Cómo enfrentar el "Muro" sin boicotear empresas

Parte 2: La relación bilateral entre México y Estados Unidos se caracteriza por su complejidad. ¿Es realmente la finalidad del hashtag #AdiósStarbucks apoyar lo hecho en México?

En la primera parte de este artículo, analizamos las iniciativas ciudadanas para boicotear el consumo de productos relacionados con el presidente Donald J. Trump en Estados unidos como #GrabYourWallet. En esta ocasión, abordaremos el caso de nuestro país y el llamado a boicotear el consumo de productos estadounidenses.

Lo bueno

Un boicot puede fomentar al consumo responsable de opciones que favorezcan el medio ambiente o la igualdad social, por ejemplo. Un consumidor responsable considera el impacto de los productos que compra desde su producción, distribución y consumo final. Lo que podemos denominar como un solidario “Mexicanos al grito de boicot” parte de una serie de criterios sociales y éticos relacionados con la postura xenófoba y racista del mandatario estadounidense.

Lo malo

Según datos de la Presidencia de la República, Estados Unidos el primer socio comercial de México (estamos hablando de aproximadamente un 80% de las exportaciones) y nosotros somos el tercer socio comercial de Estados Unidos después de China y Canadá. No suena tan mal hasta que comparamos las cifras. Los negocios con México representan el 14% del comercio total de Estados Unidos, pero nuestros negocios con los estadounidenses representan el 64% de nuestro comercio total. En pocas palabras, dependemos demasiado del nuestro vecino del norte. ¿Hay solución? Sí, pero no es inmediata. Nuestra economía requiere diversificarse más (el resto de nuestras exportaciones, un 20% del total, está repartido entre casi 50 países mientras que el 80% se concentra en EU) y fortalecer el mercado interno eternamente debilitado por las crisis.     

Lo feo

El llamado difundido en redes sociales en consumir productos mexicanos y boicotear a Starbucks, Coca Cola y McDonald’s es bienintencionado. Sin embargo, las buenas intenciones también pueden ser malas decisiones. ¿A quién afectas cuando no compras un mocha frappuccino venti o la cajita feliz? No a Trump ciertamente, sino a otros mexicanos que trabajan para estas empresas y que pueden ser familiares, amigos o conocidos tuyos.

¿Por qué? Las operadoras de estas marcas son cien por ciento mexicanas. Los productos de Coca Cola son elaborados por FEMSA. McDonald’s es operado por Arcos Dorados y utiliza materias primas mexicanas como Bimbo, Café Blasón y Mr. Lucky. Starbucks pertenece a Alsea, que es el operador de restaurantes de comida líder en Hispanoamérica y cuenta un portafolio integrado por Domino’s Pizza, Burger King, Chili’s, California Pizza Kitchen, P.F. Chang’s, Italianni's, The Cheesecake Factory, Archie's, Vips, El Portón, entre otras. Alsea lanzó un comunicado en el que asegura que brinda empleo a aproximadamente siete mil personas desde 2002 y cuenta con una inversión de cinco mil millones de pesos en el territorio mexicano. La compañía opera más de 3,000 unidades y cuenta con cerca de 60,000 colaboradores en México, Argentina, Chile, Colombia, Brasil y España. Alsea es reconocida Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) como una Empresa Socialmente Responsable “que procura la seguridad alimentaria de las comunidades vulnerables; y que promueve el desarrollo humano, a través del apoyo a iniciativas en favor de la Educación”.

La American Chamber of Commerce of Mexico, A.C. (AmCham), organización independiente que representa a la mayoría de empresas estadounidenses, señala que sus 1,400 socios generan aproximadamente un 30% de los empleos formales en nuestro país. El impacto de un boicot puede resultar contraproducente. Tomemos como ejemplo el caso de Ford que según la Secretaría de Economía, tiene el tercer lugar en la generación de empleos en México. Ante la cancelación de los planes que la armadora tenía en San Luis Potosí, se llamó a un “acto de unidad nacional” de no adquirir vehículos de esta marca en el que no solamente participaron los ciudadanos, sino hasta gobernadores de estados como Campeche o Chiapas. Parece un sueño con un cruel despertar porque ¡cuatro de cada diez dólares que exportamos son del ramo automotriz y dos de cada diez dólares son del electrónico de acuerdo con LMM Consulting!

#HolaMéxico

La economista Julieta Osornio Colín, maestra en administración pública por la Universidad de Columbia y la London School of Economics and Political Science, recalca lo siguiente:

“Independientemente del boicot, el escenario para las empresas en Estados Unidos no es favorable ya que sus cadenas de valor están muy integradas con el resto del mundo. Ante la política proteccionista comercial de Trump, es muy probable que sus costos de producción se vean aumentados dada la mayor escasez y las tarifas a sus insumos provenientes del exterior.”

El mundo está interconectado. La interdependencia puede ser sostenible. ¿Cómo? Empoderándonos dentro de esa interdependencia. Y, como ya lo sabemos, el empoderamiento está relacionado con el emprender. Un emprendedor se caracteriza primordialmente por transformar las amenazas en oportunidades. ¿Qué puedes hacer tú por el desarrollo interno de México?

Si bien necesitamos políticas públicas eficientes que mejoren la competitividad, es hora de mostrarle al mundo nuestro afamado ingenio mexicano como lo han hecho algunos de nuestros compatriotas. ¿Qué esperas? ¡No restes, mejor suma!

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue