My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Noticias > Finanzas

Así pegará en tu bolsillo el alza al precio de la gasolina

No sólo el transporte se verá afectado, sino también los precios de la canasta básica e incluso de ropa y calzado
Así pegará en tu bolsillo el alza al precio de la gasolina
Crédito: Depositphotos

El panorama no luce bien para la economía de los mexicanos el siguiente año,luego de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) diera a conocer los precios máximos de las gasolinas para 2017, lo cual impactará en los precios de otros productos y servicios.

El precio promedio de la gasolina Magna será de 15.99 pesos por litro, de la Premium 17.79 pesos por litro y de 17.05 pesos para el litro de diésel.

“Estos precios máximos representan incrementos para las gasolinas Magna, Premium y el diésel de 14.2 por ciento, 20.1 por ciento y 16.5 por ciento respectivamente, con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016″, menciona la dependencia.

Sin embargo, este aumento no sólo afectará a automovilistas y al transporte en general, sino que generará un efecto generalizado en los precios de productos y servicios de la canasta básica, según indican especialistas y miembros de la iniciativa privada.

Lee: Aumento a los precios de la gasolina será 'insoportable' para las Mipymes

Los combustibles son insumos básicos para la industria nacional, dice la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), por lo que podría detonar un incremento en los costos industriales y comerciales, que a su vez impactarán los niveles inflacionarios del país.

“Los impuestos que se aplican a combustibles representan casi un 40 por ciento del precio final, por lo que es necesario que las autoridades hacendarias y las del sector energético, conjuntamente con los organismos empresariales, se den a la tarea de revisar este tema con profundidad”, menciona el organismo empresarial.

Al ser las gasolinas insumos principales, explica en entrevista Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) del ITAM, el primer aumento será a los alimentos de la canasta básica (frutas, verduras y carne), con un estimado al alza de entre 5 y 20 por ciento en enero de 2017.

La inflación anual en enero de 2017 pudiera quedar en 4.4%, señala Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Casa de Bolsa Finamex, quien destaca que será un  “nivel muy superior a la meta de precios de Banco de México de 3% +/- 1%, y ya no regresará a la banda en lo que resta del año”.

La inflación de la primera quincena estaría en 0.99% respecto a la segunda quincena de diciembre, siendo la inflación quincenal más alta desde la primera quincena de enero de 1999, agrega el experto de Finamex.

“El tema más importante es ver cómo se va a manejar este efecto, el costo que se va a tener que pagar por abrir el mercado de las gasolinas a la libre competencia es un golpe inflacionario que se va a resentir desde enero hasta el final de año”, advierte Sánchez Tello.

‘Efecto Dominó’ en precios

La presión para los productores ha ido en aumento en 2016 y el alza a los combustibles generará un impacto mayor. De acuerdo con el INEGI, en noviembre el Índice Nacional de Precios al Productor se disparó a 7.87 por ciento y colocó a la inflación anual en 3.31 por ciento.

El primer impacto se verá en los precios de los alimentos de la canasta básica y, posteriormente, afectará los precios de ropa y calzado, para luego generar aumentos en el transporte público, explica Ada Irma Cruz, presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope-CDMX), en entrevista.

“El primer efecto será en los alimentos, porque se transportan diario desde diversos estados y se requiere gasolina. En la medida en que la cadena productiva vaya absorbiendo el impacto, veremos este efecto paulatino de aumento de precios”, comenta.

El transporte público y privado concesionado, como taxis, microbuses y hasta el metrobús, también se verían afectados. Sánchez Tello destaca que los transportistas podrían pedir un aumento similar en las tarifas, mientras que las tarifas aéreas también podrían aumentar por alza en la turbosina.

Tipo de cambio, una presión adicional

Adicionalmente, el tipo de cambio generaría un efecto adicional al alza, si la moneda mexicana sigue perdiendo terreno contra el dólar y llega a cotizar arriba de los 21 pesos por billete verde.

“En caso de que se siga depreciando la moneda, la gasolina también se va a incrementar debido a que importamos la mayor parte de las gasolinas a Estados Unidos”, destaca el economista del ITAM.

El reto para la política monetaria en 2017 es mayúsculo, ya que el incremento de precios de las gasolinas (tanto el directo al consumidor como los indirectos por ser un insumo en los costos de transporte de mercancías y pasajeros) se adiciona al impacto de la depreciación del tipo de cambio que se ha tardado en reflejar en la inflación al consumidor, pero ya se había reflejado en la inflación al productor, puntualiza Aboumrad de Finamex.

Aunque falta esperar cómo el mercado absorbe estos aumentos de precios, los dos especialistas consultados refieren que la inflación podría situarse por arriba del 4 por ciento a tasa anual, lo que golpearía el bolsillo de los mexicanos, al tratarse de productos y servicios de consumo básico.