Mejoramiento personal

Estás causando una mala impresión (y no te das cuenta)

Sigue estos consejos para asegurarte de dar tu mejor esfuerzo y forjar una base sólida en tus relaciones.
Estás causando una mala impresión (y no te das cuenta)
Crédito: Depositphotos.com

Hay una razón por la que dicen que el camino al infierno está formado con buenas intenciones. A veces, sin darnos cuenta y a pesar de nuestros mejores deseos, podemos alejar a la gente. Le puede pasar a cualquiera, pero no tiene por qué afectarte tanto. Sigue estos tips y tus buenas intenciones evitarán que caigas en cualquier trampa social y tus relaciones tengan mejores fundamentos. 

1. Checar tu teléfono en medio de una conversación

Un reciente estudio de Deloitte reveló que los estadounidenses revisan su celular de manera colectiva ocho mil millones de veces. Eso quiere decir que, en promedio, una persona checa su Smartphone unas 46 veces al día. Y es probable que algunas de esas revisiones eran innecesarias, especialmente si estabas platicando con otra persona. Ya sea que hables con un director ejecutivo o tu mesero, la persona enfrente de ti merece toda tu atención, mucho más que una persona a la que no estás viendo. Claro que pueden darse emergencias, pero lo más probable es que la alerta que revisas pueda esperar. Si crees que algo realmente es muy importante, dirígete a un pasillo o al baño. Simple: no mandes textos cuando debes estar hablando. 

2. Interrumpir y nunca preguntar por los demás

Cuando estás tratando de impresionar a alguien, sientes el impulso de hablar de ti mismo, pero debes tratar de resistir. No quieres dominar la conversación. Y si ves que tus palabras han afectado el ritmo de la conversación, debes dar un paso atrás y preguntarte a qué se debe eso. Pon atención, reacciona a lo que otras personas dicen y dales la oportunidad de hablar. Hombres, pongan atención. Un estudio reciente de Language Log muestra que los varones son tres veces más propensos a interrumpir a otros que las mujeres. Con un poco de autocontrol podrás volverte un gran conversador con el que todo mundo querrá charlar. 

3. No ves a las personas a los ojos

Es importante mantener el contacto visual cuando conoces a alguien y hablas con él. Esto demuestra que te interesa lo que tiene que decir y estás involucrado con la persona. Sin embargo, hay que saberlo hacer en su justa medida. Una investigación de Science Daily encontró que el contacto visual puede hacer que las personas se vuelvan resistentes a la persuasión y todos sabemos lo incómodo que puede ser cuando alguien no te deja de mirar intensamente. Mirar permanentemente a los ojos puede hacer que otras personas se pongan nerviosas, así que mézclalo. Demuestra tu interés, pero voltea la mirada de vez en cuando para no parecer asesino serial. 

4. Terminar tus mensajes de texto en punto 

Raro, ¿no?  Bueno, aunque no lo creas hay algo llamado etiqueta digital y puede ser sumamente sutil. De la misma manera en la que ESCRIBIR ASÍ HACE PARECER QUE TE ESTOY GRITANDO, un punto al final de tus mensajes de texto puede cambiar todo el tono de lo que quieres decir. Tener una buena gramática siempre es apreciado, pero terminar tus mensajes con un punto implica que estás cerrando la conversación. Un análisis de la Universidad de Binghamton encontró que cuando respondes con una oración con punto al final, las otras personas tienden a parecer menos sinceras. Ten cuidado. 

5. Ten cuidado con el lenguaje corporal

Un reporte de Science Mag reveló que el lenguaje corporal, no la expresión facial, muestra más de lo que las personas están sintiendo. Fíjate en lo que tu cuerpo le está diciendo a los demás: ¿estás muy alejado? ¿tus brazos están cruzados o estás tocando de más a la otra persona? Como checar tus espejos mientras manejas, considera de vez en cuando cómo te estás manejando y cómo otros te ven. 

6. Olvidar nombres

“El nombre de una persona es para él o ella el sonido más dulce e importante en cualquier lenguaje”, escribe Dale Carnegie en su libro clásico How to Win Friends and Influence People. Olvidar el nombre de alguien puede no ser tan fatal, pero la falta de interés sí. Tomarte el tiempo para conocer a alguien, incluso con algo tan simple con la pronunciación y ortografía correcta de su nombre, es una manera rápida de ganar el interés de alguien. Construye familiaridad y camaradería porque es la manera más simple de demostrarle que estás pensando en su bien. 

7. Tratas mal a los trabajadores de un restaurante

Hay algo llamado “La regla de los meseros”. Como el autor ganador del Premio Pulitzer Dave Barry parafrasea del libro 33 Unwritten Rules of Management de William H. Swanson: “Si alguien es amable contigo pero grosero con el mesero, no son buenas personas”. Recuerda que es igual de importante cómo trates a las personas que están a tu alrededor que a las que quieres impresionar. 

8. Mostrar fotos que no incluyen a la otra persona

Por favor, a menos que tu perrito sea súper lindo, a nadie le importa.