My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Lecciones de las películas nominadas al Oscar

Aunque no lo creas, los filmes nominados a "Mejor Película" traen grandes enseñanzas para los emprendedores.
Lecciones de las películas nominadas al Oscar
Crédito: Summit Entertainment Icon Film Distribution

De la cosecha de películas nominadas este 2017 a los premios de la Academia pueden extraerse valiosas lecciones sobre lo que hacer y no hacer cuando queremos emprender un proyecto de emprendimiento. Incluso esto puede ramificarse tanto a la vida profesional como a la personal. Veamos:

1. La La Land

La cinta sobre un par de soñadores (un pianista y una actriz) que viven en la ciudad de Los Ángeles, es un ejemplo de tenacidad. Puede que las circunstancias sean adversas en más de una ocasión y que el cansancio o la frustración inviten a bajar los brazos; sin embargo, si se tiene una actitud tenaz y se combina con inteligencia, es posible alcanzar resultados exitosos. Puede que en el camino deban hacerse sacrificios, pero hay que poner en la balanza qué es lo que tiene más peso y que entonces eso se convierta en la meta principal a conseguir.

2. Luz de luna

A través de la historia de Chiron, un niño afroamericano de Miami que trata de encontrase a sí mismo bajo el ala de una madre drogadicta y el acoso de bullys en la escuela, podemos darnos cuenta de que aunque el lugar de residencia no sea el óptimo para emprender, lo importante es manejar con inteligencia las aparentes desventajas competitivas. Si, en cambio, uno se deja llevar por las circunstancias opresivas y actitudes viscerales se convertirá en el principal enemigo para conseguir los objetivos que se tengan planteados. Eso hace Chiron y, por tanto, se condena a permanecer atrapado en un círculo vicioso.

3. Manchester junto al mar

Lee Chandler, el personaje de Casey Affleck, es un hombre autodestructivo y huraño que ejemplifica por qué cuando se comete un error —ya sea en la vida o el trabajo— uno debe reconciliarse consigo mismo antes de ser consumido por la culpa. Si, por el contrario, se queda estancado dejará pasar oportunidades de sanación y éxito. Para ser un buen emprendedor se necesita una mente despejada y en paz.

4. La llegada

Siempre que se tenga una misión o una idea a ejecutar hay que crear un plan para llevarla a cabo, es menester esquematizarla, ir por pasos que tengan sentido y no saltarse ninguno para no menoscabar el aprendizaje. Esta es justamente la táctica que el personaje de Amy Adams sigue para comunicarse con los alienígenas que repentinamente aparecen en la Tierra. Su personaje también enfatiza la relevancia de una comunicación clara y sin malos entendidos, lo cual aplica tanto con empleados como clientes, para llevar a cabo una negociación exitosa.

5. Hasta el último hombre

La historia real de Desmond T. Doss, un objetor de conciencia que se negó a cargar un arma y matar durante la Segunda Guerra Mundial, recuerda la importancia de la ética personal en cualquier emprendimiento. Pero también hay que ser firme y no quebrantar nuestras propias reglas, pues una vez que se vulneran es difícil volver atrás. Hay que buscar que toda relación comercial se sustente en un legítimo ganar-ganar sin caer en claroscuros.

6. Un camino a casa

Otra historia real. Ésta trata sobre un niño de 5 años que se pierde en un tren y termina a miles de kilómetros de su hogar. En esta cinta hay una escena clave que deja una lección importante. Cuando el pequeño Saroo es cuestionado por una trabajadora social sobre si quiere ser adoptado por una pareja australiana una vez que parece imposible encontrar a su madre, él acepta. Al tomar una decisión difícil en el momento preciso y aprovechar una oportunidad que probablemente nunca se hubiera repetido, hizo un sacrificio, sí, pero también se le abrieron muchas otras puertas que eventualmente le permitieron conseguir aquello que buscaba en un principio. En las empresas y el ambiente laboral muchas veces eso pasa también y hay que saber vislumbrar las oportunidades aunque no sean precisamente las que estábamos esperando.

7. Enemigo de todos

Dos hermanos se dedican a robar bancos para salvar su rancho, el cual fue hipotecado para pagar el tratamiento médico de su madre. Aunque todo parece ir bien, lo que esta cinta con Chris Pine y Ben Foster nos enseña es que operar al margen de la ley puede parecer una salida que rinde frutos fácilmente, pero a la larga implicará altos costos. Siempre hay que rehuir de la tentación de hacer un “negocio fácil”. Tangencialmente, el filme habla sobre analizar sesudamente si hay que tomar un préstamo o no y si se tiene capacidad de pago, pues de lo contrario la deuda nos consumirá y podría generar una espiral de malas decisiones.

8. Talentos ocultos

Se trata de la historia real sobre un grupo de mujeres afroamericanas clave para el éxito de la carrera espacial estadounidense y que trabajaban en la NASA. Tal como ocurre en la película, dentro del ambiente laboral o en un proyecto de emprendimiento hay que encontrar a las personas adecuadas para llevar a buen puerto la misión que tenemos frente a nosotros. Para ello hay que ser observadores y tener muy claro qué habilidades se necesitan potenciar y quiénes son las personas que las poseen. Gracias a ello, John Glenn llegó al espacio.

9. Fences

Basada en la obra teatral del mismo nombre, se centra en un padre de familia que trabaja arduamente para sacar adelante a su familia. Sin embargo, si en nuestra vida permanecemos aferrados al pasado, tal como este personaje, y nos negamos a ver la evolución del mundo, siempre permaneceremos en el mismo lugar lamentándonos de nuestra situación. No hay nada más dañino para impedir el crecimiento personal y profesional que la ceguera y la obcecación. Se requiere valor y visión para alcanzar tanto las metas personales como para impulsar a quienes nos rodean y no dejar que el egoísmo y la inseguridad nos boicoteen.