Emprendedores sociales

Lo que conocí en casa de los 'irrazonables'

Tuve una oportunidad que pocos han tenido, pude visitar el Instituto Irrazonable, casa de Unreasonable México y todos sus emprendedores.
Lo que conocí en casa de los 'irrazonables'
Crédito: Unreasonable México

Unreasonable, quien es liderada por Jose, Rulo y un increíble equipo, se ha posicionado como uno de los principales programas de aceleración para emprendedores sociales.

Desde hace tres años, han llevado acabo un programa de aceleración en el cual durante un mes, alrededor de diez equipos emprendedores y decenas de mentores, viven juntos en una hacienda en Aguascalientes, donde trabajan juntos para encontrar la manera de resolver, lo que ellos llaman los “Pinches Problemas Urgentes” que afectan a los más vulnerables de nuestra sociedad.

Muriéndome por el misterio de lo que sucede dentro de la hacienda donde se lleva acabo el Instituto Irrazonable, este año le pedí al equipo de Unreasonable que me permitiera visitarlos, para entender que es lo que los hace verdaderamente irrazonables.

Siendo ellos como siempre realmente unos tipazos, me invitaron a compartir un par de días en el instituto, así que literalmente, agarré mis cosas y fui hasta Aguascalientes, donde me metí literalmente hasta la cocina del Instituto Irrazonable.

Durante dos días, pude convivir con los emprendedores, mentores y gran equipo que hace todo posible, y la experiencia fue genial, no exagero cuando digo que en apenas dos días pude aprender muchísimo de alguien que no solo ama el trabajo que está haciendo, si no que lo hace con una excelencia absoluta.

Conoce más sobre Unreasonable México en la entrevista que tuve con sus fundadores:

Cuando llegué literal entré hasta la cocina del instituto donde me senté con Rulo, uno de los fundadores de Unreasonable en México, y platicamos hasta bien entrada la noche de todo y de nada, y es que es justo en estas pláticas cuando entiendes por que alguien hace lo que hace, y de verdad es muy satisfactorio encontrar gente como él.

Una persona que verdaderamente está convencido del potencial que tienen los emprendedores sociales para construir un mejor país, y como su condición de irrazonable es algo que trasciende por mucho un proyecto o un puesto de trabajo, y es antes que todo, una convicción personal que se vive en todos los aspectos de su vida.

Al día siguiente tuve oportunidad de estar en una de las sesiones matutinas donde se presentan los emprendedores con los mentores, ya que cada dos o tres días llegan nuevos mentores de diferentes lugares tanto de México como de otros países, estos mentores, son verdaderos expertos en temas que van desde la más alta innovación en tecnología (como el director de Google X), hasta el más profundo desarrollo social (como la fundadora de Prospera), pasando por todas las áreas clave que una empresa debe tener.

Me pongo en los zapatos de los emprendedores del instituto y no puedo creer lo afortunados que son, teniendo la oportunidad de convivir durante un mes con todos estos mentores que están totalmente fuera de serie, pero quienes dado el ambiente que se vive dentro del instituto de verdad logran tener una relación uno a uno con los emprendedores.

En el instituto no hay protocolos, no hay barreras que separen al emprendedor del mentor, se puede tener una mentoría al lado de una fuente, jugando tenis, o en los camastros de la alberca, y no hay conversaciones que puedan ser más personales que las que se tienen en traje de baño.

Esta sin duda es una de las cosas que diferencian a Unreasonable de cualquier otro programa de emprendimiento, no es solamente la calidad de los mentores, la cual es altísima, si no las condiciones increíbles en las que se lleva acabo esta interacción, las cuales verdaderamente permiten que se creen vínculos personales

Si quieres conocer a uno de sus mentores, Juan Sandoval, puedes ver la conversación que tuve con él en el instituto:

Por otro lado, también los mentores son muy afortunados, ya que los emprendedores con quienes conviven en el instituto son verdaderamente geniales, después de la presentación tuve la oportunidad de conocer a algunos, con quienes platiqué en diferentes lugares del instituto.

Cada uno de los emprendedores con los que conviví está trabajando por crear un cambio increíble en el mundo.

Está por ejemplo Diagnolab, quienes están buscando llevar soluciones de salud a las comunidades más remotas de los estados vulnerables en México; o Dr. Sonrisas, quienes ya han apoyado a miles de niños con enfermedades terminales a tener momentos de esperanza, diversión y alegría; y también Learny, quienes están usando la tecnología para hacer la educación más accesible para todos.

Puedes ver la conversación que tuve con Learny y con Dr. Sonrisas en nuestras entrevistas.

Uno de los emprendimientos con quienes tuve oportunidad de reunirme fue con Dilo en Señas, un proyecto liderado por Rocío Garza y Gerardo Monsivais, quienes están creando aplicaciones que fomentan la inclusión para niños sordo y sus familias.

Una de las motivaciones para crear Dilo en Señas, es la de Gerardo, quien es sordo, y no aprendió lenguaje de señas si no hasta los 18 años, por lo que ahora quiere que todos los niños tengan la oportunidad de conocer este lenguaje desde jóvenes.

Me inspiró mucho la historia de Gerardo y Rocío, quienes hoy están luchando contra todas las barreras para crear este emprendimiento, y comienzan ya a tener buenos resultados, como por ejemplo, haber sido uno de los proyectos ganadores de Shark Tank México:

Al final de mi visita, tuve oportunidad de hablar con Sofía Cruz del Río, Fundadora de Tekiti, una emprendedora irrazonable de la generación anterior, quien me contó lo que ha sucedido después de haber pasado por el instituto, es muy interesante conocer el impacto de un programa de aceleración como este en el largo plazo, viendo el crecimiento y desarrollo de los proyectos que pasan por sus puertas.

Checa mi conversación con Tekiti:

Después de todas estas grandes conversaciones, tuve que dejar el instituto para regresar a mi casa, y en todo el camino de regreso sólo podía pensar como es que en verdad en Unreasonable México viven en cada una de las cosas que hacen su mantra:

"El hombre razonable se adapta al mundo. El irrazonable persiste en adaptar el mundo a sí mismo. Por lo tanto, todo progreso depende del hombre (y mujer) irrazonable.” - George Bernard Shaw

Y es esta convicción por crear una experiencia increíble que apoye a emprendedores a ellos también convertirse en una fuerza de cambio, lo que los hace sin duda, personas irrazonables.

Definitivamente no me puedo quedar esta increíble experiencia para mi solo, por lo que decidí crear el especial #DisruptivoEnUnreasonable, donde puedo compartir con todos lo mucho que aprendí este par de días en este lugar, del cual seguramente seguirán saliendo geniales emprendimientos sociales.