Advertorial

¿Qué es y cómo opera el modelo de Franquicias? Arréglalo: un ejemplo de franquicia exitosa

Si quieres ingresar al mundo de las franquicias y no sabes por dónde empezar, Franquicia Arréglalo te proporciona esta pequeña guía de definiciones y consejos prácticos para arrancar hoy:
¿Qué es y cómo opera el modelo de Franquicias? Arréglalo: un ejemplo de franquicia exitosa
Crédito: depositphotos.com
  • ---Shares

Para establecer un conocimiento general, es necesario revisar algunas definiciones de las partes que se ven implicadas en cualquier desarrollo de Franquicias:

 

FRANQUICIANTE

Es el dueño de la marca y quien se compromete a brindar asistencia técnica y ceder el uso de su marca a cambio de las regalías. Por ejemplo Arréglalo, entre sus tareas, regularmente se encarga de: administrar los fondos de publicidad institucional, ubicar y diseñar los locales, así como desarrollar nuevos productos y servicios.

 

FRANQUICIATARIO

Es la persona que adquiere los derechos para usar la marca y conocimientos del negocio con la intención de clonarlo y ayudar a su posicionamiento en el mercado.

 

EL MODELO DE NEGOCIOS

La franquicia surge de una relación comercial en la que el franquiciante decide utilizar este modelo con el fin de expandir el negocio que tenía originalmente. Para lograrlo, está dispuesto a permitirle a terceras personas (los franquiciatarios) utilizar la marca que distingue a los productos o servicios que su compañía ofrece. También se compromete a compartir todos los conocimientos y experiencias que ha acumulado, con el fin de que puedan operar un negocio igual al original, con las mismas probabilidades de éxito.

 

Arréglalo no es el resultado de una fórmula mágica, sino de la sinergia de varios aspectos clave: estructura empresarial, solidez financiera, productos y servicios valiosos, y organización robusta basada en recursos humanos, comunicación y procesos administrativos y técnicos.

 

Si bien la relación es comercial, también se convierte en un conjunto de relaciones interpersonales de las partes involucradas. Es natural que, conforme crezca la complejidad de la empresa, surjan problemas, malos entendidos e, incluso, un desgaste; por lo tanto, es recomendable que el franquiciante se reúna con su grupo de franquiciatarios con cierta periodicidad. En estas juntas de trabajo se fomenta la integración del sistema y se tratan abiertamente los problemas.

 

¿DÓNDE NACEN LAS FRANQUICIAS?

El otorgamiento de franquicias cobró verdadera fuerza en los años 60 en Estados Unidos, aunque su origen se remonta a 1850, cuando The IM Singer Company dio franquicias para la venta de sus máquinas de coser. Las compañías petroleras y automovilísticas argumentan que sus distribuidores trabajan por medio de franquicias desde principios del siglo XX. También por esa época, la cadena Howard Johnson's empezó a franquiciar hoteles y restaurantes en la costa atlántica de Estados Unidos. ¿Qué ofrecía la empresa? Un concepto sólido, productos de mucha calidad y de forma consistente. Hoy, es la franquicia de hoteles más grande del mundo (en número de unidades).

 

EL DIAGNÓSTICO

Convertir un negocio en franquicia requiere de la cuidadosa atención de varios aspectos que permitan replicar con éxito una operación comercial. Lo primero que se debe hacer es confirmar que tiene verdadero potencial a través de las siguientes preguntas que te servirán como "diagnóstico inicial":

 

A. ¿Tiene el producto o servicio a comercializar un amplio mercado?

B. ¿Resulta atractivo tanto en lo comercial como en lo financiero, para franquiciante y

    franquiciatario?

C. ¿Es un concepto probado y definido (no se franquician ideas)?

D. ¿Cuenta con una marca registrada o en proceso de registro?

E. ¿Es un concepto repetible y transmisible?

F. ¿Tiene el franquiciante la experiencia necesaria para transferir la tecnología y el

   conocimiento?

 

Si el resultado es positivo, el paso siguiente es comenzar a trabajar en un plan para transformar el concepto en un negocio repetible. Para ello, cada firma de consultoría especializada tiene su propia metodología para lo que se denomina el "desarrollo de la franquicia".

 

En todos los casos, este proceso exige un plan de negocios que defina las características del concepto a franquiciar. Este documento debe considerar: análisis financiero para comprobar la viabilidad del negocio, definición de un marco jurídico a la medida y desarrollo de los manuales de operación necesarios (que incluyan un sistema de comercialización y un programa de asistencia técnica).

 
 

EL ROL DEL FRANQUICIANTE

Un buen franquiciante no sólo cumple con lo que legalmente se le exige. Su misión es la búsqueda de la excelencia y de una oferta claramente diferenciada para sus franquiciatarios. Este punto define y separa, en gran medida, una buena franquicia de una mala empresa llamada franquicia.

 

Toma en cuenta que no dejan de ser franquicias los negocios que por su simpleza de operación manejan procesos de capacitación poco elaborados, no emplean manuales e incluso no cobran cuota inicial o regalías de forma convencional.

 

Las franquicias serias trabajan, a diario; como Arréglalo, en aspectos como:

- Calidad y mejoras continuas.

- Reducción de costos.

- Capacitación continúa.

- Empowerment (de su equipo y el de los clientes).

- Mantener un staff reducido.

- Orquestación de la tecnología.

- Enfoque al cliente (interno y externo).

- Competitividad organizacional y profesional.

- Vivir y hacer realidad una verdadera relación ganar-ganar.

 

No existen recetas. Cada franquicia establece su propio modelo, buscando una oferta original, sin descuidar la seguridad. Por ello, puedes confiar en Arréglalo.