Emprendedor saludable

Cuídate de manera inteligente

La salud, física y mental, es la herramienta más valiosa y, muchas veces, menos valorada por quienes desean emprender un negocio.
Cuídate de manera inteligente
Crédito: Depositphotos.com

Cuando decidimos emprender, aprendemos a valorar en su totalidad lo que requiere y lo que significa brindarnos a nosotros mismos tiempo libre de calidad.

Donde dicho tiempo sea total y exclusivamente enfocado a descansar mente y cuerpo, y teniendo como objetivo principal el recargar las pilas cuanto sea posible para que al momento de reanudar actividades tengamos toda la energía necesaria a nuestra disposición.

Pero, ¿por qué es tan importante regalarnos estos momentos? Durante esta etapa, es común que situaciones tales como el estrés, las juntas inesperadas, la resolución de situaciones nuevas, el acoplarnos a un nuevo ritmo de vida e incluso atender cuestiones de trabajo hasta altas horas de la noche, disminuyan nuestras defensas resultando en un nivel de energía mucho más bajo.

Llegado este momento, todo se convierte en un punto de no retorno ya que el cansancio nos hace carecer de rendimiento y el poco rendimiento nos mantiene en un estado de cansancio puro.

Para evitar llegar hasta ese momento, es importante el no ignorar cuando tu cuerpo te pide un descanso y, sobre todo, acatar hábitos específicos como parte de este nuevo estilo de vida.

Abandona el síndrome de querer abarcarlo todo

Aunque es normal que en un principio, más si no cuentas con el apoyo de un equipo, sientas la necesidad de abarcar todas las necesidades de tu empresa. Y, que muchas veces, al no poder lograrlo, sientas frustración y un nivel de estrés en demasía.

La solución está en priorizar aquello que sí es importante en ese momento. Muchas veces creemos que todo es prioridad, cuando en realidad hay ciertas actividades y tareas que sí pueden ponerse en pausa hasta que otras sean resueltas, lo importante aquí es que te des el tiempo de elegir de catalogarlas.

Establece horarios apropiados

Que los horarios de comida pasen a segundo plano es un extremo muy común entre quienes tienen un negocio propio.

Existen quienes sin darse cuenta se malpasan y hacen únicamente una comida fuerte al día y aquellos emprendedores que optan por comer varias veces al día, pero únicamente comida chatarra. Ninguno de estos extremos es bueno.

¿La solución? Hacerse consciente de la importancia de comer saludablemente, al menos 3 veces al día y en horarios establecidos. Recuerda, la alimentación le da vitalidad a la mente, quien es el principal motor para poder llevar a cabo el trabajo que necesitas y deseas desempeñar.

Consolida tus metas diarias, semanales y, si te es posible, mensuales

Es común que entre tantos asuntos que atender haya pequeñas tareas que se vayan rezagando o queden inconclusas.

Esto sucede porque, como buenos emprendedores, hay ideas que surgen sobre la marcha, por lo que es común arrancar con una idea, pero al momento de surgir otra, esta queda en pausa, y así sucesivamente.

Cuando miramos atrás, existen una serie de ideas, tareas o planes que no tienen ni pies ni cabeza y que es necesario ordenar.

Por ello, la organización es tan importante y primordial al momento de querer cumplir metas diarias que con el tiempo se verán reflejadas en los resultados mensuales.

Toma en cuenta tu autocontrol emocional

Sin importar la situación que estemos viviendo, es muy importante aprender a canalizar las emociones que van surgiendo a lo largo de nuestros días.

Emociones tales como la frustración, el miedo, el enojo o la incertidumbre pueden drenar nuestra energía y llevarnos a pensamientos menos optimistas sobre nuestro negocio.

Por ello, será importante canalizarlos y transformarlos hacia algo positivo.

Por ejemplo, si estás trabajando con un cliente complicado, en lugar de enfocarte en el enojo o la frustración que te provoca, será mejor centrar esa energía en el buen trabajo que te es posible ofrecer para demostrar que se puede tener confianza en ti, tu trabajo y, por ende, tu empresa.

Haz pausas

Si en tu vida laboral trabajaste en algún momento en un corporativo o una empresa con políticas muy rígidas, sabrás que la cultura que se maneja dentro de ellas es la de “siempre estar ocupado”, aunque tan solo estés pretendiendo estarlo.

Aquí, es común que la gente que trabaja se sienta culpable al platicar con el de al lado, yendo a comprar algo de comer o incluso va como bólido a la cocineta por un café por miedo a que su jefe, o jefa, piense que no está siendo productivo.

Esto es un error, ya que un esfuerzo repetitivo conlleva a un agotamiento mental y, con el tiempo, también físico.

Por ello, al momento de iniciar un negocio propio es importante darnos espacios para hacer pausas, alejar un poco los ojos de la pantalla a través de la cual trabajamos todo el día, escuchar una canción que nos guste, distraernos un poco para que la mente descanse y pueda incluso, ser más creativa.   

Desconéctate

Estoy segura de que ya habrás escuchado anteriormente la frase: “Desconéctate para conectar.”

Esta frase explica el pilar de este artículo, ¿a qué me refiero? Es importante que no pierdas de vista tu vitalidad, que tengas clara tu razón de hacer todo lo que estás realizando y determines correctamente el motivo por el cual decidiste emprender.

Muchas veces, perdemos el sentido de esto por dejarnos llevar de manera continua y pasar de una idea a otra, de solucionar un problema a otro o de pasar de un proyecto a otro, sin siquiera asimilar lo que estamos viviendo o aprendiendo.

Además, es primordial darnos el tiempo de reflexionar sobre todo lo que estamos creciendo. Al ser conscientes de esto, nuestra fuerza interna nos permitirá transformar cualquier obstáculo en una gran oportunidad a lo largo de nuestro camino emprendedor.

Es importante que no pierdas de vista tu vitalidad, que tengas clara tu razón de hacer todo lo que estás realizando y determines correctamente el motivo por el cual decidiste emprender.