Internet de las cosas

Internet de las Cosas, la digitalización del mundo físico

"Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida, pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia", Hans Vestberg.
Internet de las Cosas, la digitalización del mundo físico
Crédito: Depositphotos.com

Aunque el término Internet Of Things (loT) surgió hace más de una década, ha ganado más relevancia en los últimos cinco años. Se trata de una revolución que existe entre la relación de objetos y personas e incluso entre objetos que se conectan entre sí y proporcionan datos en tiempo real.

Se calcula que en 2020, existirán entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos conectados a Internet con el fin de proporcionar a los usuarios servicios y aplicaciones inteligentes que faciliten su vida en todos los sentidos, físico, emocional, laboral, económico, intelectual y social.

Imaginemos un cepillo de dientes que pueda detectar hasta una caries insignificante y te haga una cita con tu dentista, una báscula que te recomiende una dieta especial o un espejo que te ayude a elegir tu ropa y te permita comprar tus prendas favoritas puesto que conoce perfectamente tu complexión física, estilo, colores y marcas preferidas.

Casi todo puede ser digitalizado. Desde una casa, automóviles, focos, muebles y electrodomésticos, hasta cosas de uso cotidiano como zapatos, carteras, bolsas, indumentaria en general, etc.

Suena inalcanzable pero en la actualidad ya es posible y se está trabajando en ello. Los objetos inteligentes son parte de nuestra realidad, basta con integrar un chip en cualquier elemento de nuestra casa, trabajo o ciudad para que estos puedan procesar y analizar datos en todo momento.

El mercado de IoT tendrá un ritmo de crecimiento del 31.7% anual entre 2014 y 2019. Tomando en cuenta que cada persona tiene entre 1000 y 5000 objetos a su alrededor y los usa de manera frecuente, la posibilidad de conocer más a fondo el estilo de vida y consumo de las personas es bastante amplia y muy precisa.

Es así como la conectividad se convertirá en la base para que una marca se vuelva competitiva y pueda aumentar la interacción y relación con sus clientes potenciales y frecuentes. Aunque eso signifique una avalancha de datos para los marketeros, es un reto que todos queremos tomar.

Les comparto algunos excelentes ejemplos de aplicaciones de Internet of Things, una prueba de que el cine de ciencia ficción pasa a formar parte de nuestras vidas.

Escrito por Miguel Arteaga.