Guía básica para tomar fotos como un profesional y vender tu producto

No necesitas pagar por un fotógrafo especializado para hacer lucir tus productos o servicios en la red. Solo necesitas maña y mucha práctica.
Guía básica para tomar fotos como un profesional y vender tu producto
Crédito: Depositphotos.com

Con tener un buen texto no basta. Cada vez leemos menos y consumimos más contenido multimedia. Solo hace falta que te des una vuelta por tus redes sociales para que veas cómo la mayoría de lo que se comparte incorpora imágenes, videos, infografías, etcétera.  

Si estás pensando en ofrecer tus servicios o productos online, debes reforzar tu presencia con imágenes. Éstas dan un aspecto más profesional a tu proyecto y aumentan la credibilidad de tu sitio.

Pero para tomar fotografías con look profesional necesitas un estudio y una cámara profesional, ¿verdad? Pues no, con una cámara réflex buena y barata (o mirrorless) y una buena iluminación es más que suficiente. Con un poco de práctica no tendrás que pagar a un fotógrafo profesional. ¡Te digo cómo hacerlo!

¿Qué necesitarás para tomar las mejores instantáneas?

No necesitarás mucho, dale un vistazo a estos requisitos:

+El producto que quieres fotografiar (en buen estado y limpio)

+Un tripié. Aunque también lo puedes hacer sin éste, pero personalmente, creo que ahorra tiempo y favorece el encuadre.

+Una buena cámara. Es posible sacar buenas imágenes incluso con tu smartphone, pero una cámara réflex (o mirrorless) que te permita cambiar la lente te ofrecerá mayor calidad de imagen y libertad creativa.

+Buena iluminación. Tener la luz adecuada es crucial para tomar buenas instantáneas de tus productos. Esta tiene que estar repartida homogéneamente, ser suave e indirecta:

-Una ventana y la luz del día es todo lo que necesitas. En su defecto, también puedes usar un par de lámparas con luz diurna (5000 K), pero esto es más complejo.

-Alternativamente, existen cajas luminosas ya preparadas para que no tengas que preocuparte de la luz, ni del fondo ni los reflectores. Estas no son muy caras, así que puede que te salga a cuenta comprar una.

Si optas por no comprar una caja de luz, tendrás que adquirir algún material extra:

+Elige el fondo. Lo más tradicional es elegir un fondo blanco, pero si te ves creativo, prueba con otros colores. Un rollo de papel kraft y cinta adhesiva será todo lo que necesites.

+Un reflector para repartir la luz. Para distribuir la luz de forma suave y homogénea, tendremos que usar algún elemento que refleje la luz del lado en el que no está la ventana. Por ejemplo, un cartón forrado con papel de aluminio o el parasol del auto.

La foto anterior fue tomada sin reflector, si te fijas, verás como el lado derecho tiene unas sombras que distraen la atención y dan una imagen poco profesional.

Pero y si usamos el reflector en el lado opuesto de la ventana, la luz se reparte equilibradamente en la escena y el sujeto queda iluminado homogéneamente.

Prepara tu set casero

Después de recorrer las papelerías y ferreterías de tu barrio y encontrar todos los materiales -o si eres más pragmático haber comprado una caja de luz- , tendrás que poner manos a la obra y construir tu propio estudio fotográfico casero.

+Si lo vas a hacer con una caja luminosa con luz incorporada, lo único que tienes que hacer es ponerla encima de una mesa y colocar el producto que retratarás en el centro. Sí, eso es todo, salta al siguiente punto.

+Si quieres montarlo manualmente tendrás que:

-Ponerte enfrente de una pared y cerca de una ventana que te aporte luz indirecta.

-Pega uno de los extremos del papel kraft en la pared y deja que caiga de forma natural.

-Sitúa el producto que quieres fotografiar en el medio de la escena.

-Por último, coloca el material reflectante a unos 10 o 15 cm del producto, del lado opuesto de la ventana.

+Pon la cámara en el tripié delante del producto y a la misma altura que este. Aunque experimentar está permitido.

-Ponerte enfrente de una pared y cerca de una ventana que te aporte luz indirecta.

-Pega uno de los extremos del papel kraft en la pared y deja que caiga de forma natural.

-Sitúa el producto que quieres fotografiar en el medio de la escena.

-Por último, coloca el material reflectante a unos 10 o 15 cm del producto, del lado opuesto de la ventana.

+Si quieres un fondo difuso pon la cámara en modo apertura y elije una apertura del diafragma baja (p.ej. f/1.8). Ojo, chequea que tu producto queda completamente enfocado. Si por el contrario quieres asegurarte que todo está correctamente enfocado selecciona una apertura mayor (p.ej. f/11). La velocidad de exposición será calculada automáticamente.

+Enfocar no es fácil, así que te recomiendo usar el autofoco.

+Dispara en formato nativo (RAW) y con la máxima calidad esto te permitirá retocar la foto con más facilidad.

+Deja el balance de blancos en auto.

+Cerciorate que el flash está desactivado.

+En estas situaciones me gusta usar distancias focales de unos 50mm o superiores.

+Baja la ISO a 100, cuanto menor sea esta más nítida y limpia será la foto.

+Finalmente, comprueba que el sujeto de la foto está bien recto (y limpio) y la lente de tu cámara también lo está.

+Pon la cámara en el trípode delante del producto y a la misma altura que este. Aunque experimentar está permitido.

¿Cómo qué tengo que retocar la imagen?

Sí, sé que esta parte no te gustará un pelo pero no hay otra, tendrás que, por lo menos ajustar la temperatura de la foto. Y si quieres un fondo 100% blanco, habrá que trabajar un poco más, pero te lo cuento todo, no sufras.

Corregir el balance de blancos es bastante fácil si tienes en la foto algo blanco (otra ventaja del fondo blanco), con un programa tipo Adobe Photoshop, Lightroom o similares es como coser y cantar.

Por ejemplo en el siguiente video te muestro como hacerlo con Lightroom, no tardarás más de 30 segundos. Te lo prometo.

Y aquí nuestro patito con el balance de blancos corregido. Mejor, ¿no?

Consejo: Mientras sacas tus fotos pon atención a las sombras, reflejos y que el producto esté completamente limipio. Si te fijas verás un par de errores en mi foto.

Por otro lado, puede que quieras un fondo 100% blanco, esto es algo más complicado, pero no imposible. He preparado un video corto que te muestra cómo hacerlo en Lightroom:

Por cierto, si tienes más paciencia que yo y eres un poco más meticuloso, conseguirás un buen resultado y no como el mío. Finalmente, nuestro patito amarillo con el fondo blanco.

Antes de terminar no te olvides de optimizar el tamaño de las imágenes a las dimensiones que tendrán en el sitio web y comprímelas con una herramienta tipo tiny png. Esto hará que tu sitio web sea más veloz.

Espero que este tutorial te haya gustado y te permita mejorar las fotos de tus productos y ahorrarte un buen dinero en servicios fotográficos.

Ahora te toca a ti. Saca fotos (casi) profesionales de tus productos y ponlas online.

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue