Startup de la semana

Query, los emprendedores que conectan hackers con empresas

Bernardo y Luis fundaron en 2015 una startup que ayuda a las empresas a reclutar hackers. Conoce la historia de un par de primos mexicanos que ha logrado conectar a desarrolladores e ingenieros de software con empresas tecnológicas en casi 30 países del mundo.
Query, los emprendedores que conectan hackers con empresas
Crédito: Cortesía Query

Desde que era pequeño, Bernardo soñaba con programar, romper las reglas y encontrar soluciones a problemas que para la mayoría de sus amigos resultaban complejos. Años más tarde, este deseo se convertiría en el incentivo que lo llevaría a fundar junto con su primo, Query, una startup que ayuda a las empresas tecnológicas a conectar y reclutar a hackers y programadores.

Aunque Bernardo había anhelado la idea de emprender desde temprana edad, concretar este deseo tardaría un par de años, pues sus pasos lo llevarían primero a estudiar una licenciatura en Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Los cuatro años posteriores a su egreso de la universidad, Bernardo trabajó como parte del equipo de investigación en Prudential Real Estate Investors y después, se desempeñó como gerente de riesgos financieros en Grupo Santander.

Fue hasta la primavera de 2015 cuando su primo, Luis Gabriel, lo motivó a dar el salto del sector financiero al ecosistema emprendedor.

Por principio, el par de primos pensó en emprender una escuela de programación en internet, pero detectaron que existía un problema mucho mayor y en el que vieron gran potencial.

"Probando el mercado nos dimos cuenta de que el problema no estaba en que la gente tuviera un lugar en donde estudiar o aprender a programar. El problema real estaba del otro lado: que no se estaba contratando bien al talento. Los hackers y desarrolladores no encuentran empleos acorde a su perfil, pero también las empresas tienen dificultades para contratar a esta clase de profesionistas", comenta en entrevista Bernardo Alarcón, cofundador de Query.

Una vez que los emprendedores tuvieron clara la idea del modelo de negocio, comenzaron a desarrollar la plataforma y en julio del año pasado lanzaron una versión beta privada, pero muy pronto Bernardo y Luis experimentarían el amargo sabor del fracaso.

"Nos fue de la patada", recuerda Bernardo, mientras una sonrisa se le dibuja en el rostro, pues asegura que esa experiencia les ayudó a repensar el proyecto de la startup que hoy opera con éxito.

El principal error que cometieron, confiesa el economista, fue que se querían convertir en el head hunting de hackers y programadores en México, sin contar con la experiencia que el negocio demandaba.

Aunque en la etapa inicial tuvieron éxito, ya que se registraron profesionistas y empresas provenientes de tres países (Colombia, México y Venezuela), el proceso de selección de Query era muy tardado, debido a que era manual.  

En promedio, los emprendedores demoraban un mes en entrevistar y elegir a los posibles candidatos. Una vez que les pasaban los currículums a las empresas, éstas tardaban otros 30 días en decidir si contrataban o no a los hackers y programadores.

"Fue difícil admitir que no estábamos haciendo bien las cosas. Tardábamos mucho porque no teníamos idea de cómo funcionaba este tema", comparte el también director financiero de Query.

Pero, el mayor reto vino en septiembre de 2015 cuando los emprendedores se vieron obligados a hacer una pausa en las operaciones por falta de recursos financieros.

"Tuvimos que detenernos justo dos semanas antes de que la empresa quebrara. Vimos las vulnerabilidades de cómo estábamos haciendo las cosas y tomamos la decisión. No fue fácil", reconoce Bernardo. Sin embargo, eso no detuvo a los emprendedores a levantarse.

Tras unos días de analizar las fallas que tuvieron, se sentaron a replantear el modelo de negocio y comenzaron a buscar inversionistas.

Para su fortuna, a las pocas semanas de haber suspendido la operación de la startup, encontraron a una empresa de capital privado que confió en su propuesta emprendedora.

Con el financiamiento que obtuvieron, en octubre de 2015 los primos relanzaron la plataforma.

Al ser una empresa privada, los emprendedores no pueden ofrecer el monto preciso. Sin embargo, Bernardo asegura que esa vez la suerte estuvo de su lado.

Durante el mes posterior al relanzamiento, Query contabilizó más de 600 solicitudes de programadores provenientes de nueve países de todo el mundo. Asimismo, lograron reducir el proceso de reclutamiento de 30 días a 48 horas, tiempo que en el corto plazo esperan simplificar a una selección inmediata.

¿Qué es y cómo funciona?

A diferencia de una bolsa de trabajo convencional, Query atiende las necesidades de un mercado en específico que son los programadores y desarrolladores de hardware. Un perfil que Bernardo considera complicado de ocupar por las compañías.

En promedio, 50% de empresas mexicanas de TI tiene dificultades al contratar personal calificado y el tiempo aproximado que requiere para ocupar una vacante es de entre 30 a 45 días, de acuerdo con cifras del Programa para el Desarrollo de la Industria del Software (Prosoft).

El problema se agrava en materia de costos, pues mientras en América Latina las empresas gastan 659 dólares en cada nueva contratación, el precio en México asciende hasta 10,014 dólares, revelan datos del Estudio Saratoga 2014-­2015 de la firma PwC.

Ante este panorama, el modelo de negocio de Query está enfocado en resolver tres problemáticas:

  • Solucionar el proceso de selección previo a la contratación final por parte de la empresa
  • Encontrar a los candidatos en menos de 48 horas
  • Reducir los costos de contratación

El proceso que deben seguir las empresas para buscar desarrolladores consiste en:

  1. Crear una vacante y llenar un sencillo formulario.
  2. Esperar a que Query analice sus necesidades y les recomiende candidatos.
  3. Realizar el pago de los honorarios de Query con tarjeta, efectivo o transferencia.
  4. Elegir al candidato ideal dentro de un grupo de hasta 30 profesionistas debidamente  seleccionados por Query.

“A las empresas nosotros les resolvemos el gran problema que tienen al no encontrar programadores con la experiencia necesaria. Les hacemos exámenes para que podamos encontrar a los mejores”, precisa Bernardo.

Para el caso de los hackers y programadores los pasos son:

  1. Crear un perfil en donde proporcionen toda su información personal así como los proyectos que han realizado.
  2. Comprobar habilidades para que no quede duda de que conocen y dominan el lenguaje de programación.
  3. Esperar a que Query empate su perfil con las empresas que buscan talento acorde a su perfil.
  4. Recibir la oferta del reclutador interesado.

¿Por qué nos llamó la atención?

Para Bernardo, los hackers no son aquellos que vulneran la privacidad de los usuarios en la red, sino todo lo contrario. “Nosotros buscamos hackers y programadores que desean aportar sus ideas para hacer más y mejores productos en beneficio de la sociedad.”

Asimismo, el egresado del ITAM comenta que él y su primo decidieron volcar todos sus esfuerzos en este mercado por el gran potencial que tiene en el país.

En los últimos años, México se ha consolidado como proveedor de la industria de TIC para América Latina y Norteamérica.

Cifras de la Secretaría de Economía revelan que hasta septiembre de 2015, México se ubicaba como el segundo destino de inversión en software en la región, al atraer 23% de los recursos totales.

En este sentido, el joven emprendedor destaca que Query ha sabido aprovechar este mercado, pues, desde octubre del año pasado crecen cada semana entre 5 y 9%.

Hasta la fecha, suman en su cartera a más de 100 clientes entre los que destacan Aliada; Econduce; Conekta; Petsy; Wishpond, entre otros.

Cada mes, revela Bernardo, se unen entre 300 y 500 hackers y programadores. La meta para el cierre de 2016 es llegar a 18,000 desarrolladores.

En la actualidad, Query opera en toda la República Mexicana y en casi 30 países como Estados Unidos, Canadá, España, Suecia y Rusia.

La startup, que forma parte de la red de Venture Institute, una incubadora fundada por Federico Antoni y Fernando Lelo de Larrea, se ha valido de campañas de marketing en redes sociales para lograr tener presencia entre la comunidad de hackers y programadores.

Aunque Bernardo es consciente de los riesgos que implica ser emprendedor, sobre todo en un país donde la economía atraviesa por un complejo panorama, asegura no tener miedo al fracaso, pues considera que éste es parte del camino para alcanzar el éxito.

"El fracaso es aprendizaje. Lo que hemos aprendido es que el fracaso es parte de emprender y siempre lo tienes que tener en mente; esto no significa que seas un mal emprendedor, sino que debes asumir que el 90% de tu producto va a estar mal y el reto será mejorarlo para adaptarlo a tu mercado."

¿Dónde puedes encontrarlos?

Puedes conocer más de Query o sumarte a la plataforma en:

query.la

Facebook

Twitter

Email: hola@query.la