Trabajar en equipo

Haz home office y no pierdas a tu equipo en el intento

Te decimos lo que necesitas para disminuir el nivel de distracción y aumentar el de motivación en tu equipo desde cualquier parte.
Haz home office y no pierdas a tu equipo en el intento
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Trabajar desde casa, hacerlo en remoto o desde cualquier parte del mundo es algo que se ha instaurado en muchas empresas ya que son muchas las ventajas al hacerlo.

El ahorro de costes es una de ella, ya que la empresa no gasta dinero extra en infraestructuras innecesarias y logra un mayor crecimiento a un precio menor. También aumenta la productividad del trabajador: disminuye el nivel de distracción, aumenta el de motivación y en consecuencia la concentración para llevar a cabo la tarea solicitada es mayor.

Expandirse con personas que trabajen a distancia también es sencillo y a su vez, las empresas consiguen mejorar el medio ambiente ya que desaparecen los desplazamientos a la oficina, dejando a un lado los vehículos. Las empresas, con el dinero que se ahorran, pueden implementar nuevas herramientas informáticas que faciliten el teletrabajo.

Además, personas con discapacidad tienen más accesible una salida laboral si pueden realizar las tareas desde su vivienda. Y no sólo eso, un horario más flexible y poder conciliar la vida familiar son puntos que gustan a quienes trabajan en remoto, que suprimen el ambiente laboral en pos de una mayor libertad a la hora de ejecutar su trabajo.

Cómo trabajar bien en equipo y desde casa

Sin embargo, y ya sea en un trabajo en remoto o presencial, las claves para poder trabajar bien en equipo parten de la premisa de sustituir el “yo” por el “nosotros”.

En este sentido, Richard Branson, creador de Virgin, es el mejor ejemplo, pues en sus artículos y comunicados siempre habla de “nosotros” para referirse a su monumental empresa. Si tu labor es la de liderar un equipo, éste tiene que sentirse identificado contigo, debes transmitirle confianza, corregir a través de feedback positivo y tenerlo motivado ante todo.

1. Marca objetivos comunes. Es esencial crear metas realizables tanto a corto como a largo plazo. Es algo que propiciará que el grupo esté siempre en alerta y entusiasmado.

2. Asigna roles. No todo el mundo sirve para hacer lo mismo, así que la base de un buen equipo pasa por saber identificar las labores de cada uno. A la larga, tener un empleado que sabe cuál es su trabajo ayuda a evitar conflictos.

3. Comunica ante todo. Si es a través de teletrabajo, debe hacerse por vía email, por charlas por Skype o hasta por videoconferencias.

Si es en una oficina o en el lugar de trabajo, es imprescindible que todos sepan hacia qué dirección se ha de remar y esto se consigue a través de las múltiples vías de comunicación que existen. El hecho de que todos los miembros del equipo se lleven bien es clave para el buen funcionamiento de la empresa.

4. Solucionar conflictos. Y hacerlo de una manera que satisfaga a todos los implicados a través de la negociación. Es imposible que en una empresa no los haya y es conveniente evitarlos al máximo siguiendo los puntos anteriores. Pero llegado el caso, se trata de llegar a un acuerdo convincente para todas las partes.

Dirigir un equipo de trabajo no es tarea sencilla, pero menos lo es tener que lidiar con problemas que, siguiendo unas pautas lógicas y nada descabelladas, pueden evitarse en la mayoría de los casos.

Con la llegada de las nuevas tecnologías y sobre todo, de internet, se han abierto en los últimos tiempos un sinfín de puertas que permiten a cualquier persona ser dueño de su tiempo y de su trabajo gracias al trabajo en línea. Cada vez son más las personas que se animan a abandonar su empleo físico y emprender una aventura en la nube.

De hecho, gracias a la crisis, mucha gente que fue despedida encontró en internet una maravillosa forma de lograr un sueldo a final de mes.

Trabajos como el de consultor SEO, el de diseñador web, el de community manager o cualquier otro que se realice de manera freelance son cada vez más habituales, ya que el futuro de muchas marcas reconocidas pasa por lo que se mueve en la red.

Si es tu caso, es interesante que conozcas algunas de las herramientas y aplicaciones para trabajar online que te servirán para aumentar la productividad y, en consecuencia, evitar distracciones y disponer de mayor tiempo. Aquí mis recomendaciones.

Google Docs. Permite compartir cualquier documento, ya sea de texto, hoja de cálculo o presentación. Se puede trabajar con el documento en tiempo real y es ideal si tienes que trabajar con un cliente, ya que puedes invitarlo para que vea cómo avanza el proyecto y pueda aportar sus recomendaciones.

Dropbox. Archiconocida herramienta que funciona a las mil maravillas y que permite subir todos tus archivos a la nube de tal manera que a través de tu cuenta puedas acceder a ellos desde tu ordenador, tablet o smartphone.

Puedes disponer de una carpeta en tu PC y colocar en ella los ficheros hasta un límite de 5 Gb (los gratuitos), aunque siempre puedes aumentar el plan. Otra ventaja es que se puede compartir con otras personas las carpetas o subcarpetas creadas y así no tener que hacer uso del correo electrónico.

Skype. Si necesitas tener contacto directo con un cliente, no hay mejor herramienta que esta, que gracias a su chat, por vía telefónica o a través de videoconferencia informar en todo momento del estado del pedido.

Podio. Muy práctica para gestionar proyectos en los que debes asignar labores en concreto y muy necesaria si al día manejas muchas tareas. Se trata de una app colaborativa cuyas funciones permiten organizarse de manera efectiva y permiten diferentes espacios de trabajo. Se integra además con los servicios de Google, todo un punto a su favor.

Evernote. Una aplicación simple pero funcional que a primera vista puede ser un bloc de notas tiene como principal misión que no te olvides de nada. Puedes crear en ella notas de texto, de voz, audios o imágenes y sincronizarlas con tus dispositivos, organizándolas en carpetas o subcarpetas y enviarlas por mail o a través de las redes sociales. Ideal para no dejarse nada en el tintero.