De la revista

Estrategias de marketing sin costo

Considera "las ventajas" de tener un presupuesto limitado. Por ejemplo: serás más creativo y utilizarás mejor tus recursos para hacer mercadotecnia. Aquí algunas ideas que con poco dinero generaron altos rendimientos.
Estrategias de marketing sin costo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hace diez años, Chris Dingman lanzó su empresa sin tener bases sólidas. Se llama The Dingman Group, dedicada a reubicar a atletas profesionales. Por ejemplo, si un jugador del equipo Miami Heat es vendido a los Cavaliers de Cleveland, esta empresa se encargaría de vender su casa en Miami, encontrar una nueva en Cleveland, empacar y hacer la mudanza. Se trataba de una buena idea y un servicio que atendía un nicho poco explotado.

Sin embargo, había un problema: el “grupo” consistía únicamente en Dingman, quien no tenía experiencia en bienes raíces ni en deportes profesionales. Además, estaba casi en bancarrota y le tomó un año y medio encontrar a su primer cliente. “Fue terrible. Pero sin importar qué tanto estés sufriendo, como emprendedor debes aparentar que todo marcha bien”, asegura.

Su situación ha cambiado de forma radical. Cuando hice esta entrevista (en abril pasado), The Dingman Group –una empresa con cinco empleados, ubicada en California, EE.UU.– estaba en proceso de reubicar a 115 atletas, entrenadores y personal. ¿Algo más? Sí, estaba por abrir oficinas en Denver y en Londres, Reino Unido. Por su parte, Chris tiene mucho de qué estar orgulloso. Uno de sus logros más destacados es: “cuando se trata de hacer relaciones públicas y publicidad, nunca hemos pagado nada. Es algo en lo que me he enfocado (personalmente) y me encanta poder decirle eso a la gente”, señala.

Así es, Chris es uno de esos emprendedores que cuando dice “lo conseguimos sin gastar un solo peso”, otros 50 emprendedores (en ese momento al escucharlo) rechinan los dientes. Parece ser injusto. También parece ser imposible. ¿En verdad? ¿Nada? ¿Entonces qué, los clientes aparecen en tu puerta listos para darte su dinero? Por supuesto que no. Esto es lo que pasa: estas empresas hacen marketing, pero lo hacen a nivel personal.

“Cuando hablamos de ‘no hacer marketing’ nos referimos a publicidad, difusión y los métodos tradicionales”, dice Ann Handley, jefa de contenido de MarketingProfs. “En realidad, el mejor marketing es más de inteligencia que de presupuesto. Primero piensa realmente a quién quiere atraer. ¿Qué valor puedes ofrecer y cómo puedes poner tu producto o servicio en contexto para que el público meta comprenda el valor que traerá a su vida? No es necesario contratar a alguien para hacerlo. Ese es tu trabajo”, aconseja.

A principios de año, Ann recibió un mail. Era un concurso de Baking Steel, una compañía de productos para la cocina que ella usa. Los participantes debían decir qué sándwich prepararían con el nuevo producto de la empresa (una pequeña plancha) para tener la oportunidad de ganar uno. Ella, sin dudarlo, presentó su propuesta.

Días después, el CEOde Baking Steel le mandó otro correo para avisarle que había ganado. “Me emocionó mucho ganar, aunque me emocionó más hablar con él –la mente detrás de los productos que he usado por años–”, recuerda Ann, quien desde su perspectiva se puede rescatar una importante lección de esta experiencia: los fundadores y directores de las compañías olvidan con frecuencia lo valiosa que es su presencia (para los clientes). Nadie quiere conocer al publicista, todos queremos conocer al visionario. “Existe la idea de que el marketing se relega a un nivel bajo y que nunca es el trabajo del director; pero ¿por qué no? Ese es tu rol, tú eres la cara de la empresa”, asegura.

Foto: Chris Dingman / Brian Higbee (Entrepreneur EE.UU.) 

La historia de Lisa Murphy

Cuando Lisa Murphy emprendió por primera vez, tenía la sospecha de que su historia personal podría ayudar a la historia de su marca. Así fue como decidió crear Sosu Sauces, su línea de catsup especializada y salsa picante sriracha. La emprendedora siempre se mantuvo como la imagen de la empresa. Cuando iba?a su local en un mercado en San Francisco, hablaba de su pasión por la comida tradicional de Shanghai –su país de origen– y de cómo sus viajes por Asia la inspiraron para desarrollar sus recetas aprovechando productos locales. “Una historia irresistible ayuda a construir tu marca” afirma. Cuando usó su historia como base en su campaña de Kickstarter, logró recaudar US$104,146.

Sin embargo, seamos honestos, no todas las marcas están hechas para vender en pequeños mercados y no todos los fundadores tienen estas vivencias. En una industria agresiva y competitiva algunas marcas no pueden siquiera sobrevivir si no cuentan con un experto. Pero antes de desanimarte, considera las ventajas de tener un presupuesto limitado. Por ejemplo: serás más creativo y utilizarás mejor tus recursos; ambas muy positivas para las startups. ¿Qué oportunidades estás dejando pasar?

La necesidad que empujó a Sharelle Klaus

Sharelle Klaus fundó su empresa por necesidad. Cuando lanzó su marca de bebidas carbonatadas, Dry Soda en 2005, pidió un préstamo de US$15,000 y apartó US$3,000 de su presupuesto para crear identidad de marca, una suma modesta para un lanzamiento. No obstante, encontró a un contacto de hace años que acababa de abrir una agencia de branding y buscaba a sus primeros clientes. “Tuvimos que trabajar con muy poco”, recuerda.

La agencia Turnstyle apostó por la oportunidad de convertir a Dry Soda en un cliente leal a largo plazo y desarrolló un empaque que ganó premios después –lo que ayudó tanto al cliente como a la agencia–. Una década después, Sharelle ha pagado cientos de miles de dólares a la agencia y siguen trabajando juntos. Este es dinero que invierte con gusto en marketing, pues los resultados son claros.

Volviendo al caso de Dingman, ¿cómo logró convertir su sueño en un negocio real? “Me pregunté: ¿quiénes son las personas con las que debo construir una relación? Si tuviera que escoger entre jugadores consultores o agentes, ¿con quién tengo una relación más cercana? ¿Cómo puedo lograr entrar a la industria?”, explica Chris.

El emprendedor tenía contactos lejanos con algunos atletas, así que ese fue su punto de partida. Comenzó?a presentarse con cada uno para- invitarlos a usar sus servicios si los llegaban a necesitar. “Me ponía muy nervioso al tener que hacer llamadas de ventas, eso siempre fue lo más difícil para mí”, confiesa. Después de año y medio, por fin vio resultados. En 2006 el entonces jugador de futbol americano Eric Johnson fue vendido de los 49ers de San Francisco a los Santos de Nueva Orleans. La pareja en ese momento del jugador (quien fue a la misma universidad que Chris) recordó una charla con el emprendedor, quien se puso en acción de inmediato.

Un cliente llevó a otro, y así sucesivamente. Pocos años más tarde, Chris convencía a jugadores para que lo conectaran con otros jugadores y equipos. Fue así que el negocio realmente despuntó. Ahora se encuentra en un momento crítico. Cuando una empresa crece y necesita transformarse, los fundadores deben elegir qué rol quieren desempeñar dentro de la organización.

 “No tiene nada de malo delegar responsabilidades, afirma Ann. Contrata personal para que busquen nuevos clientes o incluso una agencia de branding para mejorar tu mensaje. Ojo: un líder con visión nunca deja el marketing por completo: nunca deja de redactar publicaciones para su blog, nunca deja de hacer la primera llamada. No importa qué tan grande sea la compañía. “¿Para qué tomarte la molestia? Porque valoras las interacciones con aquellos que compran tus productos o servicios y porque quieres conocer tu oferta mejor que cualquier otra persona”, agrega Ann, de MarketingProfs.

Foto: Sharelle Klaus / Cortesía Dry Soda

Mientras su empresa continuaba creciendo, Chris asumió el rol de publicista también. Twitter era todavía algo nuevo y lo vio como una gran alternativa para llegar a las personas dentro de los medios. Una vez le mandó un mensaje directo a Darren Rovell, quien era reportero de CNBC. Era una posibilidad muy remota, pero nunca se sabe. Un año después, Rovell contestó: “llámame a mi celular”. Al poco tiempo, el emprendedor estaba en televisión hablando sobre su negocio. Probablemente los atletas no estaban viendo el programa, aunque el personal de los equipos para los que juegan sí.

“Tienes que entrar en la mente de tus clientes y descifrar qué ruta toma- rían para llegar a ti. ¿Qué ruta utilizan para validar las competencias de alguien con quien considerarían hacer negocios? Una vez que encuentras la respuesta, tienes que hacer lo que sea necesario para aparecer en su radar profesional de una manera legítima. Todo el mundo puede lograrlo, sólo?es cuestión de posicionarse, de cómo vendes”, concluye.

Te invitamos a consultar el artículo completo en la edición de septiembre de la revista Entrepreneur. Puedes encontrarla en sus versiones para iOS y para Android.