Hide this Looking for English Content? Click here

El invento que puede salvar a millones de mexicanos de la muerte

En México, cada año fallecen cerca de cuatro millones de personas por cocinar con leña. La Estufita, un invento creado por Carlos Glatt, es una cocina portátil que utiliza un combustible líquido similar al gas natural.
  • ---Shares

En ocasiones, la solución a los problemas más complejos de la humanidad se encuentra en aspectos muy sencillos, de lógica simple. Carlos Glatt encontró en La Estufita, la respuesta a un problema muy poco atendido por las organizaciones encargadas de brindar mejoras globales para la salud: la intoxicación por cocinar con leña.

Lo anterior parecería una problemática menor, sin embargo la perspectiva es más grave de lo que parece. El contexto es alarmante: cada año fallecen cerca de cuatro millones de personas por cocinar con leña. Tan sólo en México, 19 millones de personas usan la madera de árbol para consumir sus alimentos, lo que equivale al consumo de cinco toneladas de leña por familia cada año.

Carlos Glatt viene del mundo del diseño, con una maestría en innovación, Glatt concursó diseñando un producto de acero inoxidable en 2012. Un producto decorativo que se llamaba Fogata Urbana, para el centro de la mesa, como él nos cuenta, “para que se viera padre y tuviera unas flamas. Ahí descubro la tecnología. Gano el concurso y lo tenía que producir. Cuando lo intento, el quemador se tronaba de todos los materiales que usaba, se hacía feo o se despintaba. Me pregunté por qué subía tan rápido y generaba las flamas azules. Cuando veo con ingeniería, me doy cuenta que sube de 20 grados a 320 de forma muy rápida”.

Al mismo tiempo, Carlos Glatt se encuentra la respuesta.

“Conocí una fundación humanitaria que se llama Cadena, y en ese momento me encuentro con una chica que le duelen los pulmones, se siente mal, de catorce años, con EPOC. Había encontrado el problema y la solución casi de forma simultánea. En los mismos meses.”

Reciente ganadora del Elevator Pitch de Axa Seguros, La Estufita es la solución más simple para cocinar en el mundo.

Desde hace siete años arrancó el Global Alliance for Clean Cookstoves, que inició Hillary Clinton para acabar con el problema generando un cambio de creación de fuego más limpio, proyecto en donde se encuentra La Estufita de Carlos. De las 300 estufas que hay en el mundo, 299 son ahorradoras de leña.

La falsa impresión del emprendimiento social como una moda, se esfuma cuando descubrimos la claridad de miras del ganador indiscutible del Elevator Pitch:

“Yo pienso que los cambios deben ser radicales. Este problema que tenemos es como tener Ferraris tirados por caballos, una cosa que se ve muy bonita pero no sirve de nada. Nuestra estufa, en tienda, vale 279 pesos aproximadamente, el combustible vale 30 pesos para una semana de cocina. Se trata de una estrategia muy profunda para crear un producto que cambie la historia."

“Nosotros somos una b-corp, que cambian al mundo generando negocio. Hoy en día el negocio va por delante para cambiar la vida de la gente, el nuestro es al revés, no es la estufa sino el combustible. Un insumo que con 120 pesos una familia pueda cocinar un mes entero, a cambio de 80 pesos de leña para cocinar cuatro días”.

Cocinar en cualquier lugar de la forma más sencilla posible, ese es el norte principal de La Estufita. Glatt nos comenta cómo funciona:

“El combustible está basado en el gas natural, con aditivos y colorantes pero en forma líquida. Y el estado es importante, ya que llevar gas a diferentes comunidades requiere presión, tubos, regulador. Llevar nuestro combustible es como una botella de mezcal, que tiene 46% de alcohol, lo demás es agua. El combustible de nosotros tiene el doble de alcohol.

“Aquí el reto es cómo hacer que la gente decida ir a la tienda por su botella y lo prefiera sobre comprar leña. Aquí cocinas a 320 grados, lo mismo que con tu estufa y eso la vuelve muy eficiente.

“Han habido varios intentos de estufas ahorradoras, que tardan 2 semanas en instalarlas y hacerlas funcionar”.

¿Cómo es que un producto tan innovador atiende algo tan sencillo como la buena alimentación? Glatt dice con un poco de humor que su producto es tan innovador, “que se atrasó a su tiempo”. Y precisa: “Este producto pudo haber existido hace años. Pero lo estamos traduciendo de forma más contemporánea y tecnológica. Estamos creando una app, los canales de distribución hay sofisticación. En el funcionamiento, la estufa es una cosa que me encontré casi ‘por accidente’”.

Cuando generas una tecnología nueva, no sabes a dónde te va a llevar, nos dice Carlos Glatt, quien sabe que en el mundo las cosas se complicaron tanto, que los innovadores y los disruptores comenzaron a pensar en cambiar las realidades.

El equipo que comanda Glatt lo dirigen seis personas, con una planta, ingenieros y demás personalidad de control de calidad. Muchos procesos son colaborativos, gente que apoya en diversas áreas de producción, con cadenas de distribución, etc.

Para Carlos, el haber ganado el Elevator Pitch fue simbólico y sintomático de que va por buen camino, ya que “es una competencia justa que es poderosa, democratizada y que no es nada pequeña en su asistencia”.

Carlos Glatt no ha dudado un segundo de su estufita, y cree que los proyectos mexicanos que quieren innovar y no lo logran, fracasan por tres motivos principales:

  • No confían en su proyecto.
  • Están basados en otro proyecto.
  • Que no pensamos en grande.

Para conocer más de La Estufita puedes visitar: http://glattstove.com/

Texto publicado originalmente para Temas de Negocio.