Modelo de negocio

Cómo montar un centro de impresión 3D

Las industrias automotriz, aeroespacial y médica son los principales usuarios de esta tecnología, que también comienza a ganar adeptos entre otros profesionistas y la población en general.
Cómo montar un centro de impresión 3D
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El corazón de este negocio es la impresión de objetos sólidos tridimensionales que se obtienen mediante la adición de plásticos, resinas, arcilla, cerámica, metales, vidrio y hasta chocolate a impresoras 3D que, mediante software especializado, son capaces de sintentizar modelos digitales para darles forma y volumen. A la par, muchos de estos establecimientos ofrecen servicios de escaneo y modelado, renta de equipo de cómputo e Internet, asesoría profesional en diseño 3D, venta de impresoras e insumos, así como soporte técnico.

En el caso de México, el giro avanza a paso veloz impulsado por industrias como la automotriz, aeroespacial y médica que desde hace décadas usan esta tecnología. Aunque también este dinamismo se debe a una nueva generación de early adopters que quieren explorar las ventajas que brinda la impresión tridimensional.

Si bien no se sabe con exactitud cuántos centros de impresión 3D existen en el país, es un hecho que el giro crece día con día al amparo del interés de los usuarios, del abaratamiento de los equipos y del mayor conocimiento que hay sobre el giro.

Infografía: Andrés Gras

¿Qué se puede construir?

Prácticamente cualquier objeto que salga de tu imaginación y que haya pasado por un software especializado para impresión 3D. Por ejemplo, una maqueta arquitectónica, una pieza para motor, una pierna para alguien que sufrió la amputación de ese miembro inferior, una carcasa para celular o hasta el prototipo de un avión.

Con ello es factible reproducir ciertos prototipos y objetos sin necesidad de invertir en costosa maquinaria, líneas de ensamble o mano de obra, lo que supone grandes ventajas para industrias como la automotriz, la aeroespacial y la mecánica, pero también para aquellos usuarios de tipo doméstico, académico o comercial que dan a la impresión 3D fines menos sofisticados.

Conoce a los clientes

De acuerdo con el estudio La impresión 3D: La revolución en la fabricación, realizado por A.T. Kearney, esa tecnología tiene un gran merca- do por delante y seguirá creciendo a paso veloz durante los próximos cuatro años. En concreto, la firma de consultoría en management prevé un incremento de mercado de 25% anual hasta 2020, año en que el segmento alcanzará una cifra récord de US$17,200 millones, luego de cerrar 2016 con US$7,000 millones y 2018 con US$11,000 millones.

En México los principales clientes son: la industria automotriz, aeroespacial, de producción de moldes, de dispositivos médicos y de manufactura de maquinaria. Asimismo, la impresión 3D se enfoca en ciertos giros de negocio como el joyero, el chocolatero y el odontológico, sin olvidar a artistas gráficos, escultores, arquitectos, ingenieros industriales, diseñadores, estudiantes y gente de a pie que necesitan imprimir desde un llavero o una carcasa de celular, hasta los ya famosos mini me (que son reproducciones a escala de un persona).

En general, entre los usuarios finales se encuentran los millennials, jóvenes nacidos entre 1981 y 1995?que poseen una marcada cultura tecnológica; a su vez, destacan personas entre los 40 y 50 años de edad que son los típicos early adopters, quienes buscan cómo sacarle jugo a esta innovación. En el caso de Ideaz 3D, un negocio de impresión y venta de equipos e insumos, basado en Hermosillo, Sonora, sus servicios están orientados tanto al sector aeroespacial y automotriz, como a particulares que entran a su local por curiosidad o porque quieren conocer la tecnología, explica su propietario César Rodríguez.

La mayoría de los consumidores son hombres, a razón de siete varones por cada tres mujeres, y se caracterizan por tener un poder adquisitivo alto, estudios universitarios (incluso con posgrados) y un interés por adoptar nuevas tecnologías, señala el emprendedor. Entre los servicios que más solicitan destaca la creación de modelos funcionales, artículos artísticos (como esculturas y modelos de joyería), piezas de repuesto para algunos dispositivos y otros servicios ligados a la investigación o a la educación.

¿Qué hay con la estacionalidad del mercado? Los empresarios del ramo coinciden en que aunque se trata de un concepto relativamente estable, enero, febrero y septiembre son meses en que la venta tiende a bajar. Los ingresos también sufren fluctuaciones con la variación en el precio del dólar, especialmente en los negocios que venden insumos y equipo.

Flujos de ingreso

Los ingresos en un centro de impresión 3D provienen de la venta de servicios de impresión, modelado y escaneo a particulares y empresas, de la renta de equipo y de la comercialización de impresoras e insumos. Sin embargo, hay quienes han decidido ir más lejos abriendo unidades alternas de negocio, como 3D Lab Fab&Café que además tiene una cafetería donde se venden bebidas frías y calientes, así como sándwiches, baguettes, wraps, ensaladas y postres.

En este “lab” –originario de Argentina– la cafetería funciona como ancla, pues hay quienes al ir sólo por una bebida se quedan a explorar las ventajas de la impresión 3D y, por otro lado, quienes suelen tomar algo mientras esperan la impresión de su modelo. “Nos llegan todo tipo de proyectos; trabajos escolares, piezas de diseño para diferentes industrias, piezas de joyería, prótesis dentales, chocolates y esculturas. Hemos hecho el ‘brazo’ para un perro chihuahua, el pico para un tucán y hasta una prótesis de mano para un chico y maquetas para el Gobierno de la Ciudad de México”, enlista Julieta, de 3D Lab Fab&Café.

La emprendedora explica que cada trabajo se cotiza de manera independiente y el precio final depende del material utilizado, las horas hombre invertidas en el proyecto (por ejemplo, el tiempo de un modelador) y, por supuesto, el tiempo de inyección. De esta manera, mientras la impresión de un mini me de 18 centímetros cuesta $1,600, un busto de 10 centímetros tiene un precio de $1,300. La hora de impresión en filamento está valuada en $200, aunque hay paquetes para optimizar el precio, de modo que cinco horas cuestan $900 y 10 horas $1,800.

En otros negocios el costo es por minuto, como es el caso de Ultra Print 3D, cuyo propietario Emilio Juárez cuenta con un sistema de simulación que permite estimar el tiempo de fabricación. “Cobramos a $1.60 el minuto, lo cual es un precio muy competitivo porque hay empresas que cobran entre $3 y $3.50 la misma fracción. Tenemos equipos cuya tecnología nos permite entregar excelente calidad a precios hasta 30% o 40% más baratos”, afirma este emprendedor, quien además de impresión y venta de equipo, brinda el servicio de capacitación en modelado 3D con un precio de $1,800 por curso.

César Rodríguez, por su parte, comenta que en Ideaz 3D el 70% de los ingresos proviene de la venta de equipo y el resto de la prestación de servicios. “Si divido el pastel: 30% de los equipos van a industria, 30% a instituciones como el Cinvestav, el Tec de Monterrey y la Universidad de Guadalajara, y el resto a público en general que quiere emprender un negocio o que por su profesión necesita el servicio”, añade. El margen de utilidad después de impuestos oscila entre 25 y 30%, siempre y cuando tengas una buena administración.

Qué necesitas

Un negocio de impresión 3D requier algo más que fierros y software para arrancar; requiere de un local comercial en una zona estratégica, equipamiento y una plantilla de recursos humanos altamente especializada. Si prefieres operar a puerta cerrada y sólo vía Internet, como Teddy Nanes, de Output, puedes hacerlo en un taller, pero si el objetivo es que tu espacio sea la vitrina de tu marca, necesitarás de un local de entre 60 y 75 metros cuadrados ubicado cerca de centros de innovación, espacios de coworking, centros de diseño, universidades, incubadoras y aceleradoras de empresas.

En la Ciudad de México (y área metropolitana) las colonias más cotizadas son: Roma, Condesa, Polanco, Cuauhtémoc, Santa Fe y Ciudad Satélite, aunque hay emprendedores que han demostrado el potencial de otros barrios. También hay oportunidad en Nuevo León, Jalisco, Puebla, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Baja California.

Una vez definido el local asegúrate de que tenga instalación eléctrica en buenas condiciones, suministro de energía para casos de emergencia (planta de luz), un baño, buena iluminación y ventilación (de preferencia natural) y una atmósfera que refleje los valores de tu marca. 

El precio de las impresoras depende de la tecnología, la marca y la capacidad, de modo que puedes encontrar precios que van desde US$1,500 hasta US$6,500 o más en el caso de la tecnología para filamento. Las máquinas de resina, por su parte, cuestan entre $60,000 y $70,000 pesos, y las de polvo oscilan entre $200,000 y $500,000, advierte Javier Mercado, socio fundador de 3D Market. El origen de la mayoría de las máquinas es China, Polonia y Estados Unidos.

A la par hay que invertir en insumos. La resina tiene un precio promedio de US$500 por kilo, mientras que el kilo de filamento se valúa entre $900 y $1,800. En lo referente al filamento, los emprendedores del ramo aconsejan arrancar con carretes de seis colores básicos e invertir en un stock de 30 kilos, el cual es suficiente para operar los dos o tres primeros meses. El inventario de resina y polvo depende de la demanda.

Frente a ese panorama César estima que, en promedio, un negocio pequeño requiere una inversión de $250,000 en equipo, aunque un “laboratorio” del tipo de 3D Lab Fab&Café –que cuenta con equipos para plástico, resina y polvo y además tiene una cafetería– implica una inversión de hasta US$2 millones.

Obviamente hay otros gastos, como computadoras (seis para un negocio pequeño) y software, el cual puedes comprar bajo el esquema de licencias (con un precio que va desde US$5,000 hasta US$25,000, según el fundador de Ideaz 3D), rentarlo como servicio, o bien, hacer lo que Satori 3D: recurrir a programas de uso libre.

En cuanto al mobiliario, puedes arrancar con cuatro o cinco estaciones de trabajo (mesas con sillas), y si no te convence este esquema, puedes optar por una mesa larga con 10 o 12 sillas. Procura tener una ambientación/decoración que transmita innovación y vanguardia.

Considera, además, el tema de los recursos humanos de tu negocio. De manera general, hay que contratar a un encargado (puede ser el emprendedor), dos o tres expertos en modelado (ingenieros industriales o diseñador gráfico), un encargado de ventas y una persona en administración. El servicio de contabilidad puedes darlo en outsourcing.

Recuerda que mientras te ocupas de equipar y adecuar el local debes realizar los trámites para la apertura del local. Estos se llevan a cabo en las oficinas del SAT y en la Ventanilla Única de cada Delegación Política o en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Económico de cada Municipio, según el caso.

Qué debes hacer

Para que un centro de impresión 3D funcione a la perfección es necesario un coctel de acciones estratégicas. Una de ellas, y por mucho la más importante, es que las impresoras estén a punto. Para ello se recomienda darles mantenimiento de manera periódica. “Los equipos tienen un contador en el panel de control que nos marca cuántas horas lleva de trabajo. Muchos de los mantenimientos se hacen a partir de las 500 horas”, explica Mario Martínez, de Grupo XDS.

El mantenimiento generalmente corre a cargo de las empresas proveedoras, pero dado que muchas distribuyen el equipo?a diversos puntos de la República puede ser necesario que sean los técnicos del negocio quienes hagan el servicio a partir de asesoría vía Skype o, incluso, de tutoriales en video.

Otra actividad clave tiene que ver con la cadena de suministro, pues si por alguna razón falta un insumo la producción se detiene y, con ello, la generación de ingresos. Para evitarlo se aconseja tener a una persona encargada de compras y del abastecimiento del stock. Si tu negocio es grande y además del consumidor final atiendes a la industria, puedes recurrir a un ERP.

Por otro lado, debes cuidar la logística de envíos. La solución: establece un acuerdo con alguna firma de mensajería (por lo regular tienen paquetes para Pymes) y deja claro que la cuenta de envío corre a cargo del consumidor, quien a su vez tiene la opción de elegir entre tarifas normales o exprés. También es fundamental que tu página de Internet tenga precios y servicios actualizados

e incluye el servicio de cotización on line. O bien, puedes sumar el servicio de compra en línea. Si optas por ello, utiliza algún medio de pago seguro y blinda tu sitio contra cualquier ataque. Todo esto te acotará el camino hacia tus clientes.

Recuerda que el personal de atención a clientes debe tener conocimientos técnicos y las competencias para atender a un público heterogéneo, que lo mismo puede ser un erudito en temas de innovación y tecnología, que alguien que tiene?por primera vez el acercamiento a la tecnología 3D.

Aliados a los que debes buscar

En la vida como en los negocios las alianzas pueden hacerte más fuerte, así que si tienes un centro de impresión 3D no dudes en buscar acuerdos estra- tégicos con terceros para ganar clientes, generar negocios y crecer tus ingresos.

Por ejemplo, el matrimonio Rodríguez Munguía, de Ideaz 3D, trabaja en un programa piloto en preparatorias públicas y universidades de Hermosillo, para dar en comodato impresoras 3D y otorgar al cuerpo académico capacitación sin costo. Su objetivo es despertar en los estudiantes y maestros la pasión por la impresión tridimensional, y en las autoridades escolares la necesidad de invertir en equipos con esta tecnología.

Arturo Villarreal, de Jagg 3D, sigue un modelo similar, sólo que para él esto representa el 60% de sus ingresos. Se trata de cursos in situ para alumnos de preparatoria y de algunas ingenie- rías. “Les enseñamos a armar las máquinas y al final se las quedan. También hacemos workshops. A nivel industria damos capacitación en 3D. Tenemos cursos desde $5,000 hasta $50,000”, dice el emprendedor. Por lo que si te atrae el área educativa, puedes hacer alianzas con universidades para estar presente en ferias o expos de tecnología o innovación.

Otra alternativa es acercarte a las asociaciones o cámaras industriales y ofrecerles capacitación en impresión 3D. En consecuencia, debes estar actualizado en las tecnologías más recientes. En este sentido, puedes ofertar servicios para sus agremiados, venderles equipo o dárselos en un esquema de leasing o renta.

En el ramo comercial la oportunidad está, por ejemplo, en hacerte distribuidor exclusivo de alguna marca de impresoras y/o insumos y, de esta manera, diversificar tus unidades de negocio. O crear algún acuerdo con una empresa para fabricar souvenirs, trofeos y promocionales. Esto te garantizará un flujo constante. No olvides que al ser una tecnología relativamente nueva es básico evangelizar a los posibles consumidores, de modo que todas las alianzas o actividades que realices en este renglón serán benéficas para tu negocio.

Lo que vas a invertir

A fin de lograr la estabilidad financiera del negocio, es indispensable controlar el gasto y ser meticuloso con la administración. La nómina, por ejemplo, absorbe un promedio del 25% del ingreso total, considerando sueldos que oscilan entre $8,000 y $10,000 para el personal técnico y con nivel licenciatura, y de entre $4,000 y $6,000 para administrativos.

La renta, por su parte, suele captar un 18% del ingreso, a razón de precios que van desde $500 por metro cuadrado en Polanco o Santa Fe, hasta $700 por algunos de los lugares más selectos de la Colonia Roma en la Ciudad de México (recuerda que este rubro implica un desembolso inicial de dos rentas por adelantado más un depósito). Los gastos fijos (electricidad, Internet, telefonía) ocupan el 10% del ingreso total, mientras que el resurtido de insumos se lleva el 20%.

Al margen de lo anterior, los emprendedores del giro recomiendan empezar con capital propio o de socios, amigos y familiares, incluyendo capital de trabajo para operar los primeros meses y tomando en cuenta que es posible alcanzar un punto de equilibrio (entre ingresos y egresos) más rápido de lo que imaginas.

Para optimizar el gasto busca locales que requieran mínimas adecuaciones, usa elementos reciclados para la decoración y contrata una plantilla mínima (y apóyate en personal de outsourcing). Por último, considera que este es un negocio muy mecanizado que si bien depende de las máquinas de impresión para funcionar, requiere el “ojo” de un emprendedor apasionado de la tecnología, que además cuente con habilidades empresariales para hacerlo crecer.