Emprendedores del mundo

6 habilidades que te darán beneficios para toda la vida

Toma tiempo dominar estas competencias, pero invertir en ellas garantizará que tu negocio y tu persona tengan un futuro más pleno.
6 habilidades que te darán beneficios para toda la vida
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por Lauren Uppink, Execution Strategist, Africa Health Placements

El tiempo, ¿es su amigo o enemigo? ¿Corre tras él como un hámster en la rueda o lo usa para llevar una vida más equilibrada?

En vísperas del TEDWomen 2016, donde el "tiempo" es el tema central del año, entrevistamos a varios oradores del TEDxCapeTown anterior, como escritores, abogados y psicólogos, para saber qué les enseñaron las generaciones pasadas y las más jóvenes acerca del tiempo. También les consultamos cuáles de las habilidades que tienen actualmente les llevó un tiempo considerablemente largo adquirir.

Contrario a lo que se podría esperar, sus prioridades no estaban relacionadas con cómo ser más productivos durante el día sino con desacelerarse, encauzar la amabilidad y ser curiosos, cualidades que contribuyen a un enfoque más holístico del mundo.

Entonces, ¿cuáles son los principales consejos de estos especialistas para que nuestra carrera sea más significativa?

1. Dedicar tiempo al cuidado propio

En la actualidad, el éxito de nuestra carrera generalmente está relacionado con la cantidad de horas que se pueden destinar a alcanzar los objetivos. El autor Malcolm Gladwell popularizó la idea de que para convertirnos en un experto de primera clase en nuestro campo, necesitamos 10 000 horas de práctica. Pero, en la persecución de nuestros sueños, comúnmente descuidamos otras áreas de nuestras vidas.

Kgomotso Mokoena, fundadora de SpreadLuv -una ONG que ofrece orientación vocacional a jóvenes sudafricanos- sostiene que si bien la orientación práctica es maravillosa, resulta casi inútil sin guía espiritual, mental y emocional.

Ella considera que debemos prestar más atención al bienestar psicológico y emocional de otras personas y, que lejos de ser un problema “menor”, es la base de muchos desafíos modernos. Al aprender a tomar el dolor con seriedad y generar tiempo para el cuidado propio, podemos sentirnos más saludables y ser más resilientes, tanto en el trabajo como en nuestro hogar.

2. Dejar de apresurarse

Una de las mejores habilidades que podemos aprender de las generaciones pasadas es ser amables con nosotros mismos. Athambile Masola, una maestra de secundaria, explica que cuando observa a personas de mayor edad e interactúa con ellas, le viene a la mente que presionarnos en exceso para alcanzar hitos autoimpuestos es de poca ayuda.

Según la investigación de Pew, las mujeres generalmente se sienten más presionadas que los hombres y son las madres trabajadoras las más afectadas: el 40 % de ellas informa sentirse siempre con prisa.

En relación con esto, podemos elegir organizar nuestras vidas de forma que podamos demostrar cuáles son las cosas que tienen valor. Rethabile Mashale Sonibare, trabajadora social y fundadora de Thope Foundation, explica que contamos con la misma cantidad de tiempo en un día y que, por lo tanto, la manera en que decidimos usarlo “determina el nivel de éxito que tenemos en alcanzar los objetivos”. Sugiere distribuir el tiempo entre el autodesarrollo, dedicar tiempo a la familia y los amigos, y sumergirse en el trabajo que cumpla con nuestro propósito.

3. Dar nuestra opinión, expresarnos

Existe una tendencia, particularmente entre las mujeres, de creer que si uno trabaja arduamente y por bastante tiempo, será lo suficientemente reconocido y recompensado. Genna Gardini, escritora y educadora, pasó muchos años tratando de ser invisible para “producir en silencio un trabajo interesante que sorprendiera a las personas”. Sin embargo tras reflexionar, comprendió que así solo era invisible para sí misma. Es por eso que ella insiste en que: “Si necesitamos hablar, hablemos”. Tengamos la audacia y el coraje para compartir nuestro trabajo y nuestras ideas para beneficio de los demás, ya sea a través de la provocación, la crítica o el elogio.

4. Ser curioso

Los jóvenes del mundo están reconstruyendo los sistemas a los que nos hemos aferrado durante décadas. Movimientos como la Primavera Árabe, y los más recientes esfuerzos de descolonización en Sudáfrica, son liderados por generaciones más jóvenes que exigen las libertades y los derechos que les han prometido. Gardini reflexiona sobre cuánto ha aprendido de sus estudiantes. Al verlos insistir en la educación y tratar de resolver conceptos difíciles, se siente fortalecida por estos jóvenes que creen tener todo el derecho de cuestionar sistemas injustos.

La diseñadora de moda Valerie Amani, por su parte, atribuye su sentido de curiosidad a las tantas preguntas que le hacen sus sobrinas. Explica: “Cuando era adolescente, consideraba que eso era sumamente irritante porque no comprendía por qué querían saber tanto. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de la importancia de ser curioso, estar alerta y no solo hacer preguntas, sino hacer preguntas hasta obtener una respuesta real”.

5. Ser amable y justo

En un mundo donde la discriminación, la injusticia y el dolor son parte de nuestra vida cotidiana, la demanda de amabilidad es constante. Jos Dirkx, experta en comunicaciones y difusión, fundadora de Girls and Football SA, considera que encauzar la amabilidad y el poder es una de las mejores habilidades que se pueden aprender y que hay solo unos cuantos líderes que pueden hacer ambas cosas.

Al ejercer el poder con amabilidad, fomentamos el respeto y la tolerancia. La psicóloga clínica Nicky Abdinor sostiene: “Si observamos cualquier buen trabajo en nuestra comunidad, siempre está relacionado con una historia personal en la que comprendimos una necesidad, pudimos identificarnos con un problema y nos sentimos lo suficientemente fortalecidos como para creer que nuestra contribución (sin importar qué tan pequeña fuera) podía hacer una diferencia”.

6. No tratar el sufrimiento como a un enemigo

Tendemos a creer que hay una forma rápida de reparar la mayoría de las cosas, pero la artista Jennifer Lovemore-Reed, otra oradora de TEDx, cree que el sufrimiento no es el enemigo. En su opinión, estar cómodos no es la manera real de vivir y la cultura de la gratificación instantánea y el materialismo en el que es tan fácil caer, en el hogar y en el trabajo, pueden hacer que nos desmotivemos y deprimamos.

De manera similar, los errores no son algo que se deban evitar. Mokoena reflexiona sobre cómo crecemos creyendo que los adultos, y en especial nuestros padres, nunca cometen errores ni pueden hacer algo mal. Esto nos hace sentir miedo de equivocarnos nosotros mismos. Debemos tener la valentía de fracasar y para ello necesitamos dominar las habilidades de la experimentación y la exploración.