Vending Machines

Lo que debes saber de las vending machines para niños

Regla de oro: la cantidad de monedas que recaudes es directamente proporcional a lo llamativa que sea tu máquina.
Lo que debes saber de las vending machines para niños
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Recuerdo cuando tuve mis primeros kiddie rides (juegos mecánicos que se mueven con una moneda) que funcionaron bien.

Los compré usados a un tipo que se estaba deshaciendo de ellos y que antes de venderlos los pintó como pudo. Aunque no estaban tan feos, no eran el ejemplo perfecto de una máquina linda y con buenas terminaciones. No brillaban, no tenían muchas luces y la superficie estaba un poco áspera. 

Como ya mi negocio se estaba estabilizando y eran las únicas máquinas del centro comercial, yo pensaba que no valía la pena pintarlas y “enchularlas” nuevamente porque eso era caro y los niños pequeños, mis principales clientes, no distinguirían las mejoras. Yo decía “los niños no tienen más alternativa que subirse a mis máquinas, son las únicas que hay y no van a quedarse sin jugar porque la pintura no es tan brillante”. Gran error.  Cuando decidí mejorar su aspecto aprendí que la cantidad de monedas que recaudes es directamente proporcional a lo llamativo de tu máquina.  

Recuerda que estamos hablando de puntos de venta en donde tus principales clientes son los niños, por lo que los colores y formas de la máquina son muy importantes. Tus clientes lo notarán, a pesar de que en un principio pensé lo contrario. 
Por otra parte, considera que tu máquina compite con miles de estímulos en un mismo punto, como ofertas, carruseles, cajeros automáticos, tiendas, promotoras, etcétera. No creas que la gente verá tu máquina fácilmente, ¡ayúdales a encontrar tu propuesta!

Entre los arreglos que hice a mis máquinas destacaron el pintar con colores brillantes de excelente calidad y terminaciones, cambiar los tonos, instalar muchas luces y sonidos, además de un llamado de atención sonoro cada minuto. Entonces los niños distraídos que no habían visto mis máquinas se veían sorprendidos al escuchar el rugir de un motor que los invitaba a subirse. Todo esto obviamente fue realizado por un experto. Es increíble como aumentó la recaudación en ese momento, de hecho, ¡casi se triplicó!  

Ejemplo de máquina restaurada con nuevos criterios

Antes

Después

Quizás estarás pensando que esto es muy obvio, pero hay cosas tan claras que no se consideran, las pasamos por alto y perdemos dinero en nuestro negocio de vending machines. Entonces, motivado por esta experiencia y no importando qué tipo de máquinas para niños tengas, quiero darte tres claves a considerar a la hora de invertir: 

1. Disney es cool, pero estar preso no lo es

En Chile, mi país, un empresario importó desde China cerca de 15 máquinas de peluches con la imagen de Toy Story. Todo iba bien hasta que los aparatos llegaron a Chile y la policía los incautó por piratería. Yo sé que hay máquinas hermosas con personajes de Pixar, Disney, Warner o DC Comics, pero si no son dispositivos originales ¡no las compres!  En vez de eso consigue máquinas lindas que no tengan personajes licenciados. Si puedes conseguir los permisos, perfecto. De lo contrario, olvídate de máquinas pirateadas.  

2. Tus máquinas deben ser a prueba de bombas

Si hablamos de máquinas para niños, hablamos de máquinas a prueba de bombas. Yo he tenido muchas máquinas vending de diferentes tipos para pequeños y al principio sufría porque las manchaban, sacaban las piezas, dañaban las luces o las rayaban. Pensaba en la inconsciencia de los papás y más me enfurecía. Pero luego de una terapia entendí que los niños no iban a cuidar mis máquinas y los papás tampoco, por lo que todas mis futuras máquinas debían ser robustas, resistentes, de excelente fabricación y a prueba de todo.

3. Color y más color

Tal como te conté al principio de este artículo, si tus clientes son niños, tus máquinas deben ser muy coloridas. Yo me engañé pensando que al no tener competencia los pequeños se subirían igual. Me equivoqué. 

Piensa esto. Estás parado frente a la puerta de la panadería y hay un letrero que dice “No hay más pan”, pero tú entras sin verlo y cuando preguntas por pan, el panadero con tono molesto te dice “¿No vio el letrero afuera?” y tu respondes, “¡Pues no!” Si tú no ves letrero frente a tus ojos, ¿cómo esperas que un niño vea fácilmente una máquina que está a metros de él? Por eso encárgate de que tenga colores llamativos, sonidos, luces parpadeantes y que se vea a metros de distancia.  

El mundo de vending machines para niños es fascinante y aún tenemos mucho que descubrir, explorar y aprender de este negocio en Latinoamérica. Te invito a investigar más.

Puedes conocer más del autor y el negocio de vending machines aquí.