Hablar en publico

¿Sabes qué odia el público?

Jurg Studer, especialista en reacciones de las audiencias, nos ayudará a descifrar este asunto.
¿Sabes qué odia el público?
Crédito: Depositphotos.com

La semana pasada hablamos de aquello que agrada a todos los públicos y explicamos qué no hay qué hacer para se molesten. En redes, Rubí de Aguascaliente nos pregunta ¿qué en concreto le disgusta a un público?

Seguro eres una emprendedora que acude a reuniones del INADEM o que reúnes grupos para promover sus productos y ya te diste cuenta que es indispensable preparar tus intervenciones, caer bien, no incomodar y conseguir beneficios.

Jurg Studer, especialista en reacciones de las audiencias nos ayudará a tratar este asunto, ¿qué le resulta odioso a la mayoría de los públicos?

1. Que no des las gracias o te extiendas en darlas

Los agradecimientos muy cursis, extensos, exagerados fastidian a la audiencia que también queda sorprendida cuando no dices ni gracias.

2. Que comiences con una excusa, una justificación o echando culpas

Basta con que ofrezcas una disculpa, todo lo demás cae muy mal: "que si ayer no dormí bien", "que traigo un gripón", "es que no me avisaron". Bla, bla, bla.

3. Que no traigas ordenada tu intervención

Repito, en lo primero que se nota tu falta de preparación es en el uso del tiempo, pero además, si no encuentras un papel, si la diapositiva que va no es, si te cuesta explicar, si no te sabes bien una historia o el chiste te sale al revés, el público se desconcierta, y pum, puede odiarte.

4. Que se note que estás leyendo

Si necesitas leer, primero, no leas los saludos ni los agradecimientos; segundo, ensaya mucho, y tercero, tómate la molestia siquiera después de cada párrafo de mirar a la gente porque nada fastidia tanto a una audiencia que el ver pasar hojas y hojas sin que le hagan caso.

5. Que des la espalda por atender a lo que se proyecta

Lleva tarjetas o míralo en tu tablet, pero no leas del pizarrón, te van a perder la atención.

6. Que divagues con ocurrencias que no llevan a ninguna parte o insistas de más en un punto

De pronto, mientras estás exponiendo tu tan preparada conferencia, se te ocurrió una idea, te apartas del guión y duro con ello y otra vez y otra vez. Espérate mejor a consultarlo con la almohada.

7. Que ofrezcas poca teoría y muchos ejemplos o al revés

Equilibra los datos duros, fechas, hechos y descripciones de tu producto con buenos ejemplos. Responde ¿qué?, ¿para qué?, y ¿cómo?, dando el mismo peso a cada respuesta.

8. Que uses muletillas, vicios del lenguaje o repitas de más una palabra

No desesperes a la gente, evita por ejemplo, repetir entonces, bueno, situación; no acabes cada frase con un ¿sí?, ¿no?, ¿me explico? 

9. Que interrumpas tu charla para pedirle al proyeccionista: "la siguiente por favor"

No sabes que mal se oye que des indicaciones al que pasa tu power point, evítalo.  

10. Que te pongas visiblemente nervioso

No des lástimas, respira fuerte. Todos nos ponemos nerviosos, pero haz que no se te note, al público le caes muy mal cuando no te nota seguro.

12. Que demuestres prepotencia y altanería

Sabemos que sabes mucho, pero no te impongas, expresa lo que sabes con la generosidad de una propuesta y no con la terquedad de un mandato.

13. Que hables muy suave o demasiado fuerte, lento o muy rápido, difuso, confuso

A ver, no es dictado, así que tranquilo. El público quiere oír, escuchar, ayúdalos con tu voz.

14. Que tu lenguaje corporal no vaya de acuerdo con lo que estás diciendo

Fíjate en lo que vas diciendo y consigue que tu cara, tus manos, tu cuerpo en conjunto le de credibilidad. El público no te perdonará que lo engañes con tus facciones y tus ademanes.

Goza la experiencia de agradar a tu público para que después de escucharte te elogie y comente tus palabras. Quien está en la lucha de emprender tiene que transmitir su entusiasmo a los demás sin molestarlos, no lo olvides.