (Banxico).

Sin embargo, el titular de la Condusef explicó que el crecimiento del comercio electrónico ha ido de la mano con el aumento de reclamaciones.

En el último trimestre del año, las quejas por e-commerce representaron 22% de las reclamaciones totales.

Al cierre de 2015, Di Costanzo reveló que se reportaron 57% más quejas en contraste con un año anterior.

"Esto nos da una idea del crecimiento que ha tenido en cuanto a volumen, pero también en quejas", expresó.

Por institución financiera, tres bancos concentran 70% de las reclamaciones: Santander, Banamex y Bancomer, que representan 76% de las compras autorizadas.

Al cierre del año pasado, la Condusef registró 969 millones de pesos reclamados por los usuarios, cifra que aumentó 44% frente a 2014.

Ante el crecimiento exponencial del comercio electrónico en país en línea con el número de quejas, la Condusef, en colaboración con Banxico desarrolló 'El micrositio de comercio electrónico', con el que se busca informar a los usuarios y mejorar el conocimiento en el uso medios de pagos en línea, particularmente para pagos con tarjetas.

Al respecto, Di Costanzo explicó:

"Es una herramienta de educación financiera con la que protegeremos al usuario para que realice compras en línea más seguras."