Estudiar mba

¿Emprender o Estudiar un MBA?, he ahí el dilema

Una decisión a la cual muchos se han enfrentado.
¿Emprender o Estudiar un MBA?, he ahí el dilema
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La gran mayoría de quienes trabajan y quieren emprender piensan que un MBA (Maestría en Administración de Negocios) puede ser un buen paso para poder emprender en mejores condiciones. Sin embargo, si bien los MBA aportan nuevos conocimientos no es lo más adecuado para alguien que está buscando emprender y esta decisión va a depender de en qué tipo de organizaciones se quieren desempeñar y los motivadores personales.

Para poder emprender no es necesario contar con un MBA, pero antes de tomar una decisión, es muy relevante entender en qué etapa de la vida se encuentra cada uno de nosotros y que queremos en el futuro.

Las empresas al igual que los productos presentan un ciclo de vida que va desde la idea, pasando por la startup, para transformarse en un emprendimiento, una vez que se ha estabilizado el modelo de negocio se transforma en una empresa y cuando esta cuenta con una escala relevante, podemos llamarla compañía.

En cada una de las etapas del ciclo de vida de las empresas se requieren de habilidades diferentes. En las primeras etapas se necesitan de habilidades basadas en el dinamismo, el trabajo desectructurado, la adaptabilidad y voluntad de cambiar rápidamente sin el temor de dejar atrás lo que se ha hecho.

Las habilidades de liderazgo del líder fundacional están basadas principalmente en la colaboración, la conquista del corazón de quienes conforman su equipo por un proyecto común.

En los emprendimientos predomina la eficacia por sobre la eficiencia no importando si no fue de la forma más eficiente o menos costosa, después habrá tiempo para optimizar los procesos, un ejemplo de esto es el prototipeo de productos/servicios, lo relevante es obtener la versión beta del producto, después podremos optimizarlo.

Por otro lado, en la medida que las empresas se hacen más complejas las habilidades requeridas son diferentes, la eficiencia se transforma en un factor que regula el actuar de las empresas.

En las organizaciones más grandes se requiere que las personas tengan habilidades de trabajo en equipo, obtención de resultados, alta especialización, surgen los temar organizacionales como claves para que estos entes de mayor tamaño puedan funcionar adecuadamente. La eficiencia de los procesos y el uso de herramientas que le den soporte son claves.

Qué espero de mi vida

Es por ello que antes de tomar la decisión de emprender o estudiar un MBA, es necesario que respondas ¿qué es lo que te gusta? ¿Cómo te ves en 5 años? Un MBA por su enfoque y propósito busca entregar herramientas y desarrollar habilidades para desempeñarse en empresas establecidas, dado que la especialización es muy necesaria en este tipo de organizaciones. Pero pensar que para emprender se requiere un MBA es no entender el propósito de este tipo de programas.

Muchos alumnos frecuentemente me preguntan esto, y yo les contesto con lo siguiente: si tú quieres emprender, ¿un MBA te enseñará a crear y formalizar una empresa?, ¿Te dirá cómo efectuar trabajo de campo para testear tus ideas?, ¿Te posibilitará conseguir financiamiento para tu proyecto?, ¿Te explicará cómo vivir en economía de guerra con tus finanzas personales y a bajar tu estándar de vida actual, todo con el objeto que tu proyecto salga adelante? La respuesta es obvia.

Para muchos que dicen que quieren emprender y se plantean como paso siguiente el estudiar un MBA es porque en el fondo no quieren emprender, pero no es malo, no todos tienen pasta de emprendedores. Se necesita de personas que tengan un MBA cuando las organizaciones crecen, y en este otro mundo, el emprendedor que fue el impulsor del negocio ya no es la adecuada para este nuevo tipo de organizaciones ya que se requieren de otras habilidades, que son justamente las que pueden aportar las personas con mayor formación y especialización.

Es muy habitual que los emprendedores, una vez que han logrado que su proyecto crezca, se aburran porque lo que viene ahora es la estabilización del modelo de negocio y esta etapa no ofrece esa emoción que muchos de ellos buscan, la sensación de partir desde cero, de crear algo, de utilizar el ingenio para resolver un problema desaparece cuando las organizaciones alcanzan determinadas dimensiones, ese es el momento de dar un paso al costado y designar a un gerente general que se encargue de gestionar, hacer crecer y optimizar esta organización.

Un dato muy importante para ti, que estás pensando en emprender, es que los emprendedores exitosos tienen en común el hecho de haber fracasado y trabajado para otros entes de emprender por sí mismos.

Los estudios universitarios no son suficientes para tener éxito en un emprendimiento y es mucho más ventajoso haber tenido experiencia laboral, ya que nos entrega la disciplina necesaria y la sensibilidad del impacto de nuestras decisiones, y por otro lado, es mejor aprender de los errores con el dinero de otros.

Saber cuál es mi “ADN”

Para saber cuál es mi “ADN” y saber si se inclina más por organizaciones de tipo emprendimiento o de tipo corporativas, debes considerar que si te molestan las reglas, reclamas por los procedimientos, odias los formularios, te gusta la flexibilidad, te motiva el trabajo dinámico, eres creativo u odias la rutina (puedo seguir eternamente con este tipo de preguntas).

Entonces tú estás hecho para emprender por lo que si quieres estudiar, tienes que tomar cursos de emprendimiento, innovación, tecnologías, etc.

Por otro lado, si tu “ADN” te dice que te encantan las cosas claras, tener un horario fijo, quieres contar con un salario estable, amas los procedimientos y el mejor en un determinado tema, te enorgullecerá trabajar en una empresa reconocida. Así que eres para trabajar en una compañía, por lo que un MBA te será de mucha utilidad.

Por tanto, si tú estás pensando en emprender o estudiar un MBA pregúntate en qué tipo de organización te sientes más cómodo y cuál es tu “ADN”, de esta forma podrás tomar la mejor decisión.