Temas de Negocio

10 lecciones que puedes aprender de Stranger Things para emprender

Los emprendedores y la serie original de Netflix tienen muchas cosas en común, pero ¿qué puedes aprender de esta relación para beneficiar a tu negocio? Te contamos.
10 lecciones que puedes aprender de Stranger Things para emprender
Crédito: Temasdenegocio.com
  • ---Shares

(Por si tenías duda, este texto no contiene spoilers).

La serie original de Netflix, Stranger Things, se ha convertido en todo un fenómeno de entretenimiento entre los nostálgicos de la era del VHS, las primeras consolas de videojuegos, la era antes del internet, así como de los adeptos a las películas de ciencia ficción, terror clásico y suspenso ochentero.

La odisea cuántica-paranormal de Mike Wheeler, sus amigos y la extraña Eleven (Once), una niña con habilidades fuera de este planeta, en pos de la búsqueda de su amigo desaparecido, es un entramado de suspenso efectivo, lleno de sci-fi vintage y referencias a lo mejor de Stephen King, Steven Spielberg o incluso, The X Files.

Desde su lanzamiento, el pasado 15 de julio de 2016, Stranger Things ha registrado un promedio de 10 millones de reproducciones en cada uno de los ocho capítulos que componen la primera temporada, cifra que ha aumentado con el paso de los días.

Más allá de sus entrañables personajes, su atractivo estético y su manejo de la tensión narrativa, Stranger Things es un cúmulo de aprendizajes que te pueden ayudar a llevar a tu empresa a buen puerto.

A continuación, te compartimos 10 lecciones que puedes aprender de Stranger Things para emprender.

1. Trabaja en equipo

El trabajo en equipo siempre es un pilar que se busca en toda empresa y que más trabajo cuesta lograr. Además, lograr ese equipo de ensueño depende de distintos factores como el talento, las aptitudes y la compatibilidad de caracteres entre los integrantes.

En Stranger Things vemos que en todo momento, con sus respectivos matices, los personajes siempre buscan o están en constante interacción con aliados, trabajan en conjunto y recurren a la unión de fuerzas para resolver problemas y lograr objetivos. Todos los elementos son valiosos y aportan algo importante, pero la suma sigue siendo infalible.

2. Sé flexible para la innovación y el cambio

Los personajes de Stranger Things no son el arquetipo de héroe valiente decidido. Al contrario, son individuos con complejos, miedos e inexperiencia. Su gran virtud, y en buena medida lo que los arroja hacia “el éxito” o el avance de las cosas es su disposición a probar cosas nuevas, a experimentar ideas que antes no estaban o implementar un nuevo método.

Tu negocio debe nutrirse siempre de este aspecto en pos de mejorar y mantener la competitividad un paso adelante.

3. Haz una investigación previa

Experimentar es bueno, sin embargo, tener una investigación previa te dará un norte más claro, focalizas mejor los esfuerzos de la empresa y enriqueces el proceso de aprendizaje. En Stranger Things, los protagonistas saben cosas, leen, archivan información valiosa, investigan y luego accionan. Eso los hace eficaces en la reducción del margen de error. Saben por dónde y de qué va el asunto, se documentan.

4. Combina conocimiento y riesgo

Este punto es consecuencia del anterior. El conocimiento previo, la teoría, se amalgama de forma exitosa si se tienen los arrestos suficientes para arriesgar. Por ahí dicen que un buen negocio es mitad conocimiento mitad inspiración y riesgo. En toda evaluación de conflictos y objetivos, tanto los personajes de la serie como los líderes de los negocios, saben que las cosas pueden no salir como se espera.

Sólo hay una manera de probarlo: arriesgar. Si las cosas funcionan, habremos probado y capitalizado nuestro punto, en caso contrario tendremos una lección invaluable.

5. Capitaliza las pasiones y los talentos

Es un hecho comprobado que si trabajamos en lo que nos interesa y apasiona, daremos un mejor rendimiento que se verá reflejado en los resultados finales. Cuando algo nos gusta, vamos más allá del deber y la paga se convierte en una consecuencia, no en un objetivo.

En Stranger Things, nuestros protagonistas son adeptos a la ciencia, los juegos de mesa y estrategia. Se la pasan hablando de eso todo el tiempo. A la hora de enfrentar conflictos más serios, esa pasión es su gran aliada y guía para avanzar y no dejarse vencer por lo desconocido. Una ecuación que no tiene pierde en todo negocio combina conocimiento, pasión, entrega y riesgo. Nunca lo dejes de lado.

6. Confía en tus corazonadas  

Sí, suena a disco rayado pero no por ello menos certero: si alguien debe creer en tu negocio y en lo que haces, ése eres tú. Nuestros personajes no sólo lo creen, sino que mantienen esa suerte de fe, ese instinto que les dice que no se venzan a la primera y sigan su voz interior. Quizás, en una etapa de tu negocio, los números te digan que lo estás haciendo muy mal, pero no por ello te vas a dar por vencido.

El ejemplo más claro de ello es el personaje que interpreta Winona Ryder (Joyce Byers) o el mismo Mike Wheeler, quienes nunca tiran la toalla, por muy oscuro y adverso que se ponga el panorama. Hay una gran lección ahí.

7. Supera tus miedos y obstáculos

Como mencionamos arriba, los personajes de Stranger Things son entrañables no por ser unos ases de la determinación y la seguridad, sino por ser personas como el grueso de la población: inexperta, con baches emocionales y psicológicos. Vencer esos temores y barreras es menester para subir de nivel y lograr nuestros objetivos. Superarlos no sólo nos da tranquilidad, sino que nos abren otro panorama que antes era inimaginable.  

8. Mantén el flujo de aprendizaje y la renovación de ideas

No hay nada peor que estancarse, “dormirse en nuestros laureles” como dicen coloquialmente, o dejar de avanzar. Así como en la medicina o en las leyes, en cualquier negocio se aprenden cosas nuevas todos los días.

La innovación y la competitividad en el mundo del emprendimiento están muy ligadas a la constante implementación de esquemas nuevos, de capacitación ininterrumpida y de siempre aprender cosas nuevas. ¿Quieres otro trabajo o escalar en el que ya estás? Bien, ¿qué más sabes hacer?, ¿cómo has mejorado en lo que ya haces? Nunca dejes de incorporar información fresca y valiosa a lo que ya haces.

9. Sé honesto  

Con frecuencia, los valores morales llevados a la cultura empresarial pueden sonar a un anquilosamiento de pereza, aburrido en el papel, sobre todo si se entiende que los negocios tienen un norte claro que es optimizar recursos y generar ganancias a toda costa.

No obstante, la honestidad es uno de esos pilares que en la práctica traen más beneficios que puntos adversos. Pregúntenle a empresas como SumAll, en la que la transparencia es el pilar de sus ganancias y funcionamiento, o a las cooperativas en las que los procesos se encuentra bien ejecutados gracias a que los resultados no están truqueados.

En Stranger Things, basta con que alguien esté mintiendo para que todo se venga abajo. Decir la verdad ayuda a no entorpecer los procesos, tener resultados sustentados en la realidad y a generar un ambiente propicio de productividad.

10. Y lo más importante… ¡diviértete!

Los niños de Stranger Things tienen un humor constante, una nobleza que los regresa al disfrute pese a la gravedad de las situaciones. Sí, tu trabajo no puede ser “lo que más disfrutas en esta vida”, y es normal. Sin embargo, ya te levantaste y estás ahí, ¿por qué no pasarla bien? Cada día es distinto y valioso. Tratas con personas y esos compañeros absorben lo mejor de ti de forma consciente e inconsciente, y viceversa.

Si disfrutas el trabajo en todo momento, los resultados serán más contundentes. Divertirte mientras eres un profesional en tu trabajo te brinda beneficios a tu salud, al ambiente de trabajo y a la productividad. Más que si no lo haces, en donde el “hacer por hacer”, la negatividad y el estrés dan al traste en los resultados. Pregúntenle al querido Lucas Sinclair al respecto.

Si aún no te animas a mejorar las áreas de tu negocio, quizás debas escuchar la voz de nuestros amigos de Stranger Things.

 

Texto publicado originalmente en Temas de Negocio