Pasión

Señales que demuestran que no tienes lo necesario para seguir tu pasión

Una vez que decidas eliminar estos factores que te detienen, no sólo podrás conseguir tus sueños, también podrás ganarte la vida con ellos.
Señales que demuestran que no tienes lo necesario para seguir tu pasión
Crédito: Depositphotos.com

Personalmente creo que no todo el mundo tiene lo necesario para hacer lo que le apasiona. Si bien es una idea que nos han vendido en repetidas ocasiones, creo profundamente que no todo el mundo tiene lo necesario.

Y no lo tienen porque creen que es un cuento de rosas, cuando la evidencia demuestra que es todo lo contrario. Así que si tienes la 'ilusa' idea de que hacer lo que te apasiona se trata de levantarte todos los días en la playa, a las 10 de la mañana a mirar el horizonte, lamento decirte que no lo es.

A continuación tienes 5 razones por las cuales no estás preparado, pero tranquilo, una vez que pases por encima de ellas no solo podrás hacerlo, sino que podrás vivir de ello.

1. Porque el dinero es más importante que el tiempo

Hacer lo que te apasiona se trata de valorar el activo más importante que tienes: tu tiempo. Se trata de encontrar la mejor manera de invertirlo. Eso implica trabajar más duro, hacer lo que los otros no están dispuestos, y en muchas ocasiones, un pago que es inferior a lo que esperabas.

El promedio prefieres sacrificar tu tiempo haciendo algo sin sentido por el simple intercambio de unos cuantos dólares. Un truque que, a largo plazo, te hará sumamente infeliz.

2. Porque postergas tus sueños

Hacer lo que te apasiona significa renunciar a la idea de que todo ocurrirá en el futuro. Es dejar de pensar que “algún día” lo harás; cuando ganes más dinero, cuando vivas mejor, cuando tengas menos deudas, cuando te retires, o en cualquier momento futuro que se ha convertido en una excusa perfecta para no hacer lo que sueñas.

La mayoría no tiene lo necesario para hacer lo que los apasiona porque prefieren postergar sus sueños. Es algo mucho más seguro que salir a emprenderlos hoy mismo. Y si bien lo único cierto que tenemos es el hoy, ni esto sirve para que hagan algo al respecto.

3. Porque sólo se trata de crear empresa

Hacer lo que te apasiona no significa que debas crear empresa. Hacer lo que te apasiona se refiere a llevar un estilo de vida acorde con tus principios.

Tú puedes emprender desde tu puesto de trabajo, desde tu empresa, desde tu universidad, o desde el lugar donde te encuentres.

Emprender no solo significa montar tu negocio. Emprender es hacer lo que esté en tus manos para cerrar esa brecha entre tu vida soñada y lo que haces a diario. Es tomar un trabajo que se acomode con tu estilo de vida, es, por ejemplo, renunciar a un salario de un trabajo cuya labor no te hace mejor persona.

4. Porque es algo romántico

La mayoría de personas piensa que cuando hablamos de hacer algo que nos apasiona nos referimos a algo romántico, donde el dinero no importa y las responsabilidades pasan a un segundo plano luego de cumplir con aquello que nos hace feliz.

Si lo piensas así, quienes hacen lo que les apasiona serían un montón de “ilusos” que viven ajenos a la realidad.

Hay hobbies que 'podrían' estar diseñados para ser pasatiempos, y el solo hecho de pensar que puedas generar ingresos a partir de ellos, es algo que se sale de la normalidad de la mayoría.

Sin embargo es posible lograrlo, pero tendrás que trabajar duro, ser responsable, ahorrar, invertir tu dinero y construir algo mucho más grande que tú mismo.

5. Porque la opinión de los demás es demasiado importante

Si eres de los que toma decisiones con base en la opinión de los demás jamás tendrás el coraje de hacer algo que te apasiona. Y no lo harás, porque la mayoría ve de mala manera el hecho de que ganes dinero haciendo algo que te guste.

Piensan que la vida debe ser difícil, que debes trabajar en un trabajo que detestes y que solo pueden existir pequeños momentos de disfrute en tu jornada laboral. Una visión antigua de cómo debería ser la vida.

Sin embargo, llegará el momento en que la opinión de los demás te tendrá sin cuidado; y en ese instante dejarás ese trabajo que mantenías por las apariencias, tendrás el coraje de preguntarte qué impacto quieres dejar en la tierra y qué debes hacer para lograrlo.

Si sigues preguntándote si tienes lo necesario para hacer algo que te apasione, define qué te gusta hacer, qué necesita la gente y en qué eres bueno. En esta intersección encontrarás la forma de impactar el mundo.

Recuerda que el éxito en la vida no solo se calcula por la cantidad de ceros que tiene tu cuenta, también se trata de la vida que hay dentro de tus días. La definición de éxito es tuya, y una vez la definas encontrarás lo que tienes que hacer para cumplirla. Eso es hacer algo que te apasiona.