Lecciones emprendedores

20 lecciones que ha dejado el emprendimiento en mi vida

Más de dos años han pasado desde que tomé la decisión de convertirme en emprendedor. Aquí mis resultados.
20 lecciones que ha dejado el emprendimiento en mi vida
Crédito: Depositphotos.com

“Tengo una idea de negocio…” Esta frase se ha convertido en algo común de escuchar en los pasillos de las universidades, trabajos y empresas desde que el emprendimiento está de moda.

Desde que me gradué de la universidad quería hacer algo que le diera sentido a mi vida; no quería tomar un trabajo basado en el miedo (como muchos hacen), sino hacer algo por convicción. Y si bien no fue una decisión fácil, si fue la que me permitió contar la mejor historia.

Más de dos años han pasado desde que tomé la decisión de convertirme en emprendedor. Desde que emprendí mi publicación digital he aprendido grandes lecciones: algunas difíciles y otras que satisfacen, pero en general, lecciones que más allá de convertirme en un emprendedor exitoso, me han hecho una mejor persona.

A continuación te comparto 20 lecciones que me ha dejado el emprendimiento en mi vida.

1. El emprendimiento no es una carrera que se gana llegando primero, es una carrera de resistencia que se gana en el largo plazo.

2. La actitud es la mejor herramienta que puede tener un emprendedor, y la constancia su mejor complemento.

3. Todos los días vas a encontrar una razón para abandonar, tu trabajo es saber ignorarlas y mirar hacia delante.

4. Nunca será fácil vivir del emprendimiento, por eso tan pocas personas lo hacen.

Relacionado: 10 cosas que debes saber antes de renunciar a tu trabajo para seguir tus sueños

5. La pasión es necesaria para emprender. No porque sea bonito hacer lo que te gusta, sino porque es obligatoria para sobrevivir a tantas dificultades.

6. Ser rico, el dueño de tu tiempo o tu propio jefe no pueden ser tus razones para emprender, éstas serán consecuencia de vivir de tu propósito.

7. El emprendimiento no solo se trata de crear empresa, es un estilo de vida que practicas a diario preguntándote qué puedes hacer hoy para mejorar tu vida.

8. Ser emprendedor requiere que todos los días estés dispuesto a aprender algo nuevo. La universidad no es suficiente para alcanzar el éxito.

Relacionado: 4 tips de un joven de 26 años que construyó un negocio multimillonario

9. Tendrás que rodearte de personas que sean mejores que tú para enfrentar cada reto que implica crear una empresa exitosa.

10. Si quieres llegar rápido puedes trabajar por tu propia cuenta, si quieres llegar lejos tendrás que trabajar en equipo.

11. Como emprendedor no tienes que saber todas las respuestas, tienes que saber dónde buscarlas.

12. No tener dinero no es una razón válida para no emprender la vida de tus sueños. Comienza barato.

13. No esperes tener una gran idea de negocio para renunciar a tu trabajo y dedicarte a ella. Las ideas solo representan 5% del éxito del emprendedor.

14. Es posible que nadie te apoye en un principio. Algunos te tildarán de loco, de arriesgado y hasta de “equivocado”. No creas en sus miedos, ellos mismos hablarán de cómo te conocieron en un futuro.

15. No hables de tus objetivos, sueños o aspiraciones. Trabaja en silencio y deja que este hable por ti. Cuando hablas, sientes la misma satisfacción de haberlo logrado, sin realmente hacerlo.

16. Si emprender fuera fácil no habrían tantos empleados, ni tantas personas criticando a los que lo intentan.

17. Tendrás que renunciar a muchas seguridades como a tu salario, estabilidad familiar y beneficios laborales para perseguir tu sueño. Sin dudas, valdrá la pena.

18. Construye un negocio que tenga en cuenta tu estilo de vida. De nada sirve levantarte todas las mañanas a emprender en algo que no te gusta.

19. La meta no es llegar al cementerio lleno de dinero, se trata de disfrutar mientras llegamos allá. Puedes querer dinero, no hay nada de malo con eso, pero no sacrifiques tu vida por llenar tu cuenta bancaria.

20. Independientemente si emprendes una empresa o no, asegúrate que todos los días te levantes a hacer algo que te apasione, que te haga saltar de la cama, y que convierta tu días en minutos.