Hide this Looking for English Content? Click here

Por qué usar reglas de etiqueta todo el tiempo y donde sea

Si cuidas cómo hablas y cómo te comportas con tus socios y colegas podrás realizar tu trabajo de modo más competente
Por qué usar reglas de etiqueta todo el tiempo y donde sea
Crédito: DepositPhotos
  • ---Shares

Es indudable que la etiqueta de negocios o etiqueta empresarial, tiene elementos complicados y por eso, hay que saber el cómo, el dónde y el cuándo nos conducimos de determinada manera.

Hace unos días estuve en el centro de negocios de un conocido hotel en la Ciudad de México, cuando llegó una persona a utilizar una de las computadoras disponibles para los visitantes, fue bastante incómodo e inoportuno hacer el intento de trabajar con la canción de James Blunt You are beautiful a la mayor capacidad de volumen que tenía la computadora de mi compañero de sala, que si bien no era excesivamente alto, era lo suficiente para perder la concentración y trabajar con más lentitud.

Minutos después, esa persona comenzó a ver unos videos cómicos, cuyas carcajadas provocaron que, con extremada discreción, me excusara para retirarme. Por suerte cuando regresé, la persona ya no estaba ahí. Y fue cuando haciendo una introspección, me decidí a escribir un poco acerca de algunas cuestiones que además de considerar básicas, resultan indispensables para poder tener un ambiente de trabajo cordial y cálido.

Un centro de negocios es a menudo el lugar donde se desarrolla la actividad empresarial de una o varias personas y donde ocupan su tiempo en realizar algunas de sus actividades agendadas, no es el lugar para tratar de interactuar con alguien que, es evidente, está trabajando.

Bien dice el destacado economista Thomas Sowell autor del libro Basic Economics, que "la primera lección de economía es la escasez", si me preguntaran a mí cuáles son las de etiqueta empresarial diría que una de las primeras es la consideración. Algunas aspectos importantes a considerar son: 

1. La consideración es un requisito indispensable

Todo se basa en tener cierto aprecio y atención por aquello que está realizando la otra persona. La consideración nos lleva a crear más empatía con las personas y, por lo tanto, a que nuestro entorno se vuelva por consiguiente más amable y ameno. 

2. La tecnología no excluye a la educación o al menos no debería excluirla 

Si es verdad que el reproducir a cierto volumen música o videos en un área laboral es desagradable, también lo es el que te coloques los audífonos todo el tiempo y hagas caso omiso de que vives en una sociedad en la que deberías integrarte y tener participación. La interacción con tus compañeros de trabajo es importante y diría que prioritaria, no olvides que en ciertos momentos, ellos serán los únicos que puedan sacarte de imprevistos y, si no los incluyes en el día a día, no sé por qué tendrían que apoyarte en un momento difícil. 

3. La importancia de la puntualidad en tus citas y entregas

¿Has trabajado con alguien que llegue tarde a sus citas y no te avisa?, ¿te han entregado tres semanas después un proyecto para aprobar y eso te causa aún más retrasos?, ¿podrías trabajar con alguien a quien ya le pagaste por anticipado y te deja esperando sin darte un deadline?, ¿qué me dices de las personas desorganizadas a quienes le surgen imprevistos y tú terminas con grandes contratiempos por su causa?, si tu respuesta es sí, sabrás que son personas a quienes se les contrata una vez y no se repite esa situación.

Cualquier contratiempo, imprevisto, o repentino evento inesperado, deben y tendrían que ser notificados para no caer encasillados en la informalidad y falta de profesionalismo. Por cierto, es terrible trabajar con alguien voluble, inestable y emocional; aquí debe entrar la premisa de que los negocios son primero.

4. Tu vocabulario empresarial proyecta tu cuna

Mientras estuve imprimiendo información para estudiar, escuché cómo dos personas del ramo restaurantero con sucursales en Monterrey y Guadalajara hablaban del "wey" que estaba en camino al hotel para la firma de la sociedad y del "bato" que realizó la inversión y hasta aquí llegaré porque lo "chido" de la plática me dejó atónita y no por escuchar una conversación así dentro de la sala de negocios, sino porque yo en lo particular, perdí toda credibilidad en ellos por su modo de expresarse.

Tal vez si tuvieran la oportunidad de grabarse, para luego escucharse, se darían cuenta del garrafal error que están cometiendo por no frenar su léxico exuberantemente informal. 

5. El ringtone del teléfono celular

Me quedó claro en ese momento, puedes verte emprendedor, joven y con recursos, pero definitivamente si el manejo de tu persona, tu vocabulario, tu presencia y todo lo demás que proyectas no va de acuerdo a uno de los modelos más recientes y costosos de tu móvil, es difícil que llegues a conseguir el puesto al que aspiras. ¡Por favor! Los tonos de adolescentes o niños los deben utilizar los adolescentes o niños, pero no una persona seria y profesional que está tratando de cerrar un negocio y que, al parecer su visión, quiere ir en expansión y lo único que sucede es un retroceso en sus conductas.

6. Las áreas comunes en papelería, almacén y comedor

Si tomas algo del área de papelería, nada te costará dejar las cosas como las encontraste, así te ahorrarás tiempo no sólo tú, sino también tus compañeros, lo mismo sucede en el almacén. Hablando específicamente del comedor, si ves una manzana sobre la mesa y tú no la llevaste, no tienes derecho a tomarla, ya que alguien más se tomó la molestia de llevarla a la mesa, si abres el refrigerador y te encuentras un apetitoso pastel, no lo cortes, ya que no has sido invitado y demuestra tu educación porque puedes causar un malentendido y fricciones que acaben en algo más grande. 

Como habrás leído, no son aspectos de etiqueta nada complicados, sino más bien de sentido común y, más que nada, de consideración para tu equipo de trabajo o bien, para las personas con las que compartes un área específica para laborar. Si cuidas estos puntos podrás realizar tu trabajo de modo competente y con calidad.