Hide this Looking for English Content? Click here

Respira y sobrevive el regreso a la oficina

Te entiendo, las vacaciones terminaron y no puedes dejar de pensar en lo maravilloso que es descansar...
Respira y sobrevive el regreso a la oficina
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La depresión post-vacacional es un síndrome que experimenta mucha gente al finalizar sus vacaciones y reincorporarse a sus puestos de trabajo. Suele presentar unos síntomas muy parecidos a los de una depresión clínica como la sensación de apatía, desánimo, irritabilidad, dificultad para relacionarse con los demás e insomnio.

Los causantes principares son cambio en los horarios y la modificación de las horas de sueño. Pero no te preocupes, es normal y no dura más de dos semanas. Para ganarle a este malestar sigue estos consejos:

1. Tómate el primer día con filosofía

De nada te servirá lamentarte y amargarte sin sentido. En lugar de pensar en lo bien que te lo pasaste en vacaciones y lo duro y triste que resulta estar de vuelta en el trabajo tómate tu primer día de trabajo como una jornada laboral más. Así conseguirás quitarle dramatismo al asunto.

Por otra parte, no olvides que la vuelta al trabajo no sólo supone una vuelta a las responsabilidades y a las exigencias, sino que también es un reencuentro con los compañeros y amigos. Pregúntales acerca de sus vacaciones y cuéntales cómo te ha ido a ti en las tuyas. Te sentirás mucho mejor y estrecharás lazos con ellos.

2. Toma las cosas con calma

No retomes el ritmo que tenías antes de irte de vacaciones, nadie espera que cambies el switch y te conviertas en una máquina de trabajo. Empieza poco a poco, resolviendo pendientes que dejaste antes de irte y aumenta la intensidad durante el resto de la semana.

3. Márcate nuevos objetivos

Antes de irte de vacaciones, tenías la ilusión de descansar y visitar esa playa que se robó tu corazón y trabajas todos los días para llegar a ese momento. Ahora eso quedó en el pasado pero siempre puedes buscar un nuevo objetivo: un asenso, un proyecto especial, ganar un concurso, pagarte clases de pintura y hasta tus siguientes vacaciones.

4. Practica un deporte

A menos que hayas ido a meditar a la India, seguramente regresaste con unos kilitos de más. Inscríbete en un gimnasio o clase deportiva y así no sólo atacarás el saldo de grasa que dejaron las vacaciones sino que tendrás una actividad física que cumplir, saldrás de tu rutina y te ayudará a combatir el estrés de la oficina.

5. Adopta una mentalidad positiva

Ya no te queda de otra, tienes que trabajar y, acéptalo, si no lo hicieras, te prodrías volver loco. Ya descansaste así que es hora de trabajar y qué mejor que hacerlo con una sonrisa, con la consciencia de que amas lo que haces y estás trabajando por un objetivo.

Publicado anteriormente en Victoria 147.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.