Hide this Looking for English Content? Click here

Cómo iniciar tu propio negocio y tener independencia laboral

Deja a un lado los pretextos y el miedo y atrévete a emprender un negocio propio
Cómo iniciar tu propio negocio y tener independencia laboral
Crédito: DepositPhotos
  • ---Shares

Antes que nada quiero agradecer a la revista Entrepreneur por invitarme a colaborar con ellos. ¡Muchas gracias! Prometo compartirles mis experiencias y aprendizajes de la mejor manera a través de esta plataforma y estoy seguro nos vamos a divertir en el proceso.

Voy a empezar haciéndoles una apuesta. Les apuesto que si reúnen a 10 personas que tengan un trabajo fijo dentro de una empresa, completamente al azar, y les preguntan si les gustaría tener su propia empresa, por lo menos 9 les van a responder que sí. ¿Qué dicen, toman la apuesta o la dejan?

No sé si les pase, pero todos los días me encuentro y platico con gente que está cansada y totalmente frustrada con su trabajo y con su día a día. No les gusta trabajar para quien trabajan y no disfrutan hacer lo que hacen. Y prácticamente todos, sin importar edad, puesto, sexo, ingreso o nivel socioeconómico, tienen el sueño de tener su propio negocio o simplemente las ganas de empezar a hacer algo que les apasione y les pueda dejar algo de dinero en el camino. Y lo que es todavía peor, todos los que se sienten así, lo saben y no están haciendo nada al respecto.

¿No les parece esto algo tristísimo?

Estoy completamente convencido de que tiene solución y es algo que quiero y creo que podemos cambiar. No quiero que se interprete que yo vivía frustrado cuando era empleado, sería injusto. La verdad es que fui feliz y trabajé para una empresa increíble de la cual aprendí todo lo que sé hoy y me formó como profesional. Mi frustración viene de toda esa gente que hoy veo completamente harta de su carrera y de su trabajo y no está haciendo nada por tener ese futuro que tanto sueñan.  

Mi intención es motivarlos a dar ese paso que los acerque cada vez más al objetivo de vida que cada uno de ustedes tiene. Quiero transmitirles a todos aquellos que llevan un buen rato pensando en renunciar para arrancar sus empresas que no está tan difícil. ¡Créanme, sí se puede!

Ahora, para buscar soluciones primero tenemos que saber cuál es el problema. Éste creo que lo podemos separar en dos grandes factores: el miedo y los pretextos.

Quiero aclarar que no soy ningún gurú de los negocios ni del emprendimiento. La realidad es que soy una persona común y corriente a quien le cambió la vida hace poco más de un año por haberse arriesgado a arrancar su negocio y es algo que me encantaría que todos lograran experimentar.

Cómo solucionar el factor miedo

El miedo es algo percibido como malo por la mayoría. Y cuando sentimos miedo nos frustramos. Sin embargo, hace poco descubrí que el miedo es una maravilla, es algo totalmente positivo que si logramos canalizar hacia nuestros objetivos, se convierte en una gasolina que no se acaba hasta que logremos lo que queremos. Por lo tanto, si empezamos a ver el miedo de esta manera ya eliminamos el primer factor del problema.

Cómo solucionar el factor pretextos

Como mexicanos, ¿a poco no somos especialistas en los pretextos? Y aunque creo que siempre hay momentos para salir de alguna dificultad con un buen pretexto (por cierto soy fan de los pretextos), en los negocios y para lograr arrancar tu empresa, los pretextos son el peor enemigo. Yo sé que todos ustedes creen que su pretexto sí es el bueno o que el suyo sí es de verdad. No se engañen esto no hace más que retrasarlos en llegar a ese objetivo.

Que si tienen hijos, que si tienen deudas que pagar, que si ya están muy viejos, que no saben por dónde empezar, que si no tienen dinero, etcétera. Pretextos hay miles, la realidad es que hasta que no dejen de poner pretextos, su vida no va a dar ese giro que están buscando, se los garantizo. Así que la solución al segundo factor del problema es, ¡deja de poner pretextos y empieza con acciones!

En serio, y fuera de broma, la libertad laboral está ahí para el que la quiera, no es algo imposible de alcanzar.  Créanme que no depende de nadie más que de nosotros mismos. El único que puede construir hacia ese objetivo eres tú. Te lo dice alguien que hace menos de dos años estaba trabajando para una empresa y no tenía ni idea de qué hacer, ni cómo empezar para lograr esa libertad tan buscada por muchos.

¡Toma una decisión y actúa, entre antes mejor!