Hide this Looking for English Content? Click here

Facemash, la red ilegal que se convirtió en Facebook

A través de la pregunta "Who's Hotter? Click to Choose", se presentaban dos imágenes con un versus de por medio. Así nació una de las compañías más poderosas del mundo.
Facemash, la red ilegal que se convirtió en Facebook
Crédito: Facebook vía The Web Archive
  • ---Shares

Este artículo se publicó originalmente en la página de Cultura Colectiva.  

Por Alejandro López  

Es una típica noche de otoño en Massachussets, Estados Unidos. Dentro del campus de Harvard, la universidad por excelencia de la élite norteamericana, un grupo de jóvenes inquietos pasan el tiempo fuera de clases aplicando sus conocimientos de software y programación en programas experimentales.

Mark Zuckerberg, de 20 años, cursa el segundo año de Psicología. No es ningún prodigio, mucho menos un chico que llegó hasta esos dormitorios a través del esfuerzo y la dedicación. Al igual que la gran mayoría de la matrícula universitaria, más que el mérito académico, los ceros en las cuentas familiares delimitan quiénes forman parte de la institución de educación superior de más difícil acceso en todo el globo.

Desde pequeño, Zuckerberg –en palabras de su padre– tuvo acceso a “lo último en juegos de alta tecnología”. El despacho de su padre, pionero en el uso de la computación para la ciencia médica que practicaba como dentista, funcionó como un espacio de experimentación y aprendizaje para Mark, que aún como adolescente entró en contacto con el mundo de empresarios de la industria tecnológica, el mismo que treinta años atrás eligió establecerse en Silicon Valley.

Después de completar la preparatoria en la exclusiva Phillips Exeter Academy, Mark eligió Harvard para cursar la educación superior. La noche del 28 de octubre de 2003, después de un par de meses desarrollando un código sin tener en claro su utilidad, decidió adoptar el modelo de las páginas “Hot or Not” para crear un sitio web donde pudiera comparar cuán feos eran sus compañeros con fotografías de animales de granja. Esa misma noche, Zuckerberg escribió en su post una entrada que desvelaba la génesis de su próximo sitio:

“Estoy listo. No estoy exactamente seguro de cómo los animales de granja van a encajar en todo esto, pero me gusta la idea de comparar dos personas”.

Durante la madrugada, Mark utilizó sus conocimientos sobre seguridad y redes para entrar al directorio institucional de Harvard y sus distintas facultades y tomar imágenes de miles de chicas inscritas en la universidad. Un par de horas más tarde, el sitio estaba listo y operativo bajo el dominio Facemash.com.

Con una interfaz sencilla en blanco y carmesí (el color que identifica Harvard) con el encabezado “Facemash”, la página comenzó a viralizarse entre el grueso de estudiantes a la mañana siguiente. La forma de operar era simple y al mismo tiempo, adictiva: a través de la pregunta “Who’s Hotter? Click to Choose”, se presentaban dos imágenes con un versus de por medio. Después de dar clic a la chica más caliente, otro duelo aparecía y cada voto contaba para un ranking global en busca de la estudiante más atractiva de todo Harvard.

A menos de 24 horas de su publicación, Facemash había sido visitado por más de 450 personas que habían emitido más de 22 mil votos y compartido el link a través de correo electrónico con sus conocidos. Dos días antes de Halloween, el furor causado por el sitio llegó a oídos de las autoridades universitarias y Zuckerberg se enfrentó a una oleada de críticas que lo obligaron a cerrar Facemash temporalmente. El 3 de noviembre, fue notificado de su comparecencia ante el Consejo de Administración de Harvard, tal como lo recogió un día después The Harvard Crimson, el órgano informativo de la universidad más antigua de los Estados Unidos:

“El sitio fue creado completamente por Zuckerberg durante la última semana de octubre, después de que un amigo le sugiriera la idea. La página utilizaba fotografías compiladas de los directorios online de las nueve facultades, enfrentando a un par al tiempo que pedía a los usuarios elegir a la persona más atractiva”.

Después de tres semanas de declaraciones y pesquisas, Zuckerberg fue acusado de violar la seguridad, los derechos de autor y la privacidad individual mediante la creación de la página web. Las críticas contra el neoyorquino arreciaron y ante la inminente sanción, el perfil rebelde de Mark cambió por el de un joven reflexivo ante sus actos. A pesar de que la tentativa de expulsión de la universidad de mantuvo como la solución más probable al conflicto, el Consejo decidió exonerarlo y el inquieto desarrollador tuvo que salir a declarar su arrepentimiento frente a los medios universitarios.

En el artículo Facemash Creator Survives Ad Board del 14 de noviembre del 2003, la resolución ocupó el encabezado del texto:

“El creador de la efímera pero popular versión de Harvard del “I’m Hot or Not?” afirmó que no tendrá que dejar la escuela luego de comparecer ante el Consejo de Administración ayer por la tarde”.

Más adelante, la apología de Zuckerberg mediaba las discusiones y relajaba el tenso ambiente alrededor del campus universitario:

“No veo cómo pueda volver a funcionar (Facemash). Las cuestiones relativas a la violación de la privacidad de las personas no parecen ser superables. La principal preocupación es no lastimar los sentimientos de las personas. No estoy dispuesto a arriesgarme a insultar a nadie”.

Zuckerberg continuó: “Comprendí que algunas partes estaban incompletas y quería un poco más de tiempo para pensar si esto es realmente apropiado para la comunidad de Harvard“. A pesar de que aprendió la lección, Mark siguió escribiendo código durante los meses siguientes y después de algunos intentos a principios de 2004, el 4 de febrero lanzó un nuevo sitio donde los usuarios podían interactuar creando su propia cuenta, sustituyendo la barra carmesí por azul y el “Who’s Hotter?” por el mensaje “Welcome to Thefacebook“. El resto, es historia.

Referencias:

Escrito originalmente para Cultura Colectiva. 
OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.