Ecosistema emprendedor

4 lecciones de Fidel Castro para hacer la revolución en tu empresa

Amado u odiado, este personaje político nos deja algunas lecciones que debemos estudiar para tener nuestra "propia revolución".
4 lecciones de Fidel Castro para hacer la revolución en tu empresa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Millones lo odian. Bastaría pararse en Miami y abordar a un transeúnte cubano, o a un profesor en la universidad donde a mis coetáneos dieron clases varios habaneros, y preguntarle: “¿Qué opinas de Fidel?” Nos percataríamos ipso facto del rencor hacia este personaje “recién” muerto.

"Y aunque el agarre del régimen Castrista no se aflojara de un día para otro, el deceso de un líder que supervisó el aniquilamiento de aquellos con puntos de vistas opuestos al suyo, el encarcelamiento de inocentes, la separación de familias, la censura de la libertad de expresión, el esparcimiento de terrorismo sancionado por su gobierno y la destrucción económica de un país exitoso que prosperaba, solo puede llevar a cambios positivos para el pueblo cubano y el mundo", publicó Gloria Estefan en su cuenta de Instagram.

 

 

Although the death of a human being  is rarely cause for celebration, it is the symbolic death of the destructive ideologies that he espoused that, I believe, is filling the Cuban exile community with renewed hope and a relief that has been long in coming. And although the grip of Castro's regime will not loosen overnight, the demise of a leader that oversaw the annihilation of those with an opposing view, the indiscriminate jailing of innocents, the separation of families, the censure of his people's freedom to speak, state sanctioned terrorism and the economic destruction of a once thriving & successful country, can only lead to positive change for the Cuban people and our world. May freedom continue to ring in the United States, my beautiful adopted country, and may the hope for freedom be inspired  and renewed in the heart of every Cuban in my homeland and throughout the world. ???? Aunque la muerte de un ser humano es raramente causa para celebrar, es la muerte simbólica de las ideologías destructivas que el patrocinó que, en mi opinión, están llenando al exilio Cubano de esperanza renovada y un alivio que ha tardado mucho en llegar. Y aunque el agarre del régimen Castrista no se aflojara de un día para otro, el deceso de un líder que supervisó el aniquilamiento de aquellos con puntos de vistas opuestos al suyo, el encarcelamiento de inocentes, la separación de familias, la censura de la libertad de expresión, el esparcimiento de terrorismo sancionado por su gobierno y la destrucción económica de un país exitoso que prosperaba, solo puede llevar a cambios positivos para el pueblo Cubano y el mundo. Que la libertad siga viva en los Estados Unidos, mi bello país adoptivo, y que la esperanza para la libertad crezca y se renueve en los corazones de cada Cubano en mi tierra natal y a través del mundo.????

Una foto publicada por Gloria Estefan (@gloriaestefan) el 26 de Nov de 2016 a la(s) 9:48 PST


 

Millones lo aman. Bastaría pararse y preguntar al azar en alguna facultad con tendencia a la izquierda, o invocar a alguna personalidad (muerta) como Nelson Mandela, Jean Paul Sartre, Julio Cortázar o Gabriel García Márquez: ¿Qué opinas de Castro? Nos daríamos cuenta de la exaltación hacia este personaje.

"Lo he oído en sus escasas horas de añoranza a la vida, evocar las cosas que hubiera podido hacer de otro modo para ganarle más tiempo a la vida. Al verlo muy abrumado por el peso de tantos destinos ajenos, le pregunté qué era lo que más quisiera hacer en este mundo, y me contestó de inmediato: pararme en una esquina", Gabriel García Márquez

"No cualquiera elimina el analfabetismo en un año. No cualquiera baja la mortalidad infantil de 42% a 4%. No cualquiera forma más de 130 mil médicos, garantizando 1 médico por cada 130 personas, con el mayor índice de médicos per cápita del mundo.  No cualquiera crea la mayor Facultad de Medicina del Mundo, graduando 1500 médicos extranjeros por año, con 25.000 médicos graduados de 84 naciones. No cualquiera envía más de 30 mil médicos a colaborar en más de 68 países del mundo sumando cerca de 600.000 misiones. No cualquiera logra (NCL) ser la única nación latinoamericana sin desnutrición infantil. (NCL) ser el único país latinoamericano sin problema de drogas. (NCL) 100% de escolarización. (NCL) circular en su país sin ver un solo niño durmiendo en la calle. (NCL) ser el único país del mundo que cumple la sostenibilidad ecológica. (NCL) que su población tenga 79 años de esperanza de vida al nacer. No cualquiera sobrevive a 50 años de bloqueo y guerra económica. No cualquiera llega a los 90 años, con tanto protagonismo en la historia mundial", Armando Malacón, profesor de la UAS

Millones no sienten nada. Bastaría preguntarle a tu pareja millennial o al ejecutivo que te vendió un seguro en el banco: “¿Qué opinas de Fidel Castro?” Omitirá algún sonido o comentario con un fuerte contenido connotativo significando desapego.  

Me vale madre. Mujer joven anónima

Muchos se alegrarán de su fallecimiento, otros tantos se expresarán con adoración y otros con apatía. Nadie niega el daño que hizo a muchos con su dura política, nadie niega que es la única persona que logró levantar un auténtico muro a la doctrina Monroe: “América para los americanos”. Nadie niega nada.

Sin caer en idolatrías o aborrecimientos, ¿tenemos algo que aprenderle a este héroe-villano barbón?

Habiendo tantas situaciones y circunstancias que revisar en todas las décadas en las que Fidel Castro estuvo presente: desde finales de los 50 como un joven revoltoso, hasta nuestros días como una momia viviente… un Cid Campeador ganando sus últimas batallas ya muerto, nos es útil y más viable concentrarnos meramente en su gran estrategia de 1959 a 1968.

Para continuar este brevísimo análisis, distinguir brevemente entre gran estrategia, estrategia y táctica, no sólo reconfortará nuestro espíritu epistemofílico (de amor al conocimiento), sino que nos servirá para poder repensar lo que podemos hacer en nuestro propio medio (país, empresa, familia). Los entenderemos no por su definición sino por su resultados:

La táctica gana la batalla de hoy, la estrategia gana la guerra y la gran estrategia gana la paz de mañana. Todas se tratan de planes para ganar una posición competitiva en diferentes tiempos y espacios.

Esta vez nos limitaremos a la gran estrategia de Fidel Castro con ayuda del análisis del Nicholas V. Boline del Virginia Military Institute y del Brigadier General Brower. Se trata del "conjunto coherente de los propósitos e ideas acerca de lo que una nación pretende lograr en el mundo, y cómo se debe proceder para hacerlo" al estilo Fidel Castro, después será prestamente aterrizado en algo que nos sea útil:

1.

La naciente república tendría que liberarse de la tradicional relación hegemónica con los Estados Unidos (EEUU). Castro dio cuenta de que, con el fin de llevar a cabo su lucha revolucionaria, tendría que asegurar que las necesidades básicas de seguridad de Cuba se cumplieran, una desalentadora tarea, teniendo en cuenta su proximidad a los EE.UU.

Errores de ejecución: Introvertir la hegemonía al volver a un país codependiente de un sólo personaje.

Aciertos de ejecución: Lograr independencia cultural, económica y política de EEUU.

Aterrizado en tu día a día: ¿EEUU tiene supremacía cultural y económica sobre tu país? ¿Un cliente tiene poder sobre tu empresa al ser el principal por mucho? ¿Tienes una sola fuente de ingresos (empleo)? ¿Dependes fuertemente en algo de tus padres? Entonces tienes problemas de hegemonía que resolver.

 

2.

Algo a la que dedicaría una gran parte de su tiempo y energía: el mantenimiento de la revolución en el país. La construcción de base política doméstica y la creación de una plataforma estable desde la cual lograr sus objetivos de política exterior era importante si iba a hacer de Cuba un actor importante en el escenario mundial.

Errores de ejecución: Silenciar y reprimir la diversidad de opiniones.

Aciertos de ejecución: Capacidad de adaptación a circunstancias desfavorables, educación generalizada, e inteligente uso de la propaganda.

Aterrizado en tu día a día: ¿Tu país tiene una situación política, económica y de seguridad inestable? ¿La organización de tu empresa no permite innovar y retar el statu quo a favor de los intereses de la comunidad a la que pertenecen? ¿No estás dispuesto a enfrentarte a lo que la mayoría piensa como “éxito” para lograr auto-realizarte? ¿Prefieres la comodidad externa a costa de soportar la incomodidad interna? Entonces necesitas consolidar una revolución.

 

3.

Un gran objetivo era gestionar las relaciones exteriores de Cuba de una manera tal que se logran dos sub-objetivos relacionados entre sí: protegerse contra futuras agresiones por parte de Estados Unidos y, al hacerlo, evitar depender por lo que en gran medida de otro gran patrocinador poderosos (URSS o China) que habría cambiado un “hegemón” por otro. Es decir, Castro trató de evitar entrar en otra relación hegemónica con una potencia extranjera que le obligaría a actuar en su propio interés por encima de los intereses de Cuba, para lograr una auténtica independencia.

Errores de ejecución: Nunca librarse por completo de la dependencia hacia URSS, arriesgar al mundo con una guerra nuclear, subestimar la intención de China y nunca lograr que Cuba fuera fuerte económicamente.

Aciertos de ejecución: Coquetear con ambas fuerzas socialistas equilibrando poderes, y evitar una invasión de los EEUU por las próximas décadas.

Aterrizado en tu día a día: ¿Tu país sabe cómo jugar un papel de “mujer bonita” ambicionada por dos o más grandes potencias sin tener que “entregar el equipo”? ¿La empresa en la que estás, depende de sólo un proveedor, un par de clientes, o un único distribuidor, sin entenderlo como un riesgo? ¿Subyugas tus intereses personales a los de alguien más, pero tienes opción a otra situación de igual grado de sometimiento? ¿Dejaste las drogas por el alcohol, o el alcohol por el tabaco, o el tabaco por la comida? Entonces tienes problemas de auténtica independencia.

4.

El cuarto y último gran objetivo estratégico de la revolución fue la exportación de la Revolución al resto del mundo, particularmente a América Latina y África. Si la revolución podría ser exportado al resto del Tercer Mundo, como consecuencia directa de la acción de Castro, él ganaría credibilidad como polo independiente en el emergente MCI (Movimiento Comunista Internacional) multipolar.

Errores de ejecución: Falta de congruencia. Falta de visión para una sucesión democrática. Miedo en convertir la revolución en política. Fallo en lograr prender la chispa revolucionaria (con entrenamiento, consejeros y material de guerra) en Argentina, Brasil, Guatemala, Haiti, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Aciertos de ejecución: Ejemplo consolidado de fortaleza ante gigante imperialista por medios revolucionarios. Logros en Angola, Algeria, Bolivia, Palestina, Venezuela y Vietnam.

Aterrizado en tu día a día: ¿Tu país tiene una posición competitiva enfocada no solo en tangibles (petróleo y materia prima) sino en intangibles (propiedad intelectual, servicios, patentes, ideología, marcas, tecnología, especialidad) que pueda exportar para revolucionar en algo al mundo? ¿La empresa en la que trabajas se puede replicar y sería interesante para otros tomarla como modelo o franquicia? ¿Expresas ideas poderosas con acciones que sirvan a otros (hijos, hermanos, amigos, colegas, empleados, vecinos) para mejorar su vida? ¿Te interesa ser un generador de cambio auténtico en tu comunidad? Entonces estas exportando tu revolución al resto del mundo.

En la inmensidad del tiempo y las generaciones, la gran estrategia se convierte meramente en la táctica de una nación; y una guerra revolucionaria de décadas, en apenas una batalla.  El concepto “victoria Pírrica” nos viene a la mente cuando Pyrrus luchó contra los romanos, y con cada batalla que ganaba, más perdía la guerra. Será difícil juzgar si lo que hizo Castro fue pírrico o no lo fue, si fue más villano que héroe, o más bueno que malo. Encontremos mejor alguna utilidad en ideas tanto de héroes como de villanos, como si fuéramos alquimistas-existencialistas: “Los que robaron mi casa me sorprendieron y les funcionó, ¿cómo puedo prevenirme de que esto vuelva a pasar? Además, es difícil reconocerlo, pero… constaté que la sorpresa es poderosa. ¿Puedo sorprender a mi novia con un abrazo? ¿Y a un cliente con un nuevo servicio?”

Que la gran estrategia que sigas en tu revolución, siempre sea para bien, incluyendo siempre a los demás sin obligarlos, convenciendo de ser necesario con poesía, pero no a golpes; sin aferrarte a la silla del control, sin comerte el reloj del relevo “por proteger”; no creer que tu divinidad se basa en corregir el mundo, sino en amarlo.

De lo único que estoy seguro es que “Big Mama” Fidel debió aprender un poco de inglés para escuchar la canción “Mother” de Pink Floyd… le hubiera hecho entender los efectos de la sobreprotección bien intencionada.  La “salud” de un joven (país)…. ¿a cambio de qué?

Aquí el video: