Justin Bieber

La dura lección que aprendimos de Justin Bieber y sus redes sociales

Te decimos por qué te tiene que importar que el cantante haya decidido privar de sus redes sociales a casi 78 millones de seguidores.

¿Cuál crees que haya sido la razón por la que Justin Bieber haya tomado la decisión de privar a casi 78 millones de seguidores de sus fotos? ¿Selena Gomez? No lo creo, yo pensaría que tiene que ver más con "privacidad", ¿no lo crees?

Sea cual sea el verdadero motivo, el canadiense nos dejó claro como cualquier “superestrella” puede sentir "abusos" por parte de sus followers.

Es cierto que las redes sociales fueron creadas con el objetivo de “conectar” a las personas, pero también es verdad que las cosas han cambiado, pues cada vez hay más gente adicta a compartir todo de su vida. Y aunque podría parecer que lo peor de todo son las fotografías de comida, el problema real es que en la actualidad todos buscan recibir el aprobación de “extraños” en línea.

Date cuenta cómo las redes sociales pueden ser la excusa perfecta para ser irrespetuoso y vulgar y es por esta razón por la que Bieber decidió eliminar su cuenta de Instagram y de Snapchat.

Y bueno seguro te preguntarás ¿qué es lo que tú, dueño de negocio, puedes aprender de esto?

1. Nadie está a salvo de tweets "mala onda"

El internet no tiene filtros y sí tiene miles de millones de personas (buenas y malas) navegando en él. Si alguien muy poderoso (que tiene millones de fans) tiene una pareja y la muestra, definitivamente, no está a salvo.

2. Sé profesional

Hay muchos bloggers que creen que es buena idea compartir todo detalle en público. Por esa razón algunos dueños de negocio sienten que tienen que ser “la cara” de su compañía y está bien, pero si lo llevas a cabo, podrías salir lastimado.

Compartir una que otra imagen de festividades dentro de la oficina no está mal, pero nadie tiene la necesidad de ver 15 fotos de tus hijos o de tu pareja en traje de baño. Quédatelo para ti. Regresemos a la pelea Bieber-Gomez en donde ella le decía “deja de postear imágenes de tu novia, eso debería ser especial entre los dos”.

3. La gente no necesita saber todo de tu vida

Puedes separar tu vida personal de la profesional y aún ser querido. Justin Timberlake por ejemplo, él no postea muchas fotos de su familia porque prefiere que lo sigan por su música que por sus asuntos personales.

O Mark Zuckerberg. El joven millonario ha compartido más fotos de su perro que de su familia y está bien. De esta manera la gente no sentirá que conoce a tu familia a la perfección.

4. No te “claves” en peleas on line

Aléjate de la negatividad. Si decides estar dentro de una discusión te verás como una persona agresiva y negativa. Ademas, ¿realmente es importante saber quién le puso el cuerno a quién? Una vez publicado en la red, la gente sabrá que los dos son infieles y la verdad, no es el mejor posicionamiento de imagen.

5. "Haters gonna hate"

No importa a qué te dedicas o quién eres, siempre habrá gente que te querrá ver en el piso y si le agregas anonimato a esas millones de personas, todavía peor.

Las únicas conversaciones que tiene que haber de tu negocio (o tuyas) en la web son las mismas que deben llevar como objetivo posicionarte en un buen camino. Si alguien tiene una queja, intenta resolverla. Si alguien está difamando, bloquéalos o contáctalos.

No te lo tomes tan en serio y continua promoviendo tu negocio.

Recuerda la importancia de separar tu vida personal de la del negocio. Aunque no tengas millones de seguidores, tus posts sociales dicen mucho de ti. Te guste o no esta es tu imagen hacia el mundo, seas un CEO millonario o un estudiante en busca de su primer empleo.

Así que ya sabes, a la larga esto te dará mucha paz mental y te ahorrará explicaciones.

Y ustedes, ¿qué opinan de la estrategia de estos influencers en los medios digitales? ¡Compártannos sus opiniones en nuestras redes sociales!