Hide this Looking for English Content? Click here

El emprendedor que encontró inspiración en el miedo

Para Pablo González Cid, CEO de Café Punta del Cielo, las mejores lecciones se ocultan tras los errores, el fracaso y las malas decisiones.
El emprendedor que encontró inspiración en el miedo
Crédito: Luz Montero / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

En un periodo de 10 años, en México se abrió una cafetería especializada cada tres días. En este universo de 2,391 puntos de venta, la empresa mexicana Café Puntal del Cielo ocupa el segundo lugar en participación de mercado con el 12.9%.

Hoy, la marca fundada por Pablo González Cid tiene todo para competir con poderosas firmas internacionales; pero para llegar a este punto fue necesario, como líder de la compañía, pasar de emprendedor a empresario. Y aunque la historia detrás de este caso de éxito, como el café, tiene un dejo de amargura, el sabor del triunfo lo vale.

El empresario ¿nace o se forja con el tiempo?

Es la evolución natural de los emprendedores. Si ya tienes un negocio propio, tu evolución se dará de manera orgánica. Sin embargo, hay que tener siempre presente que es un proceso rudo, hasta doloroso, que hay que saber soportar. Eso sí, saca de tu cabeza la idea de que es un golpe de suerte.

Para llegar a liderar la segunda marca de cafeterías más grande de México, a mí me costó más de 20 años de mi vida, más de 16 horas de trabajo diarias y hasta perder grandes momentos con la familia y los amigos.

En este proceso de evolución, ¿qué es lo más doloroso?

Soportar la presión interna y externa. Cuando eres dueño de una empresa hay gente que depende de tu toma de decisiones y, muchas veces, éstas quedan condicionadas por factores externos que no dependen de ti. ¿Qué hacer frente a esta situación? Prepararte, capacitarte y observar lo que hace tu competencia. No hay descanso.

A nivel personal, la presión es brutal porque te vuelves tu peor juez. Cuesta mucho aceptar que te equivocaste o que no tienes certezas, y eso te puede llevar a la derrota o a la renuncia. En este punto, hay que mantener la cabeza fría, ser justo con uno mismo y arriesgar aunque el miedo amenace con paralizarte.

¿Y el error más común?

No hacer nada. Cuando tengo la oportunidad de coachear o simplemente platicar con emprendedores, es muy común que estén esperando las condiciones idóneas para arrancar. Mi respuesta: ¡olvídalo! Eso nunca va a pasar. Mucho menos en una economía en crecimiento como la mexicana.

Si esperas a que todas las condiciones estén a favor de tu emprendimiento, mejor busca un empleo y ve a la segura. Pero si en verdad eres y tienes una personalidad emprendedora, sabrás buscar la ola que te lanzará al mercado que quieres conquistar sin importar las crisis o la volatilidad monetaria.

En el paso de emprendedor a empresario, ¿de dónde vienen las mayores lecciones?

Del fracaso. Como emprendedores debemos arrancar de nuestro mindset la idea de que el fracaso es lo peor que nos puede suceder. Recuerdo la respuesta que dio un empresario exitoso ante la pregunta ¿Cómo lograste llegar al punto en el que todas tus decisiones son correctas?: “Tomando malas decisiones”. Es precisamente de los errores, del fracaso, de las malas decisiones de donde provienen las gran- des lecciones de vida y de negocios. El reto, sin duda, radica en comprender en dónde estuvo la falla, ser indulgentes con nosotros mismos y trazar un plan que nos impida caer una y otra vez.

Ya diste el paso de emprendedor a empresario. En este nivel, ¿qué puede acabar con tu carrera?

La soberbia es la vía más rápida para aniquilar una empresa. He visto a grandes empresarios perderlo todo no por una mala decisión sino porque creyeron que tenían el camino asegurado. Por eso, siempre advierto que la soberbia es un riesgo constante para cualquier organización. Mi consejo es permanecer en un estado de humildad y tener en cuenta que somos vulnerables. Hay que recordar que de todos podemos aprender, que no poseemos la verdad absoluta y que debemos estar alerta para detectar el peligro y las oportunidades de negocio.

¿Dónde puede encontrar inspiración el empresario?

En el miedo (ríe). ¡De verdad! Cuando me preguntan por libros de negocios recomiendo Sólo los paranoides sobreviven, de Andy Grove, cofundador de Intel. Imagina que llegó el momento en que se produce un cambio masivo y todo el trabajo hecho para alcanzar el éxito deja de importar. Aquí hay dos caminos: o la empresa se va al diablo o conviertes el problema en un área de oportunidad para crecer y ser mejor.

El miedo te hace estar alerta. Si te confías, caerás irremediablemente en una zona de peligro muy gran- de porque cuando ocurra algo que ponga en jaque a tu negocio no sabrás ni de dónde vino el golpe. Por eso, no le tengas miedo al miedo y mejor hazlo tu principal fuente de inspiración.

¿Cómo te gustaría ser recordado?

Como la máxima autoridad de café en México. Y no sólo por cuánto sé del negocio, sino porque a partir de Café Punta del Cielo fui apoyo para que los productores posicionaran la cosecha mexicana como una de las mejores a nivel mundial; porque como líder de la marca inspiré a jóvenes emprendedores; y porque, junto con mi equipo de trabajo, innové la manera de hacer negocios. 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.