Equipo de trabajo

Cómo elegir a tu equipo de trabajo

Un trabajo en equipo óptimo reforzará constantemente el aprendizaje individual de todos quienes conforman tu negocio.
Cómo elegir a tu equipo de trabajo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Siguiendo la misma línea de mi artículo anterior, "Haz feliz a tu equipo de trabajo", hoy quiero platicarte sobre la importancia que tiene el que elijas correctamente a las personas que conformarán tu empresa.

Ya sea que tengas a una persona encargada de llevar a cabo las entrevistas o seas tú mismo quien se encargue de realizar todo el proceso, es sumamente importante que siempre te tomes el tiempo necesario de evaluar correctamente a cada uno de los candidatos.

Olvídate de las típicas preguntas del estilo: “¿Cómo te ves en 5 o 10 años?” No, en esta época es realmente necesario que te centres en conocer más sobre cada candidato.

Adéntrate a conocer cómo es su estilo de vida, qué valora más de aquellas personas que se cruzan por su camino y, más allá de pensar que un candidato es inestable por tener diversas experiencias laborales, pregúntale por qué ha tomado dichas decisiones.

Te sorprenderías de lo que puedes aprender en cada entrevista y de lo mucho que puede aportarte alguien que se ha desenvuelto en distintos ambientes laborales.

Ahora bien, ¿qué tipo de personalidades elevarán el valor y la calidad que ofrece tu empresa?

1. Atención al detalle 

Aún cuando siempre ha sido una tarea difícil encontrar gente que realmente preste total atención a lo que está haciendo, esto no es una excusa para no encontrar a estas piezas clave que tanto valor añaden a un negocio.

¿Y qué es exactamente lo que las distingue? Primero que nada, estas personas están conscientes del peso que tiene cada error, por lo que no es necesario advertirles del cuidado que deben tener al revisar cada detalle. Para ellos, repasar más de una vez lo que están haciendo, y tomar en cuenta las especificaciones o requerimientos del cliente, es algo que forma parte de su naturaleza.

Y si bien no todos estamos hechos para ser meticulosos, si es muy importante que siempre dejes en claro la importancia y el peso que tienen los detalles y cómo esto es una cualidad que se convierte en el gran diferenciador de una persona y, por ende, de una empresa.

2. Respeto 

¿Cómo saber si la persona que vas a contratar sabe lo que es el respeto? Una vez más, este valor no es algo que debamos ni dar por sentado ni pasar por alto, ya que es un pilar fundamental en la interacción que ocurrirá día con día en tu empresa.

Por ello, deberás detectar si existe o no desde la primer entrevista de trabajo. ¿Cómo? Lo primero y más sencillo de identificar es si llega a tiempo a la entrevista, la puntualidad es la primer señal de respeto hacia el tiempo de los demás. Y, una vez que haya comenzando la entrevista, analiza si sus respuestas realmente contestan a lo que necesitas saber, esto te indicará si realmente está prestando atención y tiene interés en resolver todas tus dudas.

Asimismo, e igual de importante, identifica cómo se expresa de su anterior jefe o de sus antiguos compañeros de trabajo, y aprovecha para preguntarle cómo llegó a resolver algún malentendido o problema con ellos. Esto, te dará mucha de la información necesaria para saber si el respeto es o no clave en su desarrollo profesional.

3. Iniciativa

La diferencia entre un equipo que solo sigue reglas, o que únicamente está en espera de que se les indique en todo momento cuáles son los siguientes pasos, reside en la iniciativa de sus integrantes.

Para identificar esta cualidad, será necesario preguntarle al candidato el tipo de decisiones que ha tomado en sus previas experiencias laborales y si alguna de ellas fue de alto impacto para el cliente o el proyecto. Así como también será indispensable cuestionarle si en algún momento ha tomado la iniciativa de proponer algo distinto a lo que la mayoría sugirió.

Su respuesta, te servirá de punto de partida para conocer si es una persona que se sale, o podría salirse, de su zona de confort.

4. Abre los ojos de tu empresa

Así como una empresa está en constante evolución, tu equipo también puede verse influenciado y cambiar con el paso del tiempo. A continuación te presento algunas, de las muchas, actitudes que puedes detectar a tiempo con la finalidad de evitar que se dañe el ambiente laboral o el éxito de tu negocio.

  • Quejas habituales sin razón aparente
  • Excusas continuas para no realizar el trabajo
  • Obstinación por tener la razón sin escuchar otras opciones u opiniones
  • Deseo inflexible de llevarse siempre todo el crédito

Toma en cuenta estas recomendaciones y rodéate del mejor equipo de trabajo.