Startups

Shippify llega a México

La empresa que logra hacer envíos de paquetes sin tener una motocicleta o vehículo repartidor.
Shippify llega a México
Crédito: Depositphotos.com

Desde el gran éxito de Uber, considerada como la empresa de “taxis” más grande del mundo sin tener un solo vehículo a su nombre o chofer en nómina o el caso de Airbnb siendo la empresa con más cuartos de hotel del mundo sin tener un solo hotel, se ha desatado un gran número de emprendedores queriendo replicar el modelo de economía colaborativa en otras industrias.

Esta sharing economy se define principalmente por su orientación a la descentralización reubicando al consumidor en un rol de productor, privilegiando el acceso a los recursos por sobre la propiedad de los mismos, fomentando la confianza entre desconocidos y buscando aprovechar al máximo la capacidad ociosa de los bienes ya existentes como un coche o un cuarto desocupado. Todo esto podría indicar que estamos pasando de un modelo económico tradicional de Business to Business (B2B) a uno de Peer to Peer (P2P).

Este movimiento no se puede considerar como un fenómeno pequeño. La economía colaborativa representó un volumen de negocios de casi 26,000 millones de dólares en 2013 y se calcula que para 2025 será aproximadamente de 335,000 millones de dólares según Pricewaterhouse Coopers. 

Actualmente este modelo se desarrolla en rubros como transporte y alojamiento (recibiendo estas 2 industrias 80% de la inversión) y también en financiación de proyectos, servicios personales, alimentación, educación y logística.

Un gran ejemplo de éxito en América Latina es Shippify, una empresa que logra hacer envíos de paquetes sin tener una sola motocicleta o vehículo repartidor, pues cuenta con una comunidad de repartidores certificados que ganan dinero por enviar paquetes.

Esto se vuelve sumamente interesante para las crecientes compras digitales que en su mayoría tardan más de tres días en llegar a manos del consumidor, mientras Shippify está logrando entregar productos en solo 3 horas.

Esta empresa que surge en Ecuador en el 2015, por Miguel Torres (CEO) y Luis Loaiza (CTO) en solo nueve meses desde su creación ya tiene operaciones en Brasil, Chile, Argentina y recientemente, han arrancado una prueba piloto en México.

Cuentan con más de 250 tiendas de comercio electrónico como clientes y una comunidad de 7,300 shippers registrados en solo 9 meses de operación.

Cuando les preguntaba de cual creían era la clave de su éxito, me comentaron que estaba utilizando la metodología de Running Lean de Ash Murray, donde se hace pruebas y validaciones pequeñas con el mercado hasta encontrar el plan que funciona.

“Hemos hecho más de 1,000 pruebas para saber qué funcionaba y sobre todo que no funciona”, Comenta Miguel cuando le preguntaba cómo lograron certificar a tantos repartidores en tan poco tiempo y lograr el tiempo record de entrega.

Sin duda la economía colaborativa es el futuro de la economía y será algo que veremos más a menudo en distintas industrias enfocadas a crear cambios disruptivos en América Latina y el mundo.