Emprender

Cómo dejar tu trabajo para emprender

Te decimos cómo y cuando arrancar tu idea de negocio sin afectar tus finanzas personales.
Cómo dejar tu trabajo para emprender
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En el salvaje mundo de las startups —donde 9 de cada 10 fallan— el timing correcto lo es todo y decisiones como la de si renunciar a tu trabajo para crear tu propia empresa o trabajar en tu idea sólo en tus horas libres influyen en tu éxito.

Dejar tu trabajo por la aventura de tener tu propio negocio suena arriesgado, emocionante y brinda la sensación de libertad. Te permite dedicarte exclusivamente a definir tu idea, conseguir los contactos correctos y demás, pero esa libertad se pierde cuando te enfrentas a una cuenta bancaria en ceros o a un monto de inversión insuficiente.

¿Dejar o no tu trabajo?

En realidad, dejar un trabajo estable para emprender es una opción solo si tienes financiamiento de terceros o si ahorraste lo suficiente para sobrevivir en lo que tu negocio despega. De esta manera no comprometes tu vida financiera al éxito de tu idea, ni permites que tus finanzas personales afecten el desempeño de tu negocio.

Crear un negocio desde cero y hacerlo exitoso es muy demandante. Puedes compararlo con tener un bebé: necesitarás mucho tiempo de cuidados y atención para que crezca sano y fuerte. Aquellos fundadores de startups que son fondeados por instituciones de gobierno o aceleradoras tienen apoyo en el tema financiero. Es como si tuvieran a alguien que los guiara sobre qué hacer con un bebé y/o lo mantienen. Aunque deben preocuparse por lograr el éxito de su idea, este no estará amenazado por las fechas de pago de préstamos o créditos.

Aquellos que deciden emprender desde cero y sin ingreso fijo, tendrán que enfrentarse a cubrir los costos relacionados con el negocio. Todo, desde su bolsillo. Así que no solo deben preocuparse por pagar sus gastos de vida, sino que también se encargarán de aquellos necesarios para el pequeño. Por eso, si no cuentan con un financiamiento de terceros que los respalde, seguir en su trabajo de tiempo completo es una sabia decisión… aunque esto implique dedicarle menos horas al día a su idea.  

La mayor preocupación respecto a dejar tu trabajo antes de tiempo para crear tu empresa, recae en el tema financiero. ¿De qué vivirás durante el tiempo que tu negocio tarde en ser exitoso? ¿Qué harás para financiar los costos de tu empresa? Esta decisión apresurada podría orillarte a adquirir créditos a tasas y plazos inconvenientes. Con ellos no solo estarías comprometiendo tus ingresos futuros si no prácticamente empeñando casi todo fruto de tu startup. ¿Seguro que quieres eso?

¿Cuándo dejarlo?

Entonces… ¿cuándo es el momento para que deje mi trabajo diario para dedicarme exclusivamente a mi nueva empresa? Simple, cuando tu negocio produzca el dinero suficiente para cubrir los gastos operativos y un poco extra de ganancia.

Como en todos los negocios, las startups pueden pasar por meses buenos y malos. Por eso es importante tener la liquidez necesaria para hacerle frente a los costos fijos de aquellos períodos en los que no llegó la abundancia. Así que tampoco abandones tu trabajo, con el primer mes bueno que haya tenido tu empresa.

Tener tu trabajo fijo mientras inviertes tus horas libres a tu idea, contribuye a tener un presente estable financieramente, al mismo tiempo que aumentas tus posibilidades de mejora para el futuro.

Entendemos que trabajar en tu startup puede ser muy emocionante y te hará sentir “libre”, pero si tu libertad sabe más a preocupación por cómo pagar las cuentas, entonces definitivamente tomaste una decisión apresurada.