Hide this Looking for English Content? Click here

Te deseo estos (no tan) 'clichés' para 2017

Qué difícil es escribir sobre los deseos de Año Nuevo sin caer en lo común. Creo que lo 'medio' logré.
Te deseo estos (no tan) 'clichés' para 2017
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Qué difícil es escribir sobre 'los deseos de Año Nuevo' sin caer en lo cliché. Con esto me refiero a no querer decir lo mismo que “toda la gente” desea. Después me di cuenta que pensar así, también es un cliché.

Pero, ¿qué es cliché? Según la Real Academia Española (RAE), esto significa: Lugar común, idea o expresión demasiado repetida o formularia.

Y bueno, eso no va mucho 'con nosotros' que queremos ser diferentes y buscamos ser recordados por nuestra autenticidad.

Pues todos buscamos que nuestro nombre marque la diferencia y que nuestro apellido permanezca marcado en la historia con una especie de tinta indeleble, ¿no?

Pero eso sí, al momento de las uvas de año nuevo, todo se resume a nuestros mismos cuatro objetivos de siempre: salud, amor, paz y dinero.

Y no me malinterpreten, sí son elementales, pero a lo que voy, es que al final, independientemente de lo 'únicos' que todos somos —o buscamos ser—, todos somos iguales.

Aunque también es cierto, que aunque nuestros objetivos desemboquen en 'los cuatro de siempre', hay algo que sí nos diferencia y es la manera en la que nos acercamos a estas metas.

Por esta razón me animé a caer en el ‘terrible cliché’ y desearles cosas que llevo aprendiendo desde que decidí agregarle sentimiento a mi pensamiento. Y no, no fue desde 2016, este —mucho o poco— aprendizaje viene de más atrás y tal vez te sirva para el año entrante.

1. Deseo que seas selectivo con tus pensamientos

Cliché: "Deja ir"

Veamos nuestra mente como un tipo de memoria usb, misma que tienes que llenar diariamente. ¿Ya lo viste así? Ok. Ahora imagina los miles de pensamientos que entran y salen de tu mente al día.

Hay unos que van de cajón y ocupan mucho espacio, como lo es el pensar en esa junta diaria, en lo que vas a comer, en los pendientes del día a día, etc. 

También están estos otros pensamientos que hay que seguir como una especie de mantra, como lo son esas ideas y agradecimientos a los que tenemos que dedicarle muchos minutos, incluso horas de nuestro día.

Así que sé selectivo a la hora de meter información a tu mente y evita regalarle de tu tiempo a pensamientos que te traen ansiedad, como lo es gente negativa o situaciones que ya fueron.

Recuerda: Tiempo es poder. No lo regales sólo porque sí.

2. Deseo que encuentres 'embellecedores'

Cliché: "Rodéate de gente positiva"

Y con embellecedores, no me refiero al físico. Me refiero a aquellos elementos que hacen de tu vida algo más bonito.

¿La gente que te rodea te hace crecer? ¿La admiras? Y con admirar no solo me refiero al aspecto laboral.

Muchos confundimos eso, pero la realidad es que puedes admirar a las personas por muchísimas cosas, puede ser por la forma en la que habla, el sazón de su cocina, la manera en la que escribe, o simplemente por cómo enfrenta los problemas.

Admirar es tener la humildad suficiente de no sólo contemplar, sino de resaltar algo de alguien. De quizá tomar un poco de eso para engrandecerte tú mismo.

¿Realmente la gente con la que convives suma a tu vida? Piénsalo y viéndolo de esta forma no solamente serás más grande, también te darás la oportunidad de pensar positivo de los demás. 

3. Deseo que pienses bonito. Sí, bonito

Cliché: "No seas negativo"

Esto es dificilísimo. Con tanta gente, juntas y tráfico es súper complicado encontrar el tiempo (y a veces hasta el lugar) para desmoronar nuestro pensamiento.

Así es, tomarlo de las esquinas, ponerlo en la mesa, juntar lo bueno y guardarlo en la caja de "recuerdos bonitos”.

Separar de lo malo, lo que sirve de enseñanza y colgarlo en el closet de "lecciones aprendidas" para tirar lo restante a la "basura del olvido".

Este tiempo lo deberíamos tener diario para procesar nuestros pensamientos. De esa forma iríamos más ligeros por la vida, pero regresamos al tema del tiempo escaso, ¿cierto?

Procura aligerar este proceso y piensa bien. Si es algo de lo que no estás seguro y no haría sentir mejor a la otra persona, no lo pienses y mucho menos lo digas. 

4. Deseo que no seas sentido 

Cliché: "No te tomes las cosas personales"

Sí es increíble vivir tus sentimientos a flor de piel, pero tirarte al drama siempre demuestra que eres algo egoísta pues piensas mucho (demasiado) en ti y poco en los demás.

Y ojo, lo más importante siempre serás tú, pero entendiendo que todos somos parte de algo enorme, esto te será más fácil. 

La vida sigue, sigas o no. Y aunque dé coraje que nadie logre sentir lo que tú en ese momento piensa que todos nos sentimos igual pero en tiempos distintos.

No culpes a aquél que iba caminando y reaccionó horrible de la nada. Tú no sabes cuánto tiempo lleva sin depurar sus pensamientos y si sólo fue un solo comentario lo que le bastó para explotar.

Bien dice mi papá (y muchos tal vez, pero yo lo tomo de él): Ve la foto completa, siempre.

5. Deseo que te sepas recompensar

Cliché: "No seas tan duro contigo mismo"

Obvio esto tiene que ver con tomarte unas mericidísimas vacaciones, pero yo me refiero a las recompensas que son en 'súper' corto plazo. Aquellas que te equilibran el alma y que son las motivaciones del día a día.

Si tienes un día malo, procura cenar algo que te encante. Si te espera un día pesado, toma un baño largo. 

Mídete. No se trata de gastarte todo tu aguinaldo en una semana porque 'el mes estuvo lleno de días difíciles' y los pares de zapatos sanan pesares. (Sí funciona, pero no siempre y lo sabes).

6. Deseo que tus rejas no representen tu cárcel

Cliché: "Establece tus límites"

La palabra límite me causa conflicto. Es muy tajante, ¿no? Con límite pensamos en “dejar de disfrutar”, o al menos a mí, eso se me figura. Pero también podemos verla como una protección que nos llevará a placeres aún más grandes después.

Alguna vez escuché esta frase que me encantó (que agradecería muchísimo me dijeran de quién es porque no lo sé) y se me quedó súper grabada:

"Una reja en el precipicio no es cárcel".

Establece tus protecciones. Y no sólo hablo de los típicos límites al alcohol, fiesta o gastos (que son muy importantes), me refiero al pensamiento y es así como regresamos al punto número uno.

Tal vez lleves estas palabras directo a la "basura del olvido" que comentábamos en el punto tres. Y está bien. Sólo quiero desearte un excelente año entrante y logres hacer de un cliché algo único para ti.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.