Hide this Looking for English Content? Click here

Las 5 fases del flujo de dinero

Tener ganancias es un poquito más complicado de lo que crees. Antes, debes pasar por un pequeño plan.
Las 5 fases del flujo de dinero
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Algo que hemos descubierto con los años es que a los dueños de casi todas las empresas con las que trabajamos les tomó el doble de tiempo de lo que habían pensado que sus negocios fueran rentables.

Prueba de esto son los planes de negocio que se manejan al trabajar con clientes, igual que considerar la llegada de una inversión por decirlo así, angelical. Tuvimos una revelación similar cuando iniciamos nuestro negocio de consultoría, Whitestone Partners. Habíamos esperado tener los clientes suficientes para cubrir los gastos de la empresa y poder tener la posibilidad de pagarnos un salario dentro de unos meses.En cambio, nos tomó más de dos años igualar nuestros ingresos anteriores.

Estas experiencias nos hicieron pensar en las diferentes fases del flujo de efectivo. De hecho, identificamos cinco etapas distintas de flujo de efectivo que las empresas tienden a recorrer en medida que crecen.

Fase 1: Invertir dinero propio en el negocio

Si emprendes un negocio desde cero, esta suele ser la fase inicial. Durante esta parte no gastas dinero a menos que sea en tu negocio; al contrario, inviertes tu ingreso personal en la empresa para pagar los gastos de operación, hacer compras de capital, etc. Por ejemplo, mientras nuestro negocio no tenía una entrada de capital intensivo, requería de que invirtiéramos en marketing y en equipo de cómputo.

Decidimos pedir un préstamo para cubrir los gastos del negocio. Además, tuvimos que pagar nuestras hipotecas y otras facturas. Durante ese tiempo, vivimos de nuestros ahorros.

Fase 2: El negocio aún no es autosuficiente y no llueve dinero de él

Después de varios meses, que se convirtieron en un período más largo del que en un principio habíamos esperado, llegamos a un punto en el que nuestro negocio estaba haciendo lo suficiente para sostenerse por sí solo, pero aún no solventaba nuestros gastos personales. Seguíamos pagando esos gastos con nuestros ahorros. A menos que seas rico, debes pasar rápido esta etapa.

Permanecer en esta etapa demasiado tiempo acabará por agotar tus recursos. Algunos empresarios para complementar esta fase optan por trabajar medio o tiempo completo mientras construyen su negocio. Esta estrategia puede ayudarte a pagar la hipoteca, pero mentalmente puede mantenerte atado, "un pie en la orilla y el otro en el barco".  En algún momento tienes que hacer algo.

Fase 3: El negocio empieza a generar algo de dinero, mientras que el propietario continúa pagando algunos gastos con sus ahorros

Después de varios meses, nuestro negocio estaba generando el dinero suficiente no solo para ser autosuficiente en cuestión de deudas, sino para pagar algunas de las nuestras también. Sin embargo, no nos dimos el lujo de tener un sueldo, en lugar de eso, tuvimos la iniciativa de pagar los préstamos de inicio.

Puedes cobrar a la empresa una tasa de interés razonable. Sin embargo, te aconsejamos que consultes siempre con tu contador al hacer los pagos iniciales y determinar la cuota de recuperación. En este punto, todavía tienes que completar tus ingresos con el dinero que tienes ahorrado. Esto es bueno, pero, todavía no estás del otro lado. La sostenibilidad y tranquilidad financiera no vienen hasta el siguiente paso.

Sin embargo, si te quedas ahí, a menos que puedas vender tu negocio, no generarás mucho dinero ni conseguirás ser rico, y el tema de la jubilación siempre será un sueño. Tienes que buscar el punto en donde tu negocio generé el efectivo necesario para estar por encima de los gastos.

Fase 5: La etapa de inversión

Este es el objetivo final.  Quieres que tu negocio genere suficiente dinero para mantener tu estilo de vida; pretendes hacerte rico. Si bien, ya que todo el tiempo haz estado invirtiendo en tu negocio, ahora tienes fondos discrecionales, es momento de elegir dónde ponerlos a trabajar.

Podrías optar por reinvertir el dinero en el crecimiento de tu negocio; y, en muchos casos, esta es la mejor opción. De forma alternativa, puedes optar por diversificar las inversiones. También puedes comprar o iniciar otra negocio, o invertir en la bolsa de valores o bienes raíces. Las opciones son casi ilimitadas.

Estas son las cinco fases que los empresarios tienden a experimentar durante la transición de sus empresas. Nosotros así lo hicimos.  El tiempo que tardes en cada paso depende de tu negocio, la economía y una serie variables. En nuestro caso, transcurrieron tres años antes de que llegáramos a la fase 5. Desafortunadamente, la mayoría de las empresas no llegan a la fase 4 y mucho menos a la fase 5.

También es posible retroceder. Por ejemplo, si has estado viviendo en la fase 4 durante varios años, pero las condiciones de tu negocio cambian, es posible que tengas que verte inmerso de nuevo en tus ahorros. Lo importante es que entiendas las cinco fases y que tengas un panorama claro para mover tu negocio a través de ellas.

Asegúrate de tener los recursos suficientes para introducirte en los primeros pasos donde el flujo de tu efectivo no es bueno. Finalmente, como hemos mencionado, nuestra experiencia nos dice que el emprender un negocio toma y cuesta el doble de tiempo de lo que se piensa. Asegúrate de tener ahorros suficientes para cubrir este gasto extra.

 

 

 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.