Emprendedores ante Trump

Trump (además) expandirá su imperio en los negocios

Tras haber obtenido la victoria en la contienda electoral, Donald Trump tiene una nueva oportunidad para expandir su imperio a través de un canal de televisión, desarrollos inmobiliarios e incluso, posicionar su marca en el gusto de los millennials.
Trump (además) expandirá su imperio en los negocios
Crédito: Depositphotos.com

Los estadounidenses tomaron una decisión. La madrugada del 9 de noviembre de 2016 pasará a la historia no sólo como el día en que Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos. También se recordará como la fecha en que volvió a los negocios mirando hacia nuevos horizontes.

La expansión de su imperio será a través de la creación de un canal de televisión, la construcción de nuevos desarrollos inmobiliarios y la conquista de los millennials, todo esto, apoyado de un as bajo la manga: sus hijos.

Expertos consultados coinciden en que, además de ocupar la silla presidencial más influyente del mundo, Trump se encuentra en la mejor condición para fortalecer su marca.

"En este momento, la gran mayoría de la población mundial sabe quién es Donald Trump. A partir de hoy, su marca tendrá mucho más valor", asegura Larry Rubin, presidente de American Society, organización que representa a la comunidad americana en México, la más grande fuera de Estados Unidos.

Con 278 votos (primeros resultados publicados en la madrugada del 9 de noviembre), el ex presentador del reallity show The Apprentice logró vencer a Hillary Clinton, su rival en la contienda presidencial más cara en la historia de Estados Unidos.

La campaña por la presidencia fue el termómetro que le ayudó al republicano a medir el apoyo que tenía entre los ciudadanos norteamericanos, además de ganar la empatía de nuevos votantes y que, a partir de hoy, se convertirán en clientes de la marca Trump.

“Vamos a renovar el sueño estadounidense, he dedicado mi vida entera al mundo de los negocios. Cada estadounidense tendrá la oportunidad de hacer realidad su sueño.”

Esas fueron las primeras palabras que pronunció el hombre que se convertirá en el presidente número 45 de Estados Unidos.

Aunque en su discurso pidió "cerrar las heridas de la división", algo es innegable: la marca Trump es sinónimo de lujo y estatus. El presidente electo ha sabido cómo monetizar esa particularidad al hablarle al público al que va dirigido: personas blancas de altos ingresos.

Ahora, el reto será tratar de mantener este estilo de vida característico del empresario y al mismo tiempo ser un presidente incluyente para todos. 

 

El valor de la marca Trump

A pesar del incendiario discurso que Trump manejó en su campaña para alcanzar la presidencia y que derivó en el fin de las relaciones con varias empresas, la fortuna del empresario pareció no sufrir algún descalabro considerable.

El año pasado, la campaña del republicano estimó que el valor de la marca Trump estaba valuada en 10,000 millones de dólares (mdd), pero Bloomberg y Forbes coincidieron en que la cifra en realidad rondaba por los 4,000 millones. Esto fue negado por Trump, pues dijo que era difícil calcular con exactitud su fortuna, pues era "invaluable".

En julio de 2015, el empresario entregó un reporte financiero de aproximadamente de 104 páginas a la Comisión Federal Electoral (CFE) en donde registró más de 500 sociedades y propiedades.

De acuerdo con el informe, sus principales fuentes de ingresos se distribuyen de la siguiente manera:

  • 336 millones por campos de golf y resorts
  • 109 millones en venta y alquiler de condominios
  • 49 millones por la venta de su participación en Miss Universo
  • 13 millones por alimentos y bebidas
  • 9 millones por cobro de licencias de la marca Trump

Te contamos cómo moverá sus fichas el republicano para expandir su imperio en los negocios, mientras intenta gobernar una nación.

 

Los caminos para expandir su imperio

El presidente de Trump Organization declaró durante su campaña que si se convertía en presidente dejaría el manejo de sus negocios. En caso de que esto fuera cierto, el republicano ya cuenta con una carta bajo la manga para asegurar la preservación y continuidad de su imperio: sus hijos.

Con base en las declaraciones durante su campaña y en opiniones de expertos, el presidente electo tiene al menos tres caminos para expandir su imperio.

1. Trump TV

Desde hace un par de meses comenzaron a circular rumores que sugerían que el aspirante a la presidencia analizaba el lanzamiento de un canal de televisión bajo el nombre Trump TV.

El portal Wired reseñó que el contenido de los programas que se transmitirían estarían enfocados en las presentaciones de Trump y en comentarios sobre los eventos que encabezara.

Previo al tercer, y último, debate presidencial que se realizó el 19 de octubre, el equipo del republicano transmitió en vivo diversos contenidos en la página oficial de Facebook del candidato, un experimento que alcanzó a más de nueve millones de personas, lo que hizo que muchos se cuestionaran si esto era un piloto de Trump TV.

Para Enrique Ortega, CEO del buró de comunicación estratégica e imagen pública, Lata de ideas, esta medida tiene como finalidad posicionar mucho más su imagen ante sus seguidores y enaltecer su ego.  

"Trump se dio cuenta que en este nicho puede hacer muchas más cosas. El problema está en que, al igual que lo hizo durante su campaña, ahora podrá decir cualquier mentira y las personas lo van a creer. Es delicado abrirle esta ventana mediática", admite el consultor en imagen.

 

2. Bienes raíces: la joya de la corona

Hablar de las bienes raíces de Trump es vasto, pero también poderoso. Tan sólo de enero de 2015 a mayo de 2016, los ingresos en su segmento inmobiliario aumentaron en 19 mdd, de acuerdo con su reporte financiero.

Iliana Rodríguez Santibañez, directora del departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey, opina que Trump deberá ser muy cuidadoso de no mezclar intereses políticos con sus negocios, aunque admite que esto será una tarea complicada, ya que el candidato toda su vida se dedicó a sus empresas.  

"Él no viene de la política, es un empresario que ha logrado posicionar una imagen antes que un pensamiento. Su campaña le ayudó a apuntalar su presencia mediática y a vender el discurso que intenta mostrar en sus bienes raíces sobre el sueño americano", detalla la catedrática. 

Si hacemos un breve recuento, podemos encontrar que dentro de la larga lista de países donde Trump tiene presencia o ya contempla la construcción de algún complejo fuera de Estados Unidos se encuentran Corea del Sur, Filipinas, India, Turquía, Escocia, entre otros. 

América Latina no es la excepción. Hace más de cinco años el empresario comenzó a construir en Panamá, después se extendió a Brasil con lujosas torres y hoteles, y posteriormente entró a Argentina, Uruguay y ya ha puesto la mira en un par de países más.

A finales de octubre, Hui-Yong Yu y James Nash de Bloomberg informaron que Trump planeaba el lanzamiento de una nueva marca que llevaría el nombre de Scion, una cadena que, de acuerdo a Yu y Nash, estaría enfocada en clientes más jóvenes. 

Quizá los nuevos desarrollos bajo esta marca no tendrán en su fachada la emblemática placa del apellido Trump, pero lo cierto es que el sello Trump estará presente de otras maneras. 

3. Cautivar a los millennials

Probablemente el nombre más conocido de los herederos de Trump es Ivanka. Sus apariciones públicas y su incursión en el mundo de la moda y los negocios la han posicionado ante la opinión pública como una mujer poderosa y conocedora de los negocios.

Pero, la estirpe del presidente electo la complementan Donald Jr., actual vicepresidente de la Organización Trump, Eric, Tiffany y Barron de 10 años.

Todos, excepto Donald Jr., pertenecen a la generación millennial y se han caracterizado por manejar, a diferencia de su padre, un discurso más empático hacia las minorías.

Al respecto, Alejandro Llantada, asociado de The Persuasion Institute, adelanta que si los herederos de la dinastía Trump asumen el poder total de la marca mientras Donald gobierna Estados Unidos, es muy probable que rompan con el paradigma y empiecen a mirar hacia otros consumidores como los millennials, pues las marcas deben evolucionar y cambiar para sobrevivir.

 "Sus herederos están más suavizados hacia cuestiones de responsabilidad social y tienen una actitud menos prepotente. Es posible que en el mediano y largo plazos veamos una marca Trump muy diferente a la actual. Sus hijos son millennials y eso les facilitará el acceso al codiciado mercado de los nacidos entre 1981 y 1997."

De la televisión a la presidencia

Trump era el producto televisivo perfecto. Lo que comenzó como una broma en redes sociales en 2015 y que parecía que en dos o tres meses nadie lo recordaría, hoy se volvió realidad

Al millonario le llevó poco más de 10 meses quitar de la contienda electoral a otros 16 candidatos para convertirse en el aspirante del Partido Republicano. 

La victoria de Trump representa el regreso de los republicanos a la oficina oval, pero también la llegada al poder de un hombre que tiene la mayor cantidad de empresas en Estados Unidos que se han declarado en quiebra en los últimos 20 años.

Larry Rubin, quien reconoció días antes de la elección que no votaría por el candidato, avecina un panorama complejo no sólo para los estadounidenses, también para México, pero no por el contrario para la marca Trump. 

"Donald Trump será amado u odiado, pero esta victoria política le da el poder para afianzar lo que mejor sabe hacer: negocios."