Noticias

Juan Gabriel, el divo de las mil canciones

El legendario músico falleció de un infarto en Santa Mónica, California, la mañana del pasado domingo. Juan Gabriel dejó como legado más de 1,000 composiciones, 100 millones de álbumes vendidos en todo el mundo y una huella en decenas de músicos con los que colaboró o compartió escenario.
Juan Gabriel, el divo de las mil canciones
Crédito: Alto Nivel
  • ---Shares

El cantautor mexicano, Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido como Juan Gabriel, alcanzó la fortuna y la fama gracias a poco más de 1,800 composiciones que mostraron posteriormente una importante faceta del artista como empresario.

Alberto, nombre con el que fue registrado, nació el 7 de enero en Parácuaro, Michoacán, en  1950.

Fue un hijo de campesinos de origen muy humilde, pero su infancia y juventud las pasó en Ciudad Juárez, Chihuahua, por lo que se le conoce como el 'Divo de Juárez'.

Con tan solo cinco años de edad, sus padres lo enviaron a un internado para jóvenes en el Centro de Mejoramiento Infantil de Ciudad Juárez, donde vivió hasta los 14 años y donde empezó a desarrollar su talento en la composición y la música.

“Todas las personas que me dieron de comer, que me quitaron el hambre, me inspiraron a componer. Me contaban sus historias y yo no tenía otra manera de consolarlos más que con una pieza musical, y así fui aprendiendo. Con mis canciones no resolvían sus problemas, pero sí les creaba un momento de desahogo”, dijo el cantautor en una entrevista.

Y las historias de sus canciones han sido reproducidas millones de veces. Cada 40 segundos se escucha en el mundo un tema escrito por Juan Gabriel, de acuerdo con la Sociedad de Autores y Compositores de México.

 


 

 

“No tengo dinero, ni nada qué dar”

Las carencias que vivió en su juventud y que lo inspiraron a componer no duraron para siempre. En 1971 la canción “No tengo dinero”, primer sencillo de su álbum debut lo lanzó al estrellato.

Ese fue tan sólo su primer paso a la fortuna. En 2015 se dio a conocer que Juan Gabriel invertiría 25 millones de dólares en un complejo en Playa del Carmen para darle vida al mítico “Noa-Noa”, pero no como el “lugar de ambiente donde todo es diferente”, sino como un complejo para enseñar música a niños en condiciones de pobreza y un museo dedicado a la música tradicional mexicana. 

Su fortuna también proviene de su negocio en los escenarios. En febrero de este año, Pollstar dio a conocer que Juan Gabriel fue el único mexicano entre los 20 artistas del mundo, que más dinero producen por espectáculo, al recaudar 934,935 dólares en cada concierto, con un costo promedio de 114 dólares por entrada.

El año pasado el artista vivió una disputa legal en contra de su ex mánager por una millonaria herencia del empresario Roberto Salinas Sada por un monto de casi seis millones de dólares y un penthouse. Fue justamente su habilidad para relacionarse con empresarios y crear vínculos de negocio con disqueras y sobre los escenarios los que ayudaron a que sus producciones prevalecieran como una gran inversión.

México perdió a una de sus máximas leyendas musicales, a un compositor con el que generaciones en todo el mundo se identificaron con sus canciones.

A partir de hoy, Juan Gabriel vivirá en su vasto legado musical que dejó y en la memoria de sus millones de seguidores. Alberto Aguilera Valadez fue cuestionado muchas veces por su personalidad y forma de vivir, pero siempre mantuvo la frente en alto, a pesar de las críticas.

“Todo mundo tiene derecho a trabajar. Los comprendo, porque como yo, tienen que comer. Si he hecho algo, aunque no sea malo y me han juzgado, está bien, que me critiquen, y si he hecho algo malo y también lo destacan, qué bueno, porque también tengo derecho a equivocarme, como todos.” 

 

Texto publicado originalmente en Alto Nivel.