My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

4 deseos para nuestros emprendedores

El equipo de Entrepreneur desea un próspero 2017 a todos los lectores
4 deseos para nuestros emprendedores
Crédito: Depositphotos

Que nadie les diga que no pueden

El mundo está lleno de personas que no han cumplido sus sueños, no permitan que ellos les digan que no se puede, que es difícil, que se queden inmóviles cuando tienen que moverse. Ojalá nadie nunca les diga que lo que quieren es imposible y si una persona se acerca a gritarles al oído que no pueden o que son débiles, aléjense, corran como quien huye de un oso hambriento en medio de un bosque embrujado, hay que alejarlos, no permitir que su afirmación sin fundamento los aplaste. A cambio, inspírense en los grandes, en los atrevidos, en los locos… no tengan miedo a la locura, háganse su cómplice.

Que aprendan la lección

Sin errores no hay lección. Deseo que tengan muchos errores y que aprendan muchas lecciones y se muevan hacia el camino que buscan recorrer, sólo así es posible, en este mundo de los que emprenden, de los que inician, de los que arriesgan: no hay atajos ni caminos trazados. Recuerden que las mejores cosas nacen de los errores.

Que les apasione lo que hacen

Tienes que hacer lo que amas, no hay otra forma para sentirse bien y en armonía. No importa lo que hagas, tu voz interior es más fuerte que cualquier reconocimiento, cualquier cantidad de dinero o cualquier amistad. Deseo que encuentres aquello que te apasione y que lo descubras pronto para desarrollarlo a su máximo potencial. Además, deseo que no dejes de hacer lo que te gusta, por nada del mundo. A menos, que encuentres una nueva y refrescante pasión.

Que cambien el mundo

Los emprendedores del mundo son los que cambiarán el mundo, sin temor a equivocarme. Son los solucionadores, los valientes, los que modifican las reglas. Deseo que los entrepreneurs tengan el coraje de hacer de un proyecto algo más grande, que trascienda fronteras, clases sociales y disciplinas, que nadie los detenga y que no tengan miedo a la palabra sí:  

“Siempre he sido devoto de la palabra ‘sí’, sí a la vida, sí a crear lo que creo de mí y de mis circunstancias, sí a reinventar más que a redescubrir sobre mí mismo, sí a arriesgar, sí al compromiso, sí a los milagros y a las realidades, sí a los sucesos que sorprenden y transforman, sí al 'sí’. La palabra 'sí’, me parece exquisita, abierta, sorpresiva, generosa, viva, comprometedora”, diría el buen Andrés Roemer.