Hide this Looking for English Content? Click here

7 relaciones clave que debes cuidar antes de emprender

Es en este fin de año, mi estimado emprendedor, en el que te enfrentas a la decisión más grande de tu vida y tienes dos opciones: lanzarte "como el Borras" o avanzar "por las piedritas".
7 relaciones clave que debes cuidar antes de emprender
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Porque no sólo de buenos deseos vive un emprendedor, el sueño de lanzar una startup debe ser un proceso de “aventarse”, sí, pero también debe incluir planeación para evitar que tu visión se convierta en una pesadilla.

Con el cierre del año vienen incontables balances de lo que fueron los 365 días que quedan detrás. Seguramente los balances comienzan por la siguiente frase: “Qué año más pesado”. Continua con: “Cada año se pasa más rápido” y no falta quien, en el fondo pregunta: “¿Ya depositaron el aguinaldo?”.

Tendemos a poner medidas a los balances y entre ellas están, nuestros ingresos, pero también el sabor de boca que nos deja el año que se fue. Tan común son las sensaciones de cansancio físico y mental, se suman las emociones que nos llenan de ímpetu, nos inflamos de ideas e ideales y entonces el resultado del balance es: “Voy a poner un negocio (para seguir una vida independiente y dejar el mundo Godín)”. Es en este momento, mi estimado emprendedor, que te enfrentas a la decisión más grande de tu vida y tienes dos opciones: lanzarte “como el Borras” o avanzar “por las piedritas”.

Ahora sí, voy a compartir contigo las relaciones que considero más importantes, a partir de aprendizajes obtenidos en aventuras pasadas y de trabajar actualmente en una buen startup que está en la víspera de su sexto cumpleaños y creciendo a todo vapor:

1. Tu pareja

Habla de tus planes con el, o ella. ¡Platiquen! Nunca des la sorpresa pues tus finanzas están íntimamente ligadas a las de tu familia. Seguir el camino del emprendedor es necesario para ti, para tu familia y para México. Es la vía más segura de crecimiento económico.

2. El Buró de Crédito

Como decía mi abuela: “No es lo mismo andar tocando, que andar en la tocadera” así que no te lances así de rápido. Esto sólo consumirá tu energía, tus recursos y tus ahorros, si es que los tienes. Ten siempre una buena relación con tus créditos y con el Buró, que te da una calificación por el buen o mal manejo que les des. Una buena calificación significa incrementar tus posibilidades de financiamiento para lo que tu negocio necesite.

3. Tu contador

“Negocio que no crece no es negocio”. Esto lo escuché el año pasado y no puede tener más razón. Debes de visualizar un horizonte de crecimiento. Esto significa hacer la tarea, investigar el mercado, planear las finanzas y construir, como hacen los chinos, para tus nietos. Muchos imaginan que una SA de CV es suficiente o quizás ya hayas pensado en darte de alta como persona física con actividad empresarial. Sin embargo el régimen fiscal es diferente y puede ser que para tu negocio te convenga una SAPI, SOFOM o una AC. Esto no sólo beneficiará tu operación sino que será determinante para el crecimiento futuro de tu negocio.

4. Tu creatividad

Tus prioridades durante el primer año son: vender, garantizar la calidad y tu equipo de colaboradores. Tu negocio nace de tu creatividad y ésta debe ser trabajada todos los días. Necesitas continuar con tu educación, actualizarte en los temas y conocimientos y habilidades de tu industria. Es común que los emprendedores pretendan invertir en todo menos en su creatividad y preparación.

5. El IMPI

Registrar toda tu propiedad intelectual e industrial es prácticamente comprar un seguro para tus marcas, ideas y tus creaciones. Estas constituyen el principal activo de tu negocio y como tal tienen valor en tus estados financieros. Contabilizarlas incrementa el valor del capital sobre el cual los bancos calculan el riesgo de los créditos que vas a pedir. Entiende esto: una marca y un logo preciosos que no venden, no valen nada; una página de internet no es un negocio (es un medio), así como un “LIKE” no es una venta (es un simple “LIKE”).

6. EL SAT y El IMSS 

Como mexicanos tenemos que entender que es posible tener un negocio que crece aún cumpliendo con nuestras obligaciones. Por otro lado si no cumples, o “compras facturas”, puedes terminar hasta en la cárcel. Ponte un sueldo y no consumas tus utilidades. De otra forma crearás un negocio que no crece por estar pagando tu estilo de vida. Si tu negocio no paga ni tu sueldo (y el de tus empleados), algo estás haciendo mal. Y si empezaste sin ahorros que, cuando menos, te garanticen un año de sustento, lo puedes pasar fatal.

7. Tu aseguradora

Hazte un favor y contrata seguros. Pese a no haber una amplia cultura de los seguros en México, una enfermedad, un incendio en casa, un robo a tu inventario puede significar la vida o la muerte de tu negocio y un desfalco familiar.

Te vas a encontrar con un camino en el que descubrirás nuevas facetas tuyas. Cambiarás tu forma de ver a tus jefes, a tus colaboradores, tus finanzas y a tu país. Felicidades, emprendedor, porque así tu proyecto sea una película, un videojuego, un nuevo método para cultivar aguacates o una escuela comenzarás un camino lleno de sorpresas y regalos. De ti depende hacértela fácil porque además, es la decisión más importante de tu vida.