Motivación

Las 7 cosas que pueden matar tu motivación

No hacer ejercicio, no quererte y ser desordenado son las fórmulas perfectas para acabar con tu entusiasmo.
Las 7 cosas que pueden matar tu motivación
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Quisiera empezar con una pregunta que me llamó la atención de una película: ¿qué necesitas para conquistar tus sueños? ¿Por cuánto tiempo has dejado de perseguirlos?

Una de las principales causas por la que no alcanzamos nuestras metas, es la motivación y para esto es importante dejar de seguir unos sencillos pasos para no dejar que pase a mejor vida.

Antes de comenzar debemos clarificar lo que queremos y hacia donde vamos dirigirnos. En artículos anteriores hemos hablado sobre las metas que hay que seguir para alcanzarlos, por eso ahora sólo hablaremos de lo que nos puede ayudar para claudicar en el intento.

1. Nunca te rías

Está comprobado que el simple hecho de esbozar una sonrisa pones en funcionamiento los 17 músculos cercanos a la comisura de los labios y alrededor de los ojos, esto repercute favorablemente en nuestra digestión ya que al reír contraemos los músculos abdominales, por último se dice que también nos ayuda a reducir los niveles de colesterol puesto que la risa equivale a realizar ejercicio aeróbico.

Por otro lado según investigaciones relaciones a nuestro sistema límbico, el cual está en nuestro cerebro, está asociado a nuestras emociones. Así que como puedes ver esto puede mantener viva nuestra motivación a seguir.

2. Sé desordenado

¿Cuántas veces has llegado a casa cansado y has sentido la necesidad de salir corriendo en cuanto abres la puerta? ¿En cuantas ocasiones has sentido pesadez, aburrimiento y falta de concentración  en la oficina?

Observa tu alrededor y date cuenta cuáles son las cosas que te suman en tu trabajo y cuáles son las que te restan. Tener un lugar sin orden y limpieza sólo te traerá distractores que harán que no optimices tu tiempo. Comienza a sacudir la polilla y dale espacio a tu comodidad y confort, esto te traerá múltiples beneficios.

3. No hay premios para ti

Cada que llegues a un objetivo primario haz una lista de las cosas que quisieras tener y que por una u otra cosa no has obtenido, y cuando me refiero a esto no quiero que pienses en llevar a tu familia a comer, sacar a tus hijos a la playa, llevar a bailar a tu novia o simplemente irte de reventón con tus amigos.

Si haces lo anterior a quien estás premiando es a las personas que están a tu alrededor, y ojo, esto no es malo pero no es lo que quiero decirte, al referirme a premiarte es a darte un pequeño incentivo a “TI”. 

Algo que realmente deseas y que has postergado, tal vez irte a un spa a darte una buena sesión de relajación, comprarte ese reloj que tantas ganas tienes, adquirir el videojuego que solo a ti te gusta, pero que no has comprado porque no es prioritario. 

En fin prémiate y disfrútalo eso hará que mantengas viva la motivación por tu próximo objetivo, ahora imagínate si esto lo haces con pequeños triunfos que pasara cuando llegues a tu meta principal.  

4. ¿Ejercitárte? Para qué

Mucho se ha dicho sobre las ventajas de hacer ejercicio, que es bueno para el corazón, para la tensión arterial, oxigenación y muchas cosas más, pero lo que realmente importa en este apartado son los resultados que obtienes al hacerlo, y por mencionar solo algunos puntos, te puedo decir que los resultados que obtienes al hacerlo aumentará en ti la autoestima.

La práctica diaria de algún ejercicio hará que sustituyas malos hábitos por buenos, obteniendo distractores para evitar malos pensamientos que lleguen a boicotear tus objetivos.

De esta manera tendrás la oportunidad de mejorar tu vida social, así que ¿tú que esperas para ponerte en movimiento?

5. Ódiate

En ocasiones podemos confundir la autoestima con orgullo. En este sentido te puedo decir que para mí la definición que más me ha gustado es la de establecer un dialogo interior positivo que haga que te aceptes tal como eres. 

Esto no depende de nadie más si no de lo que hagas para sentirte pleno y en armonía con el mundo que te rodea. Para lograr este equilibrio tienes que explotar al máximo tus vivencias positivas y maximizarlas.

Nunca es tarde para perseguir tus sueños, piensa por un momento que precio aceptaste por dejarlas y que necesitas para volver al camino que te haga pleno, realizado y feliz.

6. Sé negativo

Como dice la Dra. Ana Ma. Bastida, el pensar es gratis, no cuesta dinero y lo podemos hacer todos. Por lo anterior te digo que evites los pensamientos negativos y a las personas conflictivas que solo harán que pases un mal rato.

Céntrate en lo que puede pasar si haces lo contrario. Tu mundo se puede volver sombrío y deprimente, pero no quiero ser dramático, simplemente has las cosas pensando en lo que pasaría si no lo hicieras, recuerda que la vida no es como el club de los optimistas, ésta tiene sus dificultades y se puede volver más complicada si la vemos negativamente.

Algo para tomar en cuenta es que la salud es el resultado de un pequeña formula que se da al mantener un equilibrio entre tu mente y cuerpo. Entra en sintonía con tus objetivos y reprograma tu chip para llegar al éxito.

7. No busques alianzas

Se dice que el camino en solitario es duro, pero cuando lo haces en compañía se hace más llevadero. Encuentra a personas afines a ti que te motiven a alcanzar tus metas y aléjate de aquellas que se convierten en una piedra en tu zapato.

Por otro lado las alianzas no sólo son con personas, pueden ser actividades que comprueben tus avances. Para este efecto lo mejor que puedes hacer es registrar todos tus avances siendo lo más explícito posible. Utiliza gráficos, dibujos, imágenes, lo que quieras que al verlos te de tanto gusto por seguir, eso se llama motivación visual.

Así que ahora que lo sabes, pega por todos lados a esos aliados que te motivaran en todo momento.

Esperto te sean de utilidad estos consejos para deshacerte de todas las cosas que se interponen entre tu meta y tú. Saca tu mejor disfraz y ahuyéntalos lo más lejos posible. Aprovecha estas fechas y vuelve a disfrazarte de lo que siempre quisiste ser y por cuestiones de la vida no lo hiciste. 

Recuerda que nadie te juzgará por lo que no saben. No extiendas ese poder a los demás, es solo tuyo y solo tú sabes qué hacer con él.