Hide this Looking for English Content? Click here

Así subirán los salarios mínimos en las Pymes en 2017

Se trata del pago más alto en 17 años. ¿La mala noticia? Los incrementos prácticamente se esfuman con el aumento del precio de la gasolina.
Así subirán los salarios mínimos en las Pymes en 2017
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El salario mínimo a partir del 1 de enero de 2017 será de $80.04 pesos diarios, esto representa un incremento de 3.9%, en tanto que el salario mínimo mensual será de $2,220.42.

El salario mínimo es la cantidad menor en efectivo que debe recibir un trabajador por los servicios prestados en una jornada de trabajo. Hasta el 2016, México contaba con tres regiones en las que se diferenciaba el monto del salario mínimo, pero a partir del 2017 se unificará en uno solo.

El aumento, determinado por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), es algo inusitado, pues representa en términos reales un aumento de $7, el mayor aumento en 17 años. Sin embargo, cabe aclarar que esto es porque en realidad se trata de un doble incremento.

De acuerdo con la Conasami, durante el 2016 no fue posible aumentar el salario debido a diferentes circunstancias macroeconómicas mundiales. Por ello, el incremento de este año consiste en $4 pesos que corresponden a un monto independiente de recuperación (MIR) y $3 al incremento que se realiza cada año por cuestión de la inflación.

La intención del aumento del salario cada año es que los trabajadores sigan conservando el poder adquisitivo frente a la inflación. Especialmente quienes ganan el mínimo y cuya cifra se estima en 700 mil trabajadores.

De acuerdo con el estudio Inflación y Pequeñas y Medianas Empresas ante la pérdida del poder adquisitivo, serían las Pymes unas de las entidades más afectadas por el aumento de precios, advirtiendo los escenarios siguientes:

  • Pymes de productos esenciales: en caso de ser poco sustituibles (alimentos, bebidas, transporte) las ventas en estos sectores son poco afectadas al tratarse de bienes necesarios. Con un aumento de precios, las ventas inicialmente bajan, pero tienden a normalizarse luego de un período.
  • Pymes de ropa, calzado y accesorios: depende mucho de su nicho de mercado. Cuando no es un sector de lujo las ventas podrán bajar, mientras que en los sectores de lujo el impacto negativo puede ser más significativo.
  • Pymes de salud: si se trata de un sector altamente especializado las ventas se mantienen al no poder ser sustituible tan fácilmente. La población también recurrirá más a los servicios de salud pública.
  • Pymes en educación: se debe ser cuidadoso al no subir el costo de las colegiaturas de manera tan drástica pues las personas tenderán a considerar otras opciones en el mercado.
  • Pymes de muebles y electrodomésticos: generalmente son los más afectados, la gente cambiará con menos frecuencia los enseres del hogar, por lo que es muy vulnerable.
  • Pymes relacionadas con la vivienda: Se ven altamente afectadas pues la gente primero piensa en satisfacer las necesidades más básicas.

Pero no hay que celebrar…

La mala noticia es que el incremento del salario mínimo prácticamente se esfuma ante el precio que tendrá la gasolina el siguiente año.

De enero a febrero, su precio estará marcado por regiones, para posteriormente dar paso a la libre competencia. En promedio su costo será de $15.99 para la Magna, $17.79 para la Premium y $17.05 para el Diesel. Si se comparan ambos aumentos, el precio de la gasolina aumentará tres veces más que el salario mínimo.

El eventual encarecimiento del combustible traerá también un efecto en los precios del transporte por ejemplo así como aquellos que integran la canasta básica alimentaria y que actualmente tiene un costo de $1,347.00.

Así también los especialistas concuerdan que el precio del combustible ocasionará que para el 2017 la inflación anual sea de 4.4 por ciento, esto es 1.4 puntos porcentuales más de lo que el propio Banco de México (Banxico) ha estimado. Proveen que la inflación llegue a ser de hasta 5% hacia la mitad del 2017.

Entre las presiones que se consideran están el aumento al salario mínimo, la depreciación del peso, los incrementos a la tarifa eléctrica, la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y la desaceleración de la economía nacional.

Pese a que podría sentirse que existe un panorama negro para las Pymes, el verdadero reto está en encontrar las líneas de acción que las hagan salir adelante, y la paciencia para enfrentar un menor crecimiento, así como la capacidad de reaccionar ante las diversas situaciones que se vayan presentando.

Las Pymes deberán sortear no solo un aumento en los salarios también el aumento en los precios de las gasolinas, así como un encarecimiento seguramente en sus materias primas. Para ello será necesario que apliquen una estrategia ofensiva, encuentren una vía de acceso al financiamiento adecuada y necesaria, apostar a su crecimiento innovando, accediendo a nuevos mercados, lanzando una nueva línea de productos y satisfaciendo las necesidades de sus clientes. Solo estas Pymes son las que lograrán llegar al siguiente nivel. ¿De qué lado estás tú?

Escrito originalmente para Premo. 

 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.