Hide this Looking for English Content? Click here

Esta es la fábrica que puede hacer tu startup realidad

Las startups surgen de la innovación y el sentido de oportunidad de un emprendedor. La misión de Jorge Puflea es desarrollar a nuevas generaciones a través de Startblueup.
Esta es la fábrica que puede hacer tu startup realidad
Crédito: Nancy López / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

Cuando Jorge Puflea decidió fundar Startblueup para apoyar el desarrollo de los emprendedores mexicanos, no imaginaba que esta empresa –que arrancóen junio de 2013 con $10,000–, se convertiría en una verdadera fábrica de nuevos negocios que atiende a más de 1,500 personas al año.

Por Startblueup pasan cientos de ideas de jóvenes mexicanos para crear startups. Quienes buscan a esta incubadora tienen una mentalidad emprendedora y reúnen cualidades como: visión, creatividad, confianza, liderazgo, pasión, resiliencia y determinación. Si carecen de éstas, el colectivo les ayuda a desarrollarlas, además de ofrecerles servicios que van desde incubación hasta capital para materializar su empresa.

Jorge vio una gran oportunidad de negocio en el boom de emprendimiento que se vive en México, Latinoamérica y el mundo. Datos del Global Entrepreneurship Monitor 2015/16, auspiciado por el Babson College, la Universidad del Desarrollo y el Tecnológico de Monterrey, indican que en el país uno de cada cinco adultos es parte del ecosistema, teniendo en su mayoría entre 25 y 34 años, y que muchos de ellos están en búsqueda de consultoría especializada.

Otro aspecto que el fundador de Startblueup comprendió muy bien fue uno de los hallazgos que la firma EY (Ernst & Young) reveló en su reporte ¿Nace o se hace? Decodificando el ADN del emprendedor (2011): no existe el gen del espíritu emprendedor, “estos líderes no nacen, sino que se hacen”. Según indica el documento, la mayoría inician a una edad temprana y más de la mitad se “transformaron”, después de haber sido empleados.

¡Ahí estaba el mercado! Gracias a esta visión de oportunidad, Jorge diseñó varias unidades de negocio dentro de su empresa, como la incubadora, la aceleradora, una universidad virtual y un centro de innovación, para apoyar a los emprendedores en su crecimiento personal y el de sus empresas.

Radiografía del emprendedor

Pero, ¿quién es ese personaje al que llamamos emprendedor? ¿Cómo lo identificamos? ¿Cuál es su perfil y qué aptitudes posee? Howard H. Stevenson, profesor emérito de Harvard Business School, lo definió como “un individuo que tiene como característica la sensibilidad especial para detectar oportunidades y la capacidad de adentrarse a ellas aun cuando es consciente de que no dispone de todos los recursos”. Esto incluye los de personalidad. Y destaca que para serlo no es suficiente crear una empresa o un nuevo producto, también debe “ser innovador y generar una nueva organización o forma de producción”.

Angélica Mora, fundadora de la incubadora del Tec de Monterrey, campus Ciudad de México, complementa esta definición explicando que los emprendedores son personas que por naturaleza buscan la independencia más que el poder. Además, están dispuestos a correr riesgos, persisten en sus metas, confían en sí mismos y saben trabajar en equipo.

Un buen emprendedor debe tener cualidades complementarias que conjuguen la capacidad de estrategia, la energía emocional para concretar un negocio y el poder de sumar a otros a su equipo. A continuación, conoce algunas de ellas, según los expertos.

Preparación

Angélica, quien también es directora para Latam de University Global System, señala que los emprendedores “deben ser profesionales con una sólida preparación, que no esté basada únicamente en conocimientos técnicos, sino en el desarrollo de habilidades, experiencias y vivencias” que los hagan competitivos en los negocios.

Tal fue el caso de Jorge, quien decidió emprender luego de terminar un MBA en el IPADE Business School. Fue entonces que se hizo consciente de que, al ser parte del 5% de la población nacional con instrucción educativa superior, tenía la responsabilidad de hacer un cambio. ¿Cómo? Ayudando a que los jóvenes tuvieran mayores oportunidades de abrir más y mejores negocios.

La idea, que compartía con su socio José Manuel Serrano, era fundar “el primer colectivo emprendedor en México”. Así nació Startblueup, con el objetivo de impulsar la competitividad de las startups con miras a generar un alto impacto en el desarrollo económico, tecnológico y social tanto del país como de Latinoamérica.

Al principio las cosas no fueron fáciles: no había ventas, nadie conocía la empresa y tuvieron que hacer una serie de sacrificios. “Nos costó mucho darnos a conocer. Algunas veces tu- vimos que regalar nuestro trabajo; pero poco a poco, con la reinversión de las ventas iniciales de consultoría de negocios, nos fuimos capitalizando y ganando la confianza de nuestros clientes. Incluso algunos de ellos se convirtieron en inversionistas”, afirma el fundador.

Resiliencia

Aunque los emprendedores están conscientes de que les puede ir mal, tienen la capacidad para sobreponerse a la adversidad, es decir, son resilientes, comenta Angélica Mora, quien también es coautora del libro Entrepreneurship in Latin America.

La resiliencia es una de las características fundamentales porque está ligada a la reconstrucción continúa después de que se produce una crisis. Fue precisamente esta cualidad la que hizo que Jorge iniciara Startblueup, incluso después de haber fracasado con una empresa de químicos que importaba de China. “En ese tiempo quería hacer todo solo, no medía el impacto ni la capacidad de gestión. El negocio ‘tronó’ debido a las deudas a proveedores. Acabé vendiendo mi alma al diablo”, recuerda.

De esta experiencia, el emprendedor aprendió una doble lección que hoy aplica en todos los negocios en los que interviene. Entendió que “trabajar en equipo te da una visión más amplia: puedes hacer un análisis de tu entorno, ver y aprovechar oportunidades, y encontrar soluciones a cada problema”, dice. Y que se necesita ser resiliente para reinventarse después de vivir una situación difícil.

Innovación

Cifras del Inegi indican que en el primer año de operación sobrevive el 64% de los negocios, porcentaje que se reduce a 30% a los cinco años de haber iniciado. Es decir, que la tasa de mortandad para este periodo es del 70%. Para alejarse de las estadísticas negativas, Mora aconseja apuntalar la capacidad de innovación, ejercitando esta competencia en el día a día.

¿Cómo? Estando activos en la búsqueda de ideas y oportunidades; generando productos, servicios y procesos simples; siguiendo la regla de tratar-probar-revisar para detectar fallas en el proceso, hacer mejoras; y aprender de los fracasos.

Jorge, de Startblueup, coincide en la importancia de la innovación como herramienta de negocios. De ahí que, conforme fue consolidando su proyecto, se aventuró para crear una unidad dedicada a generar negocios disruptivos. La Agencia de Innovación Tecnológica con la que ofrece servicios profesionales para que empresas de alto impacto desarrollen productos y servicios innovadores.

“Nuestro programa integra aspectos de desarrollo humano y de creatividad para crear negocios diferentes. Cada proyecto tiene un coach director que los apoya además en cuestiones técnicas y de negocios con lecciones financieras, estrategias comerciales y asesoría legal”, explica.

Trabajo en equipo

Para lograr esos procesos creativos que tanto necesitan las startups, Jorge se rodeó de gente talentosa. “Reuní al mejor equipo. Actualmente somos 40 colaboradores expertos en diferentes áreas”, señala.

Gracias a este “frente” profesional, Startblueup ofrece diversos servicios al público. El semillero, que brinda conocimientos para generar nuevos emprendedores y startups; la incuba- dora, que ayuda a convertir ideas en negocios; y la aceleradora, que desarrolla en las empresas capacidades de creatividad y autogestión a través de diferentes metodologías.

Para cerrar el ciclo del proceso de emprendimiento, Startblueup cuenta con fondos de capital –con líneas de crédito de hasta $3 millones–, y una universidad virtual con la cual es posible incubarse a distancia y que le ha servido para tener un mayor alcance en todo el país.

Cada una de las unidades de negocio le representa una fuente de ingreso. La que más aportó en 2016 fue el área de consultoría en proyectos de

innovación y alto impacto, con 34% de las ventas totales, seguida de la incubadora (31%), la aceleradora (21%) y el semillero (12%). “También percibimos ingresos por la universidad virtual y por la inversión de nuestros capitales en las startups”, detalla el fundador.

Visión a futuro

A más de tres años de creación, Startblueup cuenta con oficinas en la Ciudad de México, Morelia, Guadalajara y Santiago de Chile. Durante el último año, de los 1,500 emprendedores atendidos se generaron un total de 120 proyectos de emprendimiento reales, 12 terminaron su proceso de incubación y, de estos, cuatro recibieron capital semilla por un promedio de $1.5 millones cada uno, a cambio del 8% al 15% de las empresas, con un formato de nota convertible (préstamo a corto plazo que se convierte en participación accionaria).

La experiencia de Jorge, el talento de su equipo y sus cualidades como emprendedor lo han llevado a consolidar su negocio, que cerró 2016 con crecimiento a doble dígito en todas las unidades de negocio. En 2017, prevé un comportamiento similar, con la diferencia de que el siguiente paso es crear líderes en los diferentes estados de la República Mexicana en los que tiene presencia, además de seguir creciendo en Latinoamérica para conquistar Colombia y Perú. 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.