Lecciones negocios

Lecciones de la Fórmula 1 con Lewis Hamilton

El tres veces campeón mundial de la máxima categoría del automovilismo nos habla de la voluntad, el deseo y la actitud que lo han impulsado a alcanzar el éxito profesional y personal.
Lecciones de la Fórmula 1 con Lewis Hamilton
Crédito: Arturo Luna

Fotos: Arturo Luna 

“Nunca he pretendido dar consejos o tips”, dice Lewis Hamilton cuando se le pregunta qué recomendaciones puede dar a sus fans para alcanzar el éxito profesional y personal. Por el contrario, él considera que el autodescubrimiento es la mejor forma.

“Siempre he querido animar más a la gente a que se descubran a sí mismos, a explorar cada avenida de sus habilidades, a no quedarse sólo con algo o con lo que les digan qué hacer, sino hacer lo que sientan que es correcto y aprender de sus experiencias. Eso es lo que los puede hacer felices.”

Hamilton, a 26 puntos de su coequipero Nico Rosberg, está en la pelea por su cuarto campeonato en la Fórmula 1 y la nueva batalla será en el Autódromo Hermanos Rodríguez este fin de semana, cuando se celebre el Gran Premio de México.

¿Hay demasiada presión por salir nuevamente campeón? Lewis dice que siempre la ha habido desde que está en el mundo de las carreras y la presión más pesada viene de sí mismo.

“Hay que aprender que la presión es como un matrimonio, y tienes que hacer que funcione. Tienes que encontrar una solución final. La presión viene generalmente de mí mismo, de mi voluntad, mi deseo y mi actitud.”

El piloto de 31 años dice que no es de dar consejos, pero en entrevista con Alto Nivel, a través de sus experiencias deja algunas enseñanzas que se pueden llevar al mundo personal y al de los negocios.

Concentración, comunicación y liderazgo

Aunque lleva casi diez años en la máxima categoría del automovilismo, Lewis Hamilton representa una nueva generación de pilotos que desde los ocho años ya entrenaban en las escuelas de las grandes escuderías (McLaren en su caso y Sebastian Vettel con Red Bull) hasta ascender al equipo de Fórmula 1.

Precisamente en 2007, su año debut, estuvo a punto de coronarse campeón en Brasil, la última carrera de la temporada, pero una falla en la arrancada hizo que los demás autos lo adelantaran y todas las posibilidades se esfumaron.

Pero su revancha llegó al siguiente año y en el mismo circuito. Felipe Massa estaba en su casa y con el apoyo de su gente, cruzó la meta en primer lugar y todos en Ferrari estaban festejando el título, pero Lewis Hamilton logró alcanzar el quinto lugar en la penúltima curva para juntar los puntos suficientes y coronarse como el entonces campeón más joven de la Fórmula 1.

En aquella ocasión 15 segundos fueron la diferencia entre perder y ganar un título. Lewis Hamilton, ahora en Mercedes AMG y con dos títulos más en su palmarés, menciona que la concentración es vital durante la competencia y los entrenamientos están dirigidos para estar enfocados por largos periodos de tiempo.

“El cuerpo está bajo mucho estrés mientras estás manejando, así que el cómo te cuidas afuera tiene un impacto dentro del auto”, dice el piloto de 31 años.

Si la concentración es importante, la comunicación con el equipo es vital para alcanzar el éxito. El piloto británico reconoce, que como en cualquier otro equipo, hay altas y bajas.

“La relación entre equipo y piloto es muy importante. Nunca es perfecta, pero siempre tienes que trabajar en ello”. Pero lo mejor que se puede hacer, agrega es ser lo más abierto y fluido posible.

“A veces algo que dices o la forma en que te conduces puede crear tensión, y mucha gente no dice nada. Pero es importante la comunicación: Si he sido un idiota, dímelo. Si he sido un tonto, dímelo. Hay que ser los más directo, abierto y fluido que se pueda en una relación”, resalta el tricampeón del mundo.

Lewis no se considera un líder del equipo, sino una parte del mismo. Pero reconoce que los líderes llegan con nuevas ideas, nuevos conceptos y formas de trabajar. “Toman consejos e información de la gente, lo hacen más fácil para ti y buscan la misma meta. Nuestro líder es fantástico.”

Competencia y deporte

Cuando se le pregunta cuáles otros deportes le gustan, Lewis pide ayuda a su staff para recordar todos los que ha practicado. Un miembro de su equipo menciona el ajedrez.

“¿Está clasificado como un deporte?” Pregunta con sorpresa.

“Es competición, pero no es deporte (…) Me encanta el ajedrez, a veces juego antes de las clasificaciones o de que la carrera comience, es una gran forma de mantener la mente trabajando. Pero definitivamente no es un deporte”, afirma el piloto.

El ‘Gran Circo’ de la F1 es competitivo por naturaleza. Se recuerda la histórica rivalidad entre Ayrton Senna y Alan Prost como coequiperos, o entre el mismo Lewis Hamilton y Fernando Alonso en 2007.

Este año el campeonato está otra vez entre los pilotos de Mercedes. Nico Rosberg lídera el certamen con 331 puntos y le sigue Hamilton con 305. Después del Gran Premio de México, sólo quedan dos carreras: Brasil y Abu Dhabi.

Pero Lewis tiene claro que el trabajo en equipo está sobre la competencia individual.

“No hay una competencia real con los otros individuos del equipo, siempre tenemos el mismo objetivo que es el campeonato de constructores. Los pilotos competimos por el campeonato de pilotos. Hay un poco de competencia, pero también somos compañeros de equipo, ése es el verdadero balance para ser exitosos.”

 

El piloto y la tecnología

La Fórmula 1 nunca duerme en cuestión de tecnología y evolución, afirma Lewis.

“Cada año el auto tiene lo último en tecnología, pero llega diciembre con un nuevo chip y vuelve obsoleto lo anterior”. Aunque no por eso, recalca, disminuye el papel del piloto en las carreras.

“Fundamentalmente, soy el mismo piloto que cuando manejaba en los go karts, tal vez con más habilidades. En la Fórmula 1 debes tener lo último en tecnología, pero no es suficiente, al final del día (Ayrton) Senna era el piloto, (Juan Manuel) Fangio era el piloto”.

El binomio entre la persona y la innovación es inseparable, pero el talento humano siempre será necesario para el éxito.

 

Texto publicado originalmente para Alto Nivel