Hide this Looking for English Content? Click here

1:42 pm, el momento más estresante del día

Pura ciencia, amigo: la tarde es el momento más pesado de la jornada laboral. Estos 5 consejos pueden ayudarte a manejarla.
1:42 pm, el momento más estresante del día
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El estrés de la mitad de la jornada laboral puede obstaculizar la productividad, la creatividad y la felicidad de los empleados; incluso encuentra una forma de afectar su vida. Según una encuesta reciente de Groupon, curiosamente la hora 1:42 p.m.  es el momento más estresante del día para los empleados. Los participantes en la encuesta mencionaron que sentían niveles similares de estrés tanto en el trabajo como en el hogar.

Te damos cinco maneras de lograr que la segunda mitad de la jornada laboral sea menos estresante para tus empleados: 

1. Ofrece flexibilidad durante todo el día:  Muchos empleados encuentran el horario tradicional de oficina, de 9:00 am a 5:00 pm, es una cosa del pasado, y esto significa que las jornadas laborales flexibles de trabajo se están volviendo más populares. Cuarenta y cinco por ciento de los profesionistas encuestados dijeron que el trabajo lo terminan fuera de la oficina, según un estudio realizado por July CareerBuilder

Finalizar el trabajo fuera de la oficina, por  supuesto que puede ser un beneficio, pero parece que algunos empleados tienen problemas para desconectarse de sus trabajos. Ofrecer flexibilidad a lo largo del día permite a los colaboradores elegir el momento en que quieren completar sus tareas laborales. Tener la opción de trabajar cuando se es más productivo puede ayudar a reducir el estrés del mediodía. 

Alentar a los empleados a elegir la hora del día en la que dejarán de trabajar cuando se ofrece un horario laboral flexible les permitirá entender que es correcto interrumpir el trabajo y que disfrutar de la vida en el hogar es bueno ya que reducirá los efectos del estrés durante la tarde. Los teléfonos inteligentes y otras tecnologías hacen que sea difícil para los trabajadores comprender que no estar siempre disponibles es algo bueno. 

2. Programa tu tiempo para el ejercicio: cuando llega la 1:42 p.m., la mayoría de los empleados han estado sentados en sus escritorios mirando las pantallas de sus computadoras o entre papeles durante horas. En un estudio realizado por el Centro Nacional de Información de Biotecnología (NCBI) descubrió que la memoria y la atención de los trabajadores mejoran de manera considerable tras una semana de realizar media hora de caminata durante el almuerzo.

Disponer de tiempo libre durante el día para que los empleados se ejerciten puede darle a sus cuerpos el impulso que necesitan para romper con los factores de estrés del mediodía. Programa esta actividad durante la tarde.

El resultado será justo lo que necesitan para enfocarse en el resto de la jornada laboral y tendrán además una sensación de plena satisfacción al terminar el día.

3. Asiste y alienta la priorización de tareas por la mañana: los empleados que tienden a ser desorganizados, suelen sentirse abrumados al medio día a causa de las tareas incompletas.  Es la hora del día en la que se dan cuenta de cuánto tiempo ha transcurrido y de la cantidad de trabajo que todavía hay en su lista de pendientes.

El estrés causado porque no se ha alcanzado el trabajo debido al mal manejo del tiempo, frena la producción y se la lleva hasta el hogar.  

Ofrecer ayuda para clasificar cada tarea desde la más urgente hasta las que pueden moverse al día siguiente, es indispensable para motivar a los empleados a dedicar por lo menos 15 minutos de la mañana para programar las tareas del día.   

4. Rechazar la multitarea: con los constantes correos electrónicos que llegan y los deadlines, los empleados pueden tener dificultades para concentrarse en una sola cosa. Cuando llega la tarde, su cerebro ha estado sobrecargado durante horas. En el informe Wrike Work Management, el multitasking fue uno de los bloqueadores principales de productividad.

Aconseja a tu equipo a priorizar las tareas y completar una a la vez. 

5. Dales la seguridad de que una tarea puede esperar: preocuparse por el trabajo que no se terminó lleva a muchos trabajadores a la locura. Los pensamientos acerca de los proyectos incompletos que esperan en la oficina pueden dificultar que se relajen al llegar a sus casas.

Los empleados necesitan entender qué algunas responsabilidades de trabajo pueden esperar para el día siguiente. Para ellos también es importante tener una política de puertas abiertas para que revisen su lista de tareas pendientes antes de partir, así como saber que las tareas pendientes no significan que fallaron en su trabajo.  Discuta qué tareas deben terminarse antes del final del día, y cuáles pueden esperar para mañana.